viernes, 28 de febrero de 2014

Crítica: The Black Water Vampire (2014)

Debut tras la cámara del director Evan Tramel, quien además es el guionista y editor. La película salió directamente en DVD y VOD dentro de los Estados Unidos durante el pasado 21 de enero, aunque no hay información sobre si llegará a otros mercados.

Sinopsis:

Un grupo de filmación liderado por la joven Danielle (Danielle Lozeau) investiga una serie de misteriosas muertes a las que se les conoce como los asesinatos de Black Water. Todo parece una simple leyenda local, pero cuando se adentran en el bosque se encontrarán con un espeluznante secreto que amenazará sus vidas.



Comentarios generales:

Estoy totalmente convencido de que a Tramel lo marco de por vida The Blair Witch Project, ya que este es indudablemente uno de los tributos más grandes al clásico del 99, sino es que el más grande.

De hecho, salvo un par de cosas que mencionaré más adelante y el paisaje nevado, realmente es una calca en muchos sentidos: un grupo de jóvenes documentalistas liderados por una chica bastante desesperante, entrevistas iniciales a lugareños, símbolos extraños, extravió en un bosque, terror dentro de la tienda de campaña y demás similitudes. Inclusive algunas escenas o los propios conflictos presentados en pantalla son exageradamente parecidos.

En general el que sea una calca no me pareció un problema, sin embargo, también copia todo lo malo y para ser sinceros la película durante casi una hora es una total pérdida de tiempo. Tiene un ritmo muy lento y nunca se esfuerzan demasiado por querer crear algo de tensión para ir incrementando el interés del espectador con la inevitable revelación de la criatura del póster promocional; simplemente el poner unos gritos extraños por la noche o una aterradora viejita vagabunda sin hacer nada no es suficiente para que uno se interese. Es más, la parte más intensa de toda la película proviene de una de las entrevistas, lo cual dice mucho.

Lo mejor sin duda son los últimos 15 minutos y no es porque ofrezcan algo revolucionario, sino porque el director hace algo que personalmente agradecí enormemente: mostrar a la criatura. Ya que en pleno 2014 me sigue pareciendo absurdo que películas de este tipo sigan ocultando a la amenaza y cada vez que se decide no hacerlo se siente como algo por lo menos fresco; aunque en la parte negativa está el hecho de que casi todas las muertes se dan fuera de cámara,

La revelación final también es bastante sorpresiva. Digamos que es otro homenaje, pero a una película mucho más vieja.

Las actuaciones son bastante olvidables, ninguno resalta demasiado y más bien por momentos te resultan muy fastidiosos (especialmente el personaje de Rob). En producción es lo que uno esperaría de un found footage, aunque el trabajo de maquillaje creo que es bastante sólido para lo que es utilizado y en general el sonido es bastante bueno en comparación a otros trabajos similares.

Opinión final: The Black Water Vampire es un trabajo mediocre, más no terrible. Utiliza una fórmula ya muy gastada pero puede que logre hacerse de unos cuantos fans.

Ojometro:
**

miércoles, 26 de febrero de 2014

Crítica: The Penny Dreadful Picture Show (2013)

Antología que cuenta con la participación de los directores Nick Everhart, Leigh Scott y la debutante Eliza Swenson. Salió a la venta en DVD durante el mes octubre del año pasado dentro de los Estados Unidos, pero hace apenas unos días que está disponible en servicios como iTunes, Amazon Instant Video o Google Play.

Sinopsis:

Penny Dreadful (Eliza Swenson) se encuentra en búsqueda del hombre que le dé su primer beso y para ello ha organizado citas a ciegas dentro de su antiguo cine para que junto con sus fieles compañeros (Ned el zombie y Wolfboy) disfruten un par de películas que mostrarán aterradoras historias para la romántica velada.


Comentarios generales:

La verdad no tenía idea de que The Penny Dreadful Picture Show fuera a ser una antología, pero sin duda lo más desconcertante de todo fue que después de haber terminado no sentía que hubiera visto una.

Esto gracias a que, salvo el primer corto, nada tiene una conexión clara y parece como si fuera un proyecto en donde ninguno los involucrados sabia que dirección debían tomar, lo cual da como resultado una serie de ideas totalmente distintas que generan de todo menos una antología y si una serie de cortos random que tal vez no encontraron lugar en otros lados o simplemente no pudieron ver la luz como largometrajes.

De hecho, me queda la sensación de que con un poco mas de imaginación y presupuesto pudo ser solo una historia basada en Penny Dreadful, sus amigos y el cine. La verdad estos segmentos están muy bien hechos, con valores de producción muy sólidos como la dirección de arte o el trabajo de maquillaje, los cuales logran generar un impacto visual muy positivo.

