miércoles, 30 de abril de 2014

Crítica: Chamber of Horrors (1966)

Película de los 60s dirigida por Hy Averback, la cual significa su único aporte al género y que originalmente fue filmada para TV como un capitulo piloto de una serie, pero debido a que se le consideraba muy violenta para este formato mejor decidieron estrenarla en cine. Actualmente solo se puede conseguir en un DVD doble que también incluye The Brides of Fu Manchu.

Sinopsis:

Jason Cravatte (Patrick O'Neal) es sentenciado a morir por un horrible crimen, pero logra escapar perdiendo su mano como resultado. Ya lejos de las autoridades, este empezará a llevar a cabo su venganza en contra de todos aquellos que estuvieron durante su juicio y lo encontraron culpable.

Comentarios generales:

La película es conocida y bastante recordada por personas que la vieron en los 60s gracias a la implementación del Fear Flasher y The Horror Horn: unas alertas que te dan a conocer previo al inicio, las cuales indicaban que algo verdaderamente perturbador estaba a punto de ocurrir para que pudieras cerrar los ojos o taparte los oídos. Sin duda un innovador concepto que funcionó porque al parecer nunca vieron la tremenda tomada de pelo que les pusieron al evitar escenas que son de todo, menos perturbadoras.

En Chamber of Horrors uno puede notar el momento difícil que atravesaba el género y el hecho de que Averback fuera un director que se especializaba en TV tampoco ayudo mucho, ya que esto se siente realmente como un episodio alargado de una serie detectivesca. No tiene ningún tipo de identidad propia y aunque no es para nada complicado identificar su estructura, así como su principal propósito, esta termina perdiéndose en sus burdos intentos por tratar de construir suspenso dentro de un mundo en el cual claramente no se tenía contemplada tal cosa; ni que decir del supuesto lado perturbador cuando en realidad nunca muestran nada en cámara.

Y es que la historia en si no inicia mal, de hecho, el punto de partida está bastante bien logrado y todo lo que lleva a la captura de Cravatte se maneja de manera decente. Sin embargo, una vez que este escapa es cuando el ritmo se vuelve en exceso lento y las cosas se tornan muy aburridas; de pronto todo se convierte en escena tras escena de mucho dialogo con las cuales bien podrías ir al baño, a la cocina o dormirte por unos 25 minutos y aun así importarían poco para los sucesos posteriores. Situación que evidentemente termina dañando mucho más los intentos por querer convertir al antagonista en alguien que sea recordado con el tiempo; especialmente porque no aparece por grandes lapsos.

La parte final es lo más entretenido. En gran parte gracias a que es en el único lapso en donde logran combinar todo de manera adecuada y fluida, aunque, igualmente, dejan muy en claro que este no era un trabajo para la pantalla grande dado a que dejan un final abierto típico de las series de aquel entonces.

Las actuaciones están muy acorde a la época: un tanto inocentes y poco convincentes; aunque O'Neal logra algunos momentos de locura bastante potentes que demuestran el potencial que tenía su personaje. En producción cumple: los sets están bien decorados y la labor con el sonido es bastante adecuada; sin embargo, el uso de sangre o efectos de maquillaje es nulo a pesar de que se trata de una historia sobre un peligroso asesino.

Opinión final: Chamber of Horrors es un fiel ejemplo de que no todas las películas de antaño son clásicos. Bastante omitible.

Ojometro:
**

lunes, 28 de abril de 2014

Crítica: Dracula: The Impaler (2013)

Película dirigida por Derek Hockenbrough y escrita por Diana Busuioc; la cual está producida por Full Moon Films, estudio que por lo que pude investigar no tiene nada que ver con el fundado por Charles Band. Se estrenó en Halloween del año pasado en los Estados Unidos y en estos primeros meses del 2014 ha salido en VOD.

Sinopsis:

Siete amigos preparatorianos realizan un viaje a Europa para celebrar sus últimos días juntos antes de irse a la universidad. Su destino es el antiguo castillo en donde supuestamente Vlad el Empalador vendió su alma al diablo hace 500 años.

Comentarios generales:

En algún punto se decidió cambiarle el nombre a esta película porque originalmente solo se llamaba The Impaler, una situación que se entiende considerando que dicho título es obsoleto para lo que ocurre en pantalla. Aún así, bien pudieron nombrarla “Estudiantes” o “La Doña Loca del Castillo” y hubiera tenido el mismo efecto gracias a lo verdaderamente mala que es.

Lo que Hockenbrough nos trae aquí es un trabajo que refleja inexperiencia total desde el inicio al mostrarnos a un grupo de jóvenes que lucen más viejos que yo, los cuales durante casi 45 minutos básicamente solo están en pantalla teniendo conversaciones genéricas más adecuadas para series de adolescentes. En serio, simplemente no pasa nada; de hecho, me dio la sensación de que tal vez parte de la historia la fueron sacando conforme filmaban la película porque la construcción es tan débil y tan poco convincente que al final, dentro de todo lo ocurrido, solo utilizan unos breves minutos para tratar de explicarte más o menos que es lo que liga a los jóvenes con la historia del castillo (Vlad a lo mucho es mencionado un par de veces) y el resto es utilizado para mostrar típicas situaciones de relleno pre-masacre de los slasher.

Ya faltando 15 minutos para la hora inicia la acción, pero tampoco existe una gran diferencia. Cuando uno espera que las cosas se vuelvan más dinámicas se encuentra con muertes muy aisladas unas de otras, generando así un ritmo cansino que está muy lejos de ese escenario sangriento y lleno de brutalidad que te pretenden vender; donde además se siguen presentando algunas situaciones absurdas difíciles de digerir por lo fuera de lugar que se sienten.  

El final es probablemente lo mejor. Nada memorable, pero es la única parte en donde elevan un poco más el nivel de violencia y le integran un giro que podría funcionar con varias personas.

Las actuaciones son espantosas, aunque lo más hilarante es la selección de "jóvenes" que utilizaron. En producción tampoco se salva: la dirección de arte es lamentable tratándose de un trabajo cuya ambientación tiene que ser algo por lo menos decente, pero no mentiría al decir que algunas de las tomas se nota que fueron grabadas en algún tipo de museo o atracción porque los sets lucen poco acondicionados. Hay un pésimo uso de la pantalla verde y el trabajo de maquillaje no ofrece nada realmente destacado.

Opinión final: The Impaler es horrible. No desperdicien su tiempo y mejor hagan otra cosa.

Ojometro:
*

viernes, 25 de abril de 2014

Crítica: Almost Human (2014)

Película escrita y dirigida por Joe Begos, quien hace su debut dentro de la industria. La película se estrenó el pasado 21 de febrero dentro de los Estados Unidos de manera limitada en cines y también en VOD, mientras que aún no existe información sobre si llegará a otros mercados.

Sinopsis:

Después de unos extraños acontecimientos Mark Fisher (Josh Ethier) desaparece, siendo su novia y su amigo Seth (Graham Skipper) los últimos en verlo con vida. Dos años más tarde una serie de misteriosos asesinatos azotan al pueblo, convenciendo al propio Seth que su amigo ha regresado pero con algo totalmente maligno dentro de él.


Comentarios generales:

No sé si existiera la intención de querer brindarle cierto aire ochentero a la película debido a que los créditos iniciales te dejan esa sensación con su presentación y score (incluso el propio póster); de ser así, ciertamente tendría que decir que Almost Human falla de forma miserable en eso. Aunque igual solo fue mi imaginación.

Lo que si es que Begos nos trae un trabajo en donde no se anda con muchas vueltas y te presenta una historia que se podría tachar en exceso lineal; donde se pasa de un punto X a un punto Y sin el mayor tipo de complejidad para tratar que te enganches de la manera más rápida posible, dejando de lado ciertos aspectos que le pudieron haber dado mayor profundidad. Su ritmo es realmente acelerado, lo cual provoca que acontecimientos relevantes se terminen sintiendo de auténtico relleno entre una muerte y otra; además de que esto genera una estructura de slasher que se olvida por completo de ciertos personajes secundarios cuyos roles en un inicio parece que tendrán algo de importancia, pero terminan quedándose en el olvido total.

Evidentemente dicho ritmo la vuelve dinámica y en general no es aburrida porque la travesía de Mark brinda la suficiente dosis de crueldad para no pestañear; sin embargo, nunca es capaz de generar momentos de alta tensión o escenas que te resulten memorables debido al poco tiempo que se le imprime a todo. Ni que decir de la tremenda decepción de ver que un punto vital como lo es el origen de los aliens nunca es tratado de manera convincente, ya que mas allá de unos simples recuerdos, nunca te explican realmente qué diablos fue lo que ocurrió o cuáles son los motivos detrás de las acciones del antagonista. 

El final esta entretenido: es violento, un tanto freak y lleno de acción. Pero una vez que termina la película te quedas pensando en que falto “algo”.

En cuanto a las actuaciones lo que puedo decir es que estas se encuentran en la delgada línea de parecer totalmente amateurs debido a que todos los actores, por más que se esfuerzan, simplemente no pueden expresar muchas emociones y toda la película manejan el mismo rango. La producción es bastante buena a pesar de ser de bajo presupuesto, al grado de que no parece que sea un filme independiente: el trabajo de fotografía es en gran parte lo que le da un aire de película mucho más grande e importante, todo lo que tiene que ver con el sonido está impecable y tiene algunos efectos prácticos bastante destacados.