Ahora pasemos a los cortos:


"Slash-in-the-Box" (Nick Everhart)

¿Qué se puede decir de una historia que no dura ni cinco minutos? Realmente solo fue hecha para ofrecer dos momentos de impacto con pésimo uso del CGI; no aporta nada y básicamente te deja pensando que la película hubiera resultado igual sin su presencia.


"The Morning After" (Eliza Swenson)

Una historia de vampiros un tanto aburrida la mayor parte del tiempo. Tiene un estilo visual ¿cincuentero? que esconde de manera bastante efectiva las limitantes en el presupuesto, pero que se toma mucho tiempo en revelar algo que puedes descifrar rápidamente si pones la atención debida.

Tiene un buen final que incluye mucha sangre y una pelea entre las vampiras por lo menos divertida, pero difícilmente causará un impacto longevo en los espectadores.


"Slaughter House" (Leigh Scott)

A mi juicio el mejor de los cortos y el que, junto a los segmentos de Penny, salva en gran parte este trabajo.

Es una mezcla bastante efectiva de The Texas Chainsaw Massacre con la familia Manson, en donde se le da un giro novedoso a la línea usual de historias que involucran a familias disfuncionales y además muestra por mucho las escenas más violentas (aunque con algunos efectos que dejan mucho que desear). También se ve beneficiado por la presencia de estrellas del género como Sid Haig y un hilarante Jeffrey Combs.

----

Opinión final: The Penny Dreadful Picture Show es aceptable, pero difícilmente resaltará frente a otras antologías. Más que nada se siente como un proyecto que eligió el camino erróneo.

Ojometro:
***

domingo, 23 de febrero de 2014

Crítica: The Ganzfeld Haunting (2014)

Película que significa el debut dentro del género del director Michael Oblowitz, quien además es uno de los tres guionistas a los que se les da crédito. Se estrenó en DVD y en plataformas digitales el pasado 18 de febrero dentro de los Estados Unidos.

Sinopsis:

Cinco estudiantes de psicología se instalan en una vieja casa abandonada para llevar a cabo un experimento que forma parte de un trabajo escolar. Sin embargo, entre drogas, alcohol, sexo y recuerdos de los cuales no tienen conocimiento terminaran experimentando una noche en donde no sabrán que es real y que no.



Comentarios generales:

Resulta bastante hilarante saber que el guión de The Ganzfeld Haunting fue escrito entre tres personas debido a que son pocos los trabajos que recuerdo cuya historia sea tan raquítica como la que te muestran aquí.

Y es que no miento, Oblowitz nos trae un trabajo en donde se repiten las mismas cosas una y otra vez, al grado de que a los 20/25 minutos básicamente ya viste un 90% de la película: su idea central, sus conflictos principales, los romances, el “misterio” y hasta el fantasma. Esto evidentemente termina afectándola de manera brutal, ya que para disimular la falta de ideas el director se limita a ofrecernos cada dos minutos tomas a la nada, enseñando algún objeto o zona de la casa totalmente vacía; aunque eso no es todo, también parece tener una extraña obsesión por mostrarle al espectador cómo se aspira la cocaína, al grado de que esta acción se ve hasta quince veces como mínimo e incluso en algunas ocasiones utilizando ciertos efectos que supongo eran para que luciera mucho más llamativa.

Sin embargo, una vez que se dan cuenta que las drogas no son suficientes la siguiente gran idea es explotar el sexo, por lo cual nos ensartan una larga escena lésbica de baile muy sensual entre dos de las actrices. Algo que como hombre disfrutas dado a que ambas son exageradamente sexys, pero que no basta para hacerte olvidar todo lo anterior y que pierde su efecto rápidamente; básicamente su existencia se da para tratar de que a cierto sector no le parezca espantosa la película y la pueda defender de cierto modo.  

Ya cuando llega el final estas lo suficientemente harto como para que te pueda importar, esto a pesar de que termina siendo bastante trágico. Nunca hay suspenso o la más mínima intención de sacarse un susto con algunos trucos fáciles, es más… incluso las partes violentas son de risa gracias a la poca imaginación para mostrar eventos que supuestamente tienen que ser desgarradores.

En actuaciones no diría que es lo peor que he visto, pero realmente tienen tan poco para trabajar que resulta complicado poder pedirles mucho más ante las limitantes impuestas por el guión. En producción tampoco se salva; todo se limita a unos cuantos sets mal ambientados, un score bastante fastidioso y un uso de la sangre en el apartado de efectos que da pena ante lo rústicos que se notan.

Opinión final: Una escena candente no es suficiente para salvar a The Ganzfeld Haunting de ser una autentica porquería. Evítenla.