* Hay una escena post créditos

Opinión final: Almost Human no está mal, pero te deja con la sensación de que esta incompleta. Recomendable más que nada para los fans del slasher y/o temas con aliens.

Ojometro:
***

miércoles, 23 de abril de 2014

Crítica: The Den (2014)

Debut tras la cámara del director Zachary Donohue, quien es co-escritor del filme junto a Lauren Thompson. Se estrenó dentro de los Estados Unidos el pasado 14 de marzo de manera limitada en cines y VOD; aunque no hay información sobre cuándo saldrá en formato físico o en otros países.

Sinopsis:

Como parte de su tesis, Elizabeth (Melanie Papalia) empieza a estudiar el comportamiento de diferentes personas en internet por medio de una red social basada en video chats llamada The Den. Al inicio no encuentra nada interesante, pero un día es testigo de un asesinato y lo empieza a investigar, sin saber que eso pondrá en peligro tanto a ella como a todos sus seres queridos.

Comentarios generales:

Una de las críticas más importantes hacia el found footage es la poca imaginación que se tiene para justificar el hecho de que se esté grabando todo con una cámara de mano cuando la historia que se está contando bien se pudo filmar bajo un formato tradicional. Sin embargo, para mi sorpresa con The Den esto no se presenta.

Aquí tenemos un trabajo que justifica totalmente su formato (aunque no esta exento de algunas tomas molestas), el cual es utilizado por Donohue de una forma bastante hábil para hacer sentir todo extremadamente orgánico y dándole un rol mucho mas preponderante a los medios de grabación más allá de solo estar ahí para captar lo que ocurre; básicamente los convierte en parte activa de la historia. Algo que de entrada es lo que vuelve la primera parte de la película bastante disfrutable y cómica, ajena completamente a lo acostumbrado, ya que al mostrar conversaciones de todo tipo le añade dinamismo y un tono ligero a las cosas que benefician mucho al cambio abrupto que se presenta justo al momento del primer asesinato. Que no es tan brutal como algunos otros, pero que al salirse por completo de la tónica inicial manejada si tiene un efecto de impacto destacable.

De ahí las cosas se ponen interesantes y la historia obtiene un tono mucho más oscuro, aunque tristemente con el paso de los minutos va perdiendo fuerza gracias a lo poco convincente que resulta todo lo que estás viendo, además de que se torna un tanto repetitiva. Y no es porque carezca de buenos momentos debido a que si los tiene, el problema llega cuando estos no parecen llevar a mucho una vez que suceden: de pronto todo cae en una rutina en donde el personaje de Elizabeth básicamente es tratada de forma hostil por cualquier persona que contacta, mientras es vigilada las 24 hrs sin que se de cuenta. Aunado a que los momentos de suspenso son mínimos y las muertes en cámara se cuentan con los dedos de una sola mano.

El final es entretenido. Por un momento parece que se va a ir más a una dirección tipo Saw, pero le dan un buen giro y la revelación final nunca me paso por la cabeza; aunque me hubiera gustado saber un poco más sobre lo que está detrás.

En cuanto a las actuaciones realmente todo recae en Papalia, quien en términos generales me pareció bastante acertada en todo el aspecto de las emociones y en la parte donde tiene que luchar por su vida. La producción es muy discreta, sin mucho que resaltar realmente.

Opinión final: The Den tiene cosas interesantes, pero no sabe mantenerse a flote. No es esencial, aunque tampoco un total desperdicio.

Ojometro:
***

lunes, 21 de abril de 2014

Crítica: Witchouse (1999)

Producción de Full Moon Features que estuvo bajo la dirección del veterano director David DeCoteau (bajo el pseudónimo de Jack Reed). La película salió directamente en VHS y DVD en 1999 teniendo un éxito moderado en ventas, lo cual ha provocado que actualmente sea bastante sencillo conseguirla.

Sinopsis:

En 1998, dentro del pueblo Dunwich en Massachusetts, Elizabeth (Ashley McKinney) organiza una extraña fiesta con un grupo muy específico de amigos. ¿Sus intenciones? Revivir a un maléfico ancestro: una bruja de nombre Lilith que fue quemada hace 300 años y que tiene planes para todos sus invitados.


Comentarios generales:

Con las películas de Full Moon tengo una relación de amor/odio debido a que el estilo de estas no suele ser de mi total agrado, pero hay veces que los planetas se alinean perfectamente y ciertos trabajos los llego a disfrutar. En el caso Witchouse no recuerdo porque no la había visto antes a pesar de que por años estuvo en los estantes de los Blockbuster; sin embargo, realmente no me había perdido de mucho.

Lo que DeCoteau nos trae aquí es más que nada un clon bastante deprimente de Night Of The Demons con todos los ingredientes característicos de la era post Scream.

Conforma a un elenco con diversas personalidades y les añade ese tono un tanto absurdo de finales de los 90s para que el espectador piense que son “cool”, lo cual es básicamente su mayor problema. Ya que al preocuparse tanto por querer lograr esta sensación los primeros 30/40 minutos son puro dialogo para tratar de establecer claramente las personalidades de cada uno de los personajes y gracias a eso el ritmo se vuelve cansino y las película carece realmente de dinamismo (a pesar de que en este lapso hay una escena de sexo y algunas muertes); incluso casi ni se acuerdan de establecer todo el background que supuestamente es clave en el desarrollo, ya que salvo por una breve historia contada por Elizabeth uno realmente no sabe qué diablos pasa aquí.

Una vez rebasado este lapso inicia la acción, aunque no es que cambie mucho las cosas. Todo es sumamente caricaturesco, acelerado e incluso sin aparentes intenciones de querer generar algo de tensión al asunto; solo te limitan a ver como corren de un lugar a otro a un par aterrorizados jóvenes mientras los escuchas decir los diálogos más estúpidos posibles.

El final es meh. Tal vez sea la parte en donde se muestra más de originalidad, pero debido a que nunca logran meterte de lleno en la historia te termina importando poco o nada lo que ocurra con la impactante revelación final.

Las actuaciones son unas de las más forzadas que recuerde, difícilmente se puede decir algo positivo sobre estas cuando te quedas con la sensación de que estabas viendo actuar a niños en cuerpos de adultos. La producción no esta tan mal; si, tiene algunos efectos muy pobres y es terrible el hecho de que no muestren mucha sangre, pero la dirección de arte de la mansión está bastante bien lograda, así como el trabajo de maquillaje.

Opinión final: Witchouse es muy mala, incluso para los estándares de Full Moon. Me aterra el tener que ver las secuelas.

Ojometro:
*

sábado, 19 de abril de 2014

Crítica: The Human Race (2014)

Primer largometraje escrito y dirigido por Paul Hough. Salió directamente en formato físico y digital a inicios de marzo dentro del Reino Unido, mientras que su llegada a este lado del planeta se tiene planeada para el mes de junio (aunque la pueden conseguir en Amazon).

Sinopsis:

80 personas son apartadas de su vida cotidiana de manera repentina y son trasladados a una locación totalmente desconocida. Ahí una voz les informa que han sido elegidos para participar en una carrera cuyas reglas son muy simples: si se salen del camino, morirán; si son rebasados dos veces, morirán; si pisan el césped, morirán.



Comentarios generales:

Es muy evidente que películas como Battle Royale o The Hunger Games influenciaron enormemente la idea detrás de este trabajo, así que desde un inicio lo que esperaba es que no fuera un simple clon y que aportara algo más a este género cuya popularidad se ha ido incrementando. Lo cual afortunadamente se da… en parte.

La verdad es que mentiría si dijera que The Human Race cuenta una de las historias más originales de los últimos años, ya que no es así, pero el hecho de que le agreguen el concepto de la carrera es un plus más que favorable para convertirla en un ente un tanto distinto de sus fuentes de inspiración. Simplemente es divertida y el propio Hough es uno de los principales responsables de eso debido a que en un inicio ciertamente la película parece que tomará un rumbo de antología, mostrándote las historias de los personajes y dándote pequeñas pistas que revelen los motivos por los cuales fueron elegidos; algo que pintaba para ser bastante aburrido, pero que rápidamente es dejado de lado para pasar a la acción constante al brindarte solo los detalles necesarios para una buena comprensión de lo que ocurre en pantalla.

A partir de los 20 minutos esto se vuelve más que nada un ejercicio sobre los límites de las personas y sobre cómo estos enfrentan un reto tan brutal; donde a pesar de sus esfuerzos por mantener sus valores intactos poco a poco todos caen en la desesperación y el instinto de supervivencia no solo los supera, sino que además les provoca hacer cosas terribles. El ritmo es bastante dinámico y las muertes son constantes (muchas de estas sin gran imaginación); además ofrece varios giros interesantes que te mantienen a la expectativa sobre quien será el posible ganador.

Aunque no todo es miel sobre hojuelas, ya que la película por momentos puede llegar a tornarse un tanto repetitiva y cuenta con algunos puntos muertos que solo afectan a la dinámica general de la carrera. Otro aspecto bastante flojo es el final: me pareció muy estúpido y poco satisfactorio para algo que supuestamente tendría que resultar espectacular.