Ojometro:
*

sábado, 22 de febrero de 2014

Crítica: Help me, I am Dead (2013)

Película escrita y dirigida por el director alemán Andreas Bethmann. Se estrenó directamente en DVD y BR en Alemania durante el mes de octubre del año pasado; aunque su llegada a este lado del planeta sigue pendiente, pero ya se puede conseguir en ciertos sitios.

Sinopsis:

Jennifer (Margarethe von Stern) es una estudiante de psicología en silla de ruedas que se encuentra trabajando en un estudio para la universidad y se entera de una extraña historia de hace 75 años ligada a una casa abandonada. A pesar de las advertencias va a visitarla y para su sorpresa ahí sí puede caminar, pero con el paso de los días se dará cuenta que no es lo único raro de ese lugar.


Comentarios generales:

Creo que ya lo he mencionado antes, pero sin duda uno de los problemas que evitan que el cine de terror alemán evolucione es el hecho de que para todo quieren incluir a los nazis, esto sin importar si tiene sentido o no el hacerlo. Y aunque acepto que este tema brinda material más que suficiente para explotarlo, lo cierto es que se ha vuelto muy cansino.

En Help me, I am Dead los nazis también hacen acto de presencia, aunque a diferencia de otros trabajos aquí no tienen tanta relevancia y solo son utilizados para crear el punto central de la historia; algo que encontré positivo en un inicio, pero que con el paso de los minutos dejo de ser interesante. Ya que Bethmann se encarga de aburrirnos durante casi una hora mostrándonos a una chica explorando la casa por medio de un ritmo sumamente lento, tomándose un tiempo exagerado para realmente no decirte mucho en cuanto a los misterios de esta o sobre la mágica recuperación de la protagonista; de hecho, por momento se siente una película que no tiene un propósito muy claro.

Es para el inicio de la segunda hora cuando las cosas se tornan un poco más dinámicas, ya que la atmósfera creada poco a poco va surtiendo efecto y el tono que obtiene es mucho más oscuro, el cual piensas te conducirá a una historia de fantasmas cuyo principal propósito sea causarte muchos sustos, pero finalmente se va por otro camino. De pronto se añaden un par de villanos y muchísima más violencia que cambia todo, volviéndose más una historia de venganza medio extraña que claramente fue insertada para justificar el tiempo que dura la película; simplemente te das cuenta que dos horas fueron un exceso para algo que no daba para más y en el afán de querer corregirlo terminaron traicionando un concepto inicial en pos de ofrecer sucesos que se sienten fuera de lugar.

El final está ok. Funciona a cierto nivel y va muy acorde con lo que el director pretendía con toda su mescolanza, pero la verdad resulta poco espectacular.  

La actuación de Stern por momentos es poco creíble y le cuesta mucho trabajo reflejar sorpresa o miedo, lo cual termina afectando gracias a que un gran porcentaje de la película recae solamente en ella. En producción no esta tan mal: el trabajo de fotografía es adecuado y aunque algunos efectos lucen muy pobres (las apariciones del fantasma sobre todo), la mayoría logran el objetivo en las escenas fuertes.

Opinión final: Help me, I am Dead es bastante desilusionante. Tiene cosas interesantes, pero al final es más que nada una experiencia aburrida.

Ojometro:
**

jueves, 20 de febrero de 2014

Crítica: Return of the Living Dead: Rave to the Grave (2005)

Quinta (y hasta el momento última) entrega de la franquicia, la cual está dirigida por el neozelandés Ellory Elkayem. Se estrenó directamente en TV en los Estados Unidos durante el 2005 y dos años más tarde Lionsgate lanzó un DVD con una versión sin censura.

Sinopsis:

Después de la muerte de su tío, Julian (John Keefe) encuentra ocultos en su ático dos barriles de Trioxin y decide llevarse uno de ellos a su universidad para que su amigo Cody (Cory Hardrict) descifre cual es su contenido. Ya en el laboratorio, este se da cuenta que el extraño liquido provoca reacciones extrañas y decide crear una droga de nombre “Z”, la cual convierte a todos los que la consumen en zombies.

Comentarios generales:

Es triste ver como franquicias que en su momento fueron muy importantes terminan siendo un chiste de mal gusto. La mayoría por malas decisiones por parte de los estudios o pésimos guiones, pero en el caso de Return of the Living Dead es muy claro que quienes están detrás ya no tienen la más mínima intención de hacer algo siquiera aceptable.

Los eventos de Rave to the Grave se realizan un año después de lo ocurrido en la cuarta entrega (Necropolis), pero como suele ser costumbre en la serie nunca se hace gran referencia a esto. Lo cual sin duda termina afectando a todo el producto, ya que si bien estas películas nunca se han caracterizado por tener continuidad, ahora si pega bastante debido a que básicamente todos los involucrados en Necropolis regresan y no se puede evitar el pensar lo estúpido que luce lo que ocurre en pantalla cuando los viste en una situación completamente diferente que te pretenden vender como si nunca hubiera ocurrido.

Para el colmo Elkayem nunca logra brindar algún tipo de momento memorable, una escena que te haga decir: “Wow, esto no se me va a olvidar”. Simplemente se trata de una película de TV genérica con un humor demasiado pobre que se sustenta principalmente en estudiantes drogados y agentes secretos demasiado ineptos; incluso en cuanto el apartado de muertes y escenas de desmembrados se queda corta, como si el objetivo hubiera sido no mostrar mucho en pantalla porque si bien hay muchos zombies, realmente nunca ocurre nada excesivamente violento o gráfico.

El final sigue el rumbo de todas las anteriores, brindando un determinado grado de acción y un ritmo más ágil, pero que en términos generales se siente muy flojo. Incluso se puede decir que fue hecho para conectar con otra posible secuela, pero afortunadamente eso ya nunca ocurrió.

Las actuaciones no cambian mucho de su predecesora, aunque aquí siguen una línea exageradamente “cómica” que no es mi fuerte y por ende no la soporte. En cuanto a producción se nota que el presupuesto fue en extremo limitado, algo que no es novedad considerando que la película se filmó en Rumanía y Ucrania: señal inequívoca de poco dinero. Aunque lo más lamentable es el pobre o casi nulo trabajo de efectos y maquillaje, un sello característico de estos trabajos que aquí no ofrece nada llamativo.

Opinión final: Rave to the Grave es la peor entrega de todas… y por un gran margen. Véanla bajo su propio riesgo.

Ojometro:
*

lunes, 17 de febrero de 2014

Crítica: Zellwood (2014)

Película del director Jason Sutton, quien hace su debut tras la cámara y como guionista. Por lo que pude investigar este trabajo se filmó desde el 2010, pero se mantuvo en el limbo hasta que por fin obtuvo distribución en DVD y VOD; estrenándose el pasado 28 de enero dentro de los Estados Unidos.

Sinopsis:

Dos jóvenes parejas planean un último viaje antes de que tomen caminos diferentes. Todo parece tranquilo hasta que las fricciones entre ellos y una familia psicópata de la zona harán de dicho viaje la peor de sus pesadillas. 




Comentarios generales:

En el género de terror no es nada nuevo que una película salga simplemente para aprovechar la creciente popularidad de alguno de sus actores y este es el caso de Zellwood, cuyo único punto de venta es la presencia de Sara Jean Underwood. Sin embargo, justo cuando acaba la película uno se queda con la sensación de que ni siquiera su presencia ayuda gracias a que está mal aprovechada; no porque sus dotes actorales sean tremendos, sino porque si tienes a una de las playmates más famosas del planeta en pantalla por lo menos esperas verla sin ropa para justificar su presencia, pero ni eso (a lo mucho ves sus ajustados shorts).

Además Sutton demuestra lo tremendamente verde que está, ya que en cuanto a dirección esto roza niveles de amateur dado a que en muchas ocasiones la acción se sale de cámara y no parece ponerle mucho empeño para que por medio de sus habilidades se pueda agregar algo de dinámica a un producto bastante soporífero. Ni que decir de la historia, la cual se resume en dos partes: 50 minutos con cuatro jóvenes haciendo nada o peleándose por tonterías, y 30 de una tortura/persecución extendida poco memorable.

Esta última siendo por mucho lo mejorcito gracias a que por la naturaleza misma de las acciones el ritmo se incrementa de forma ligera, al igual que la violencia, pero no pasa mucho tiempo hasta que todo se vuelve repetitivo y pierdes el interés. Además de que deja muchas cosas sin responder: ¿Por qué la familia esta llena de asesinos? ¿Acaso lo que hacen las hijas es algún tipo de iniciación? ¿Qué diablos pasó con Katie?

En actuaciones creo que ya se pueden imaginar como están las cosas cuando una playmate es la protagonista, pero personalmente creo que lo peor fueron por mucho las dos niñas que aparecen; esto gracias que lucen en extremo forzadas y llenas de expresiones lamentables. La producción es igual de infame: pobre trabajo de fotografía, una pésima edición y aunque los efectos terminan estando ok en ciertas partes, la verdad muchos de estos parecen realizados por estudiantes.

Opinión final: Zellwood es un desperdicio de tiempo. Ejemplo de un trabajo sacado a la luz solo para aprovechar la popularidad de alguien.