En actuaciones es un poco difícil de valorarla, pero los actores principales hacen un buen trabajo durante los momentos en donde no solo tienen que correr como locos. En cuanto a producción se nota que tuvo un presupuesto muy discreto dado a que básicamente todo se desarrolla en tres sets y aunque si existe mucha sangre, casi todo el trabajo de maquillaje y efectos es el mismo (sin contar el espantoso CGI de los últimos dos minutos).

Opinión final: The Human Race es una buena película la mayor parte del tiempo. Con un presupuesto más elevado y un mejor final pudo haber sido algo mucho más importante, pero vale la pena checarla.

Ojometro:
****

miércoles, 16 de abril de 2014

Crítica: Dark House (2014)

Película dirigida y co-escrita por Victor Salva (Jeepers Creepers), quien hace su regreso después de unos años de ausencia. Salió a la venta en DVD el pasado 11 de marzo dentro de los Estados Unidos y días después tuvo un estreno limitado en cines.

Sinopsis:

Nick Di Santo (Luke Kleintank) visita a su madre en un hospital psiquiátrico y se entera que su padre está vivo.  Horas después esta muere en un brutal accidente y en su testamento le deja una casa que Nick ha estado dibujando desde que era niño, la cual cree que le puede revelar la identidad de su padre y los orígenes de un aterrador don que posee. 


Comentarios generales:

Originalmente esta película se llamaba Haunted y el año pasado le seguí la pista por algún tiempo, pero de la noche a la mañana todos sus sitios oficiales quedaron en el olvido o desparecieron, por lo que ya no supe de esta hasta hace unas semanas atrás. Algo que no era buena señal, ya que cuando ocurre algo así generalmente se debe a problemas con la filmación o en el aspecto creativo, lo que al parecer sucedió.

Con Dark House lo que nos ofrece Salva es una historia que inicia realmente bien, ofreciéndote muchos elementos que te inundan durante casi toda la primera hora y que poco a poco te atrapan no solo por lo extraños que resultan, sino también por los futuros escenarios que supones te presentaran para ir conectándolos e ir dándoles sentido. Hay misterio, hay rareza, hay secuencias de persecución muy intensas e incluso la presentación de algunos personajes muy peculiares; todo está puesto para que veamos una de las propuestas más originales de los últimos años y de pronto… no pasa nada más.

Lamentablemente para cuando se rebasan los 60 minutos y se entra en el punto medio de la película toda la originalidad queda de lado para dar paso a una historia muy blanda de batalla entre el bien y el mal; la cual es rellenada con escenas de sueños, una encerrona, increíbles investigaciones vía Google y la introducción de los demonios más irrelevantes que recuerde. Simplemente toda la tensión construida previamente se pierde, las emociones ya no aparecen y eso provoca que el resto del metraje se te haga eterno.

El final es bastante decepcionante. Hay una batalla de supuestas proporciones épicas de la cual no se ve casi nada y lo que le ocurre al personaje principal te dejará tremendamente decepcionado porque nunca terminan por explicar todas las dudas planteadas en un inicio; si te dan dos que tres detalles, pero no es suficiente.

En actuaciones las cosas no están tan mal, la mayoría de los actores sacan actuaciones decentes aun con lo poco que les dan y Tobin Bell (con todo y sus extensiones) brinda por mucho una de las mejores escenas de toda la película. En producción cumple bastante al tener un buen trabajo de fotografía, una dirección de arte bastante destacada (la casa principalmente) y un trabajo de sonido sólido. Incluso la caracterización de los ángeles están bien logradas a pesar de que no muestran demasiado.

Opinión final: Dark House es aceptable. Inicia bien, pero al final se siente como algo totalmente forzado y una oportunidad desperdiciada.

Ojometro:
***

lunes, 14 de abril de 2014

Crítica: The Unborn (2009)

Película del 2009 dirigida y escrita por David S. Goyer (Blade: Trinity), la cual además es una producción de Platinum Dunes. Recaudó en taquilla más de 76 millones de dólares a nivel mundial y actualmente se puede encontrar en formato físico, en varias plataformas digitales e incluso por varios canales de TV.

Sinopsis:

Casey Beldon (Odette Yustman) es una universitaria que de la noche a la mañana empieza a sufrir de sueños y alucinaciones extremadamente raras que involucran a un misterioso niño. Al inicio no sabe que es lo que pasa, pero con el paso de los días descubrirá que dicho niño es un espíritu que pretende utilizar su muerte como puerta para lograr su existencia física.