Ojometro:
*

miércoles, 12 de febrero de 2014

Crítica: American Weapon (2014)

Debut como director y guionista de Cliff Vasko. Está programada para salir directo en DVD dentro de los Estados Unidos el próximo 1 de marzo, aunque no pude encontrar más información sobre si saldrá en otros formatos o en otros países.

Sinopsis:

Cinco amigos van a pasar un fin de semana en una cabaña en el bosque para relajarse. Sin embargo, un misterioso asesino con pasado militar los asecha y poco a poco los empezará a eliminar.





Comentarios generales:

Antes que nada debo de advertir que el nombre de esta película es algo bastante caótico, ya que dentro de los créditos y en el único póster promocional se vende como Blood Shed: An American Horror Story, pero tanto en IMDB como otros lados está como American Weapon. Esto supongo se debe para evitar confusión con una película que también saldrá a inicios de marzo bajo el nombre Blood Shed.

Ya pasando a lo que ofrece, la verdad es que Vasko nos trae un slasher de muy baja calidad. Aunque no solo es eso, sino que además es un tipo de película que me recordó mucho a los burdos intentos que se vieron a inicios de los 2000s por tratar de revivir la típica formula ochentera que popularizo Friday the 13th; tiene absolutamente toda la atmósfera, pero carece completamente de la pequeña dosis de misterio. Y es que aunque todos sabemos que la revelación del asesino en esta clase de trabajos no suele ser muy compleja, aquí realmente nunca existe la más mínima intención de jugar un poco con este aspecto: sabes perfectamente quien es el asesino desde el primer minuto, lo cual le quita muchísimo interés.

A esto se le agrega el hecho de que se integran muchas otras cosas que no aportan nada: el humor “juvenil” es bastante malo, toda la plática política inicial resulta completamente cansina y el aspecto moral en cuanto a las drogas luce ridículo. Incluso las escenas de persecución carecen de emoción porque son muy cortas, sin nada de creatividad y filmadas de una manera que termina quitándoles impacto a la mayoría de estas.

Aunque lo peor sin duda es el tercer acto, el cual es larguísimo. Casi todo el mundo termina muerto a la hora, dejando que los 40 minutos restantes sean un juego del gato y el ratón entre dos personajes bastante aburrido; aderezado con mucho dialogo que lo único que provoca es que no parezca el clímax de la historia, sino todo lo contrario.

En las actuaciones no hay que pedir mucho, aunque termine detestando bastante al personaje de Deshaun por lo sobre actuado que esta. En producción con solo la escena inicial uno sabe que le espera cuando utilizan un montaje bastante lamentable para hacerte creer que están en una guerra, mientras que la sangre y trabajo de maquillaje son muy discretos; a lo mucho una o dos muertes son algo elaboradas, pero nada como para recordar.

Opinión final: Horrible slasher, no desperdicien su tiempo con esto.

Ojometro:
*

lunes, 10 de febrero de 2014

Crítica: Helleraiser: Revelations (2011)

Novena entrega de la franquicia, la cual está dirigida por el español Víctor García y que significó la primera película en donde no apareció Doug Bradley como Pinhead. Salió directamente en DVD a finales del 2011

Sinopsis:

Dos amigos viajan a México y ahí se encuentran la caja de Lemarchand, con la cual abren las puertas del infierno. Semanas después los padres de ambos siguen sufriendo su desaparición hasta que uno de ellos misteriosamente regresa, aunque no con buenas intenciones y con Pinhead buscándolo para hacerlo sufrir.




Comentarios generales:

He aquí una de las pruebas más claras sobre como en esta industria se puede hacer cualquier cosa con tal de mantener los derechos de las franquicias, ya que Revelations fue creada básicamente para que Dimension Films no los perdiera. Y bueno… creo que los resultados son bastante claros para esta producción que fue filmada y escrita en dos semanas, con un algo así como $300,000 de presupuesto y sin su actor insignia.

En general se podría decir que es un reciclaje de ideas de la primera película, nada más que ahora el escenario parcial es México, el punto de vista en pantalla es tipo found footage por lapsos y los involucrados buscan prostitutas para que uno de estos sea el que reviva. Aunque obviamente dejar las cosas así hubiera demostrado una total falta de originalidad y ante esto se decide mezclar lo ocurrido en tierras mexicanas con una raquítica historia de invasión que te tiene todo el tiempo moviendo la cabeza en señal de decepción, ya que no solo carece de suspenso o de la mínima dinámica necesaria para ser ligeramente entretenida, sino que además está llena de acciones realmente estúpidas cuyo único efecto es hacer parecer a la película de todo menos a una de Hellraiser.