Comentarios generales:

La verdad cuando salió esta película en el 2009 no le puse la más mínima atención dado a mi animadversión por Platimun Dunes, pero ayer que se dio la oportunidad de checarla llegue con la mente abierta porque, tal vez, me perdí de algo bueno. Sin embargo, una vez que terminó sentí alivio al saber que salve en su momento mi dinero al evitarla.

Lo que Goyer nos trae con The Unborn es bastante lamentable por donde se le vea; un trabajo más de posesiones cuyo único valor radica en el hecho de poder convencer a un actor del calibre de Gary Oldman para que participara en algo que estuvo a nada de ser un simple cameo. Ya que de ahí en fuera pocas cosas positivas se pueden decir de una historia que se sustenta ofreciendo básicamente las mismas acciones una y otra vez, al grado de que un 95% de esta es: Casey en diferentes escenarios sufriendo de alucinaciones que le provocan ver a un aterrador niño para luego querer hacerte pegar un brinco utilizando sustos fáciles.

Esto es todo, después de los primeros cinco minutos ya viste toda la película y de ahí en adelante tienes que soportar minutos de un relleno eterno, el cual por un breve lapso ve ciertos toques de originalidad al combinar mitología judía y un background que involucra a los nazis. Aspectos que nunca logran explotar de manera efectiva principalmente porque los tratan de forma muy acelerada, evitando así que el espectador pueda encontrarles algún interés. Igualmente, tiene una total carencia de suspenso y el terror proporcionado para muchos resultara risible.

El final es lo más entretenido. Un exorcismo que le da dinamismo a las cosas y que se sale de los escenarios convencionales de manera ligera.

En actuaciones realmente lo único que vale la pena es ver un par de escenas en donde Yustman aparece muy sexy en ropa interior. En la producción se salva un poco: tiene un trabajo de fotografía que proporciona un buena atmósfera y algunos efectos prácticos están bien hechos; aunque por otra parte, todo lo que involucra CGI se ve realmente mal.

Opinión final: The Unborn es horrible. De las peores películas de la casa productora de Michael Bay, lo cual no es poca cosa.

Ojometro:
* 

viernes, 11 de abril de 2014

Crítica: The Returned (2014)

Producción española-canadiense dirigida por Manuel Carballo (La posesión de Emma Evans) y escrita por Hatem Khraiche. Se estrenó de manera limitada en cines y en VOD dentro de los Estados Unidos el pasado 14 de febrero, mientras que en Canadá salió hace unos días.

Sinopsis:

Después de sufrir la epidemia de un mortal virus zombie que azotó al planeta 20 años atrás, una vacuna ha sido desarrollada para mantener a los infectados como gente normal siempre y cuando se mediquen cada 24 horas. Entre ellos está el esposo de Kate (Emily Hampshire), una doctora que dedica su vida para salvar a “los retornados” y que tendrá que lidiar con las consecuencias de ese secreto mientras las vacunas escasean.

Comentarios generales:

Ah, el género zombie, uno de esos que nos proporciona material los 365 días del año sin falta y por ende cada vez es más difícil encontrar trabajos que logren sorprender al espectador. Prácticamente lo hemos visto todo, o al menos eso creemos, pero si hay una palabra para describir a The Returned sin duda tendría que ser “única”. Algo que la hará resaltar sobre el resto; aunque de igual manera puede generarle muchas críticas por parte de los fans.

Carballo y Khraiche siguen la regla básica de Romero de utilizar a los zombies como un simple pretexto para hablar de algo mucho más importante, ofreciéndonos un análisis del panorama post apocalíptico muy diferente al que estamos acostumbrados: aquí no hay ciudades abandonadas u hordas de muertos vivientes caminando por las calles, sino al contrario, la humanidad salió adelante y la vida continua lo más normal posible. Lo cual puede resultar poco atractivo al inicio, pero una vez que te das cuenta que no todo es de color rosa es cuando la historia te atrapa; viendo como a pesar de encontrar la cura las cosas siguen sintiéndose igual de tensas ante una amenaza que en el papel está controlada, pero que en cualquier momento puede explotar como producto de la intolerancia o el racismo.

Estos temas que se tocan terminan provocándote una empatía bastante fuerte por los “retornados” y te deja pensando en varios dilemas morales que los personajes tienen que atravesar sin caer en un sentimentalismo exagerado: ¿Dejarías de lado tus ideales para salvar a un ser querido? ¿En verdad somos capaces de vivir como si nada con una potencial amenaza a nuestro lado? ¿Vale la pena arriesgar a la humanidad por unos cuantos?