Mujeres asiáticas interpretando a mexicanas, una chica descubriendo todo sobre los cenobitas en un simple diccionario, padres revisando la casa una y otra vez, automóviles que desaparecen sin explicación alguna, etc. Esto es en términos generales lo que verán, aunque lo más lamentable de todo es que son Pinhead y compañía los que sufren las consecuencias; tal vez con la idea de no hacer enojar mucho más a los fans, pero la presencia de estos se limita a unos 10 u 12 minutos y la mayoría del tiempo para mostrarnos acciones que al final no tienen relevancia alguna.

El final es lo único más o menos rescatable por un mayor despliegue técnico y porque hace sufrir a todo el mundo, dejándote una sensación de alivio al saber que varios de dichos personajes nunca regresarán.

En actuaciones es lamentable, todos los mortales están exagerados y poco creíbles; mientras que el nuevo Pinhead tiene cero carisma. En producción muestra claramente su pobre presupuesto, ya que es por mucho la entrega con menor cantidad de efectos y maquillaje para los estándares normales de la franquicia. Inclusive tuvieron que recurrir a modelos antiguos de los cenobitas y hacer un “mini Pinhead” para no gastar tanto.

Opinión final: Revelations hace ver a todas las secuelas previas como autenticas obras de arte. Sin duda es el punto más bajo de una franquicia a la que le urge una sacudida importante.

Ojometro:
*

sábado, 8 de febrero de 2014

Crítica: Antisocial (2014)

Primer largometraje del director Cody Calahan, quien es el co-creador del guión junto con Chad Archibald. La película estuvo rondando por diversos festivales durante el 2013 y salió el pasado 28 de enero en los Estados Unidos directo DVD.

Sinopsis:

Cinco estudiantes de universidad deciden realizar una fiesta en la casa de uno de ellos para celebrar el año nuevo. Aunque para su desconocimiento una epidemia provocada por el medio menos pensado se ha desatado a nivel mundial y causa un caos sin precedentes, el cual en poco tiempo los alcanzará.



Comentarios generales:

Antisocial es en esencia una película de zombies, pero en realidad su propósito es algo totalmente ajeno a simplemente mostrar muertos vivientes comiéndose a otras personas (que de hecho nunca se ve).

Calahan y Archibald lo que pretenden aquí es básicamente retratar como la sociedad es tan dependiente de las redes sociales en la actualidad, al grado de que si un virus fuera especialmente diseñado para hacer daño por dichos medios este se esparciría de manera mucho más rápida y letal que cualquier otro virus conocido, generando un caos sin igual. Lo cual sin duda es una idea llamativa, pero que ya en pleno desarrollo se torna exageradamente ridícula.

En serio. Yo sé que esto es ficción, pero simple y sencillamente la idea de algo que se esparce por la pantalla de cualquier dispositivo para crear un tumor que cambia el comportamiento humano fue muy difícil de tomar en serio; hubiera sido diferente si la película fuera más en tono de broma.

Aunque lo peor viene cuando te das cuenta que para transmitir seriedad en pantalla se limitan a mostrar una dinámica muy pobre: un grupo de jóvenes encerrados que ven las noticias, a los que atacan de manera aislada y que cuando se ven envueltos en los peligros del virus todo pasa de manera tan rápida que realmente nunca se puede crear la tensión o el impacto suficiente para poder digerir mucho mejor el concepto. De hecho, ni siquiera la sensación de claustrofobia que quieren crear al realizar todo dentro de un espacio tan limitado termina siendo efectiva ante lo lenta que es por varios lapsos.

Lo mejor sin duda son los últimos 10 minutos, más que nada porque es donde hay más violencia. Además te dan una solución igual de ridícula que al menos proporciona una escena potente y un desenlace que irónicamente vende la idea de algo mucho más estimulante para una posible secuela.

En actuaciones todo el elenco me pareció forzado, especialmente cuando tenían que demostrar emociones fuertes, pero tampoco es de lo peor que haya visto. En producción es un trabajo independiente con factura sólida, siendo el score lo más destacado debido a que gracias a este varias escenas se ven beneficiadas al magnificarlas para que estas luzcan mucho más impactantes o desgarradoras. Aunque por otra parte el trabajo de iluminación me pareció algo pobre y si bien hay sangre abundante, realmente nunca es utilizada para ofrecer un grado de shock que destaque.

Opinión final: Antisocial es una película que resulta difícil tomarla en serio y que se queda corta en lo que propone. No esta tan mal, pero en lo personal nunca me atrapó.