Evidentemente con esta fuerte carga emocional el aspecto del shock o violencia queda un poco de lado, pero aún así la película termina contando con varias escenas potentes y con la presencia de zombies que te hacen recordar cuál es el punto central de todo. Lo único que me fastidio un poco fueron los flashbacks de la niñez de Kate, ya que no aportan realmente nada a la historia y se sienten completamente fuera de lugar la mayor parte del tiempo.

El final es fuerte, no en el aspecto visual, sino que en verdad sientes pena por lo que terminas viendo y por como todos los actos de los personajes al final llevaron a eso. Incluso se dan la libertad de vendernos la idea de que, tal vez, podamos ver una secuela en un futuro.

Con respecto a las actuaciones sin duda son Kris Holden-Ried y la propia Hampshire quienes cargan con gran parte del peso de la película; tienen una gran química, lo cual genera que todo lo que les ocurre en verdad te cause tristeza. En producción es bastante sólida: el trabajo de fotografía y toda la ambientación generan una atmósfera muy oscura (casi deprimente) sin tener que caer en los escenarios desoladores comunes; el trabajo de maquillaje es poco relevante y el score resulta un muy buen complemento en ciertas escenas que no parecen tener mucho.

Opinión final: The Returned es una de las mejores y más originales películas de zombies de los últimos años. No es para todos los gustos, pero es en verdad recomendable si no esperan solo muertes y sangre.

Ojometro:
*****

miércoles, 9 de abril de 2014

Crítica: Toxin (2014)

Debut dentro del género del director Tom Raycove, quien además es uno de los escritores y también productor. Salió directamente en DVD en Canadá y llegará a los Estados Unidos el próximo 15 de abril vía VOD.

Sinopsis:

El teniente John Paxton (Douglas Chapman) busca revancha en contra del gobierno después de que lo traicionaran a él y a su equipo dejándolos abandonados en una isla mientras un aterrador experimento biológico se desarrollaba. Por ello pretende regresar ahí, pero su plan sale mal y pondrá a muchas personas en riesgo.




Comentarios generales:

Toxin está a nada de parecer un homenaje a los trabajos de Uwe Boll, ya que tiene muchos elementos que me recordaron bastante a lo que nuestro querido amigo alemán suele hacer, pero sin resultados tan lamentables.

Sinceramente escribir de manera extensa sobre la película es difícil, más que nada porque lo que nos trae Raycove es una historia por demás sencilla que no necesita de mucho desarrollo y que al llegar por ahí de la media hora se repite lo mismo una y otra vez. Básicamente el modelo repetitivo del que hablo es: discusión, pelea y correr por sus vidas. Esto no cambia y es probable que la mayoría se aburra al notarlo y al no quedar atrapado con el desesperante score de rock pesado que te meten para absolutamente todo.

El ritmo es muy frenético, todo pasa muy rápido y en cuestión de minutos gran parte de la historia ya se contó, generando así un agujero enorme cuando todavía faltan varios minutos para que termine; los cuales quieren rellenar con persecuciones poco memorables que carecen de tensión o emoción alguna, así como con peleas. Las que, dicho sea de paso, no están tan mal debido a que están bien coordinadas y ofrecen la mayoría de los sucesos más entretenidos dentro de todo esto.

El final no está mal, se siente exagerado pero por lo menos se sale un poco de la dinámica general de las cosas. Aunque no sé si la conclusión la dejaron así para hacer una secuela o porque ya no tenían más presupuesto para filmar más escenas.  

En actuaciones tanto Chapman como Kyra Zagorsky están pasables, pero de ahí en fuera todos los demás son los típicos personajes estereotipados de siempre sin la más mínima gracia. En producción tampoco tiene mucho que destacar: para el tema que trata el trabajo de maquillaje es muy pobre, los efectos especiales son muy de película de SyFy y el score… oh, el score te terminará causándoles dolor de cabeza.

Opinión final: Toxin es una película más. No creo que la odien, pero no aporta nada interesante.

Ojometro:
**

lunes, 7 de abril de 2014

Crítica: The Monkey's Paw (2013)

Película del director Brett Simmons (Husk) que está basada en el popular cuento de W. W. Jacobs. Fue estrenada de manera limitada en cines dentro de los Estados Unidos durante octubre del año pasado y actualmente está disponible en VOD, así como en plataformas digitales.

Sinopsis:

Jake (C.J. Thomason) recibe una mano de mono que supuestamente le concederá tres deseos. Al inicio piensa que todo es pura mentira, pero después de desear que su amigo Cobb (Stephen Lang) regrese a la vida, este se encargará de que pida el tercer y último deseo a como dé lugar.  




Comentarios generales:

Hacer películas que estén basadas en clásicos como el de Jacobs nunca es fácil, mucho más cuando estos ya han sido adaptados o, peor aún, parodiados hasta el cansancio. Por ello tenía mis dudas con The Monkey's Paw; un trabajo que al final resulta ser mucho más digno de lo que se podría pensar.