Ojometro:
**  

jueves, 6 de febrero de 2014

Crítica: Devil’s Due (2014)

Película dirigida por la dupla conformada por Matt Bettinelli-Olpin y Tyler Gillett, miembros del famoso cuarteto de directores llamado Radio Silence. Se ha estrenado en diversos países desde mediados de enero y hasta el momento ha recaudado $24.4 millones de dólares en taquilla a nivel mundial.

Sinopsis:

Samantha (Allison Miller) y Zach (Zach Gilford) son una pareja de recién casados que van a pasar su luna de miel a Republica Dominicana. De regreso se enteran que serán padres, algo que no tenían planeado pero lo aceptan con gusto; sin embargo, con el transcurso de los meses ella se empieza a comportar de manera muy extraña y varios sucesos poco comunes ocurren a su alrededor.

Comentarios generales:

Mientras veía Devil´s Due no deje de pensar que este trabajo llegó al menos unos 3 o 4 años tarde, ya que simplemente se siente fuera de lugar. No por el hecho de que crea que el found footage es algo obsoleto, sino porque claramente hubiera tenido más impacto cuando este estaba en pleno apogeo.

Olpin y Gillet nos traen una película que en términos generales no aporta nada nuevo, de hecho, probablemente esta sea una de las found footage más aburridas en años recientes (que es decir mucho) gracias a que un 80% de esta se constituye de eventos sumamente banales que nunca permiten que exista un tono mucho más oscuro y se pueda ir construyendo de manera efectiva un grado de tensión lo suficientemente importante para que en verdad te importe lo que le está ocurriendo a la pareja. Y no es que carezca de momentos fuertes, sino que simplemente estos son tan contados y tan lejanos unos de otros que al final vuelven la dinámica muy pesada; al grado de que me dormí unos cinco minutos como por la mitad.

Además es predecible como pocas, sin mucho esfuerzo sabrás exactamente qué es lo pasará y lo peor es que nunca existe la mas mínima intención de tratar de darle un giro o un aire de frescura a una historia que se ha contado en repetidas ocasiones durante el transcurso de las décadas. Inclusive la profundización sobre el tema del anticristo y la secta es mínima: todo se limita a una pequeña escena con un padre que realmente no te dice demasiado.  

Dentro de los puntos positivos que le encontré fue el hecho de que la guionista Lindsay Devlin justifica de buena manera la razón por la cual los protagonistas filman todo lo que les ocurre; la idea no es la más original de todas, pero siempre se agradece el que le den cierto sentido a este detalle y no todo sea simplemente filmar por filmar. Igualmente cuenta con un par de momentos en donde la acción está a tope, al grado de que parece una película totalmente distinta: una es predominante en el tráiler y la otra es el final.

En actuaciones tanto Miller como Gilford me parece que hacen un buen trabajo, tienen buena química y a pesar del aburrimiento hacen que uno sienta simpatía hacia ellos. En producción probablemente lo más destacado son los pocos efectos especiales que se utilizan, los cuales siguen la calidad que se vio en el corto que hicieron para V/H/S y que, aunque no son realmente nada nuevo, lucen bastante espectaculares. También el trabajo de sonido en determinadas partes es bastante bueno.  

Opinión final: Devil’s Due es tremendamente aburrida y poco original. Definitivamente una decepción en lo que va del año.

Ojometro:
**

martes, 4 de febrero de 2014

Crítica: Haunting of the Innocent (2014)

Debut dentro del género del director/actor Matt Hish, quien además es el guionista. La película salió directo en VOD y DVD apenas este pasado 1 de febrero en los Estados Unidos, aunque no hay nada oficial sobre si llegará a otros mercados.

Sinopsis:

Una mañana Brenda (Jessica Morris) es brutalmente violada en su casa por un extraño, evento que la trauma y junto con su esposo Tom (Rib Hillis) e hijo deciden irse a la cabaña de su padre en el pequeño pueblo de Thornby para superarlo. Estando ahí nada mejora y el pasado del pueblo pronto empezará a afectarlos.



Comentarios generales:

El debut de Hish dentro del género no pudo ser más frustrante dado a que Haunting of the Innocent es un trabajo con potencial y buenas ideas, pero que en términos generales demuestra lo verde que esta su director/creador en varias áreas.

Ya que esta es una película que inicia bastante bien; utilizando sustos fáciles, estableciendo una situación traumática para desencadenar una serie de conflictos entre los personajes que uno supone irán tomando más fuerza conforme transcurran los minutos y creando una atmósfera llena de misterio que parece tener sentido con lo que se te ha mostrado en pantalla. Vamos… se logra establecer cierto tono que te da esperanzas de ver algo interesante; sin embargo, todo esto se viene abajo durante el segundo acto.

Uno que no solo es de los más largos y aburridos que recuerde dentro del género, sino que además es un revoltijo de ideas en donde simplemente no se te explica nada de manera precisa, que te deja con la sensación de que muchas de estas le vinieron a la mente a Hish de repente y las metió con calzador dentro de la historia. De pronto te ves involucrado de la nada ante un pasado vikingo con una bruja como su mayor protagonista, la cual tiene cierto poder persuasivo o controlador dentro del pueblo totalmente inentendible, y que, por si fuera poco, tiene una atracción sexual hacia ambos protagonistas.

Todo esto básicamente deja de lado los engaños, conflictos e inclusive la presencia de los cuervos que se te muestra al inicio (¿Por qué diablos aparecen todo el tiempo?); como si se tratara de una película completamente diferente.

Gracias a lo previamente señalado el final te termina importando poco o nada, añadiendo a que carece totalmente de tensión cuando supuestamente es un momento revelador e impactante.

En actuaciones es totalmente equis; tanto Morris como Hillis tienen dos o tres escenas interesantes nada más y la “estelar” aparición de Judd Nelson se limita a un par de minutos que bien pudieron ser eliminados sin que afectara en lo más mínimo las cosas. En producción realmente no tiene mucho; para ser de suspenso el score realmente nunca resalta, el trabajo de fotografía pasa sin pena ni gloria y el trabajo de maquillaje es mínimo.  

Opinión final: Haunting of the Innocent tiene ideas interesantes pero simplemente nunca logra ser 100% coherente. No se perderán de mucho si no la ven.

Ojometro:
**

domingo, 2 de febrero de 2014

Crítica: Rigor Mortis (2013)

Película que significa el debut tras la cámara del actor chino Juno Mak, la cual en gran parte es un homenaje a un filme de los 80s de nombre Mr. Vampire. Se estrenó en octubre del año pasado en Hong Kong y ya salió en formato físico en Asia, pero de este lado no hay nada oficial (aunque se puede encontrar en Amazon).

Sinopsis:

Un actor veterano se muda a una enorme torre de apartamentos en Hong Kong para ponerle fin a su vida. Sin embargo, su intento de suicidio se ve interrumpido y pronto se enterará que ese lugar está lleno de fantasmas, zombies, vampiros y claro… un cazador de vampiros retirado.



Comentarios generales:

Hay ocasiones en las que ves una película sin saber realmente muy bien de qué va, a la cual no le encuentras mucho sentido pero aún así la disfrutas cada instante. Bueno… eso me pasó con Rigor Mortis.

Mak en términos generales nos trae una mezcla extraña de varias cosas que a su modo encajan, aunque contrario a lo que se pudiera pensar por lo caótico que suena la sinopsis, la verdad es hay una mucha mayor elaboración de la imaginada. Se toma con bastante calma el desarrollo de las cosas, te explica de manera detallada el pasado de la mayoría de los personajes para que te puedas involucrar a cierto nivel con estos, lo cual es de bastante ayuda considerando lo peculiar de la historia y lo poco coherente que pudiera resultar para muchos. Aunque evidentemente esta situación hace que los primeros 30/35 minutos sean bastante pesados, con pocas cosas memorables y sin muchas emociones.

Pero una vez pasado ese lapso de tiempo esta película ofrece absolutamente todo lo que promete: buenas secuencias de peleas, espíritus, sangre, etc; siendo indudablemente el punto más fuerte la manera en como se maneja el tema de los vampiros. La verdad yo nunca vi el filme de Mr. Vampire y por lo tanto no tenía idea de esto, ni tampoco sé si siguen la línea original, pero es claro que le brindan un enfoque bastante distinto a lo que estamos acostumbrados al combinar la magia negra con algunas otras cosas que por momentos parecen más dignas de manga o anime.

El final es satisfactorio. Obviamente es raro, pero también mantiene cierto aire deprimente que durante la hora y media te van vendiendo que tendrá (aunque el desenlace de la viejita me molesto un poco, muy ligero a mi gusto).

En actuaciones está bastante bien, con un tono caricaturesco en la mayoría de los personajes que realmente nunca cae en lo ridículo y eso tiene mucho merito cuando se pudieron haber ido por tal camino. En producción es de aplaudir lo que hicieron con un presupuesto que al parecer fue de apenas 1.5 millones de dólares: la dirección de arte es impecable dentro de toda la torre de apartamentos, la fotografía siempre mantiene ese tono oscuro urbano y aunque algunos efectos lucen medio pobres, tampoco es que terminen perjudicando demasiado.

Opinión final: Rigor Mortis es un caos bastante divertido, Si saben tomarla como lo que es sin duda pasarán un rato agradable.

Ojometro:
****