Aquí lo que hace Simmons junto con el guionista Macon Blair es tomar los elementos más básicos del cuento y adaptarlos a una historia actual para no permitirle al espectador el ponerse a pensar que esto ya lo ha visto antes con regularidad, lo cual sirve de manera efectiva porque básicamente crean un universo en donde pueden jugar sin que se les cuestionen los cambios. De pronto mover los eventos de Londres a Luisiana resulta por demás conveniente, o el añadirle una pequeña explicación a los origines de la mano brinda un poco más de coherencia a las cosas; además hacen buen trabajo en dedicarle cierto tiempo a la vida de la mayoría de los personajes para que no nos resulten como completos extraños cuando inevitablemente tengan que morir.

El problema llega cuando las cosas tienen que subir de tono, simplemente nunca tienen la capacidad para hacerlo y aprovechar escenas que tenían un potencial de impacto importante: cada vez que tienes la sensación de que verás algo violento o sangriento la toma es rápidamente cortada para pasar a otra. Esto termina dejándote con malestar, el cual se incrementa cuando te meten con calzador una investigación como historia alterna que lo único que hace es robar valiosos minutos dentro del propio desarrollo de los eventos y que al final de cuentas termina teniendo un desenlace totalmente insípido.

Del final poco se puede decir debido a que es el que tenía que ser. Aunque si me hubiera gustado ver un poco más de dinámica entre Jake y Cobb, ya que ellos son el punto central y uno espera que por lo menos tengan un último encuentro más memorable.

En actuaciones ciertamente está bastante bien, aunque el que se lleva todas las palmas es Lang, quien combina muy bien lo tétrico con el humor (salvo por algunos ligeros tintes zombinescos al final). En producción también es muy decente para ser un filme con poco presupuesto: su trabajo de fotografía logra una combinación bastante sutil de imágenes claras y oscuras para que el estilo visual sobresalga; mientras que toda la ambientación de Nueva Orleans resulta impecable.

Opinión final: The Monkey's Paw es aceptable, pero nada más.

Ojometro:
***

miércoles, 2 de abril de 2014

Crítica: Camp Dread (2014)

Debut tras la cámara de Harrison Smith, quien además es el guionista y uno de los productores. Esta programada para salir en DVD dentro de los Estados Unidos el próximo 15 de abril, mientras que llegará al Reino Unido durante el mes de mayo.

Sinopsis:

La trilogía de The Summer Camp fue una de las franquicias de cine de terror más populares de los 80s, pero una vez pasada la década esto se acabó, al igual que la carrera del director Julian Barrett (Eric Roberts). Para revivirla décadas más tarde el propio Barrett produce un realty show basado en la premisa de sus películas, donde los protagonistas serán un grupo de jóvenes con diversos problemas que le darán un nuevo significado a la palabra “eliminación”. 

Comentarios generales:

Esta película originalmente se llamaba Dead.tv, un nombre que personalmente creo iba mucho más acorde con lo que ocurre en pantalla, pero que por cuestiones que desconozco terminaron cambiando. Aún así no es tan complicado ver de qué trata en el trailer y la primera impresión que te deja es la de un slasher barato más, lo cual puede ser una suposición un tanto acelerada.

Lo que nos trae Smith con Camp Dread podría parecer más que nada un homenaje a los slashers si tomamos en consideración que se realiza en un lugar común, nos muestra varios de los estereotipos acostumbrados y además cuenta con la participación de un par de actrices muy vinculadas con el subgénero, pero no creo que esa fuera la intención principal. Y es que dejando de lado la simpleza de su historia, este es un trabajo bastante inteligente para su tipo; lleno de giros que seguramente tomarán a más de uno por sorpresa y saliéndose un poco de la estructura común al no presentarte un background que pudiera darte una señal clara sobre la identidad del asesino.

Esto le beneficia mucho en todo lo que respecta al misterio porque básicamente cualquiera puede serlo, pero termina importando poco gracias a que en un breve momento la identidad de este asesino sale a la luz sin que el propósito sea revelarlo; una situación que tal vez los más noveles dentro del género no capten, pero si ya tienes tiempo en esto seguramente lo notarás y terminará por arruinarte la segunda mitad de la película. Lo cual es una pena porque esta es bastante dinámica, con muchas muertes y situaciones exageradas que funcionan; aunque por otra parte, también se siente como una película en la cual nunca se animaron en elevar el grado de violencia a su máxima capacidad.

El final está ok. Es el indicado y el más coherente para esta historia.

Las actuaciones son en un tono medio cómico/freak de la mayoría de los actores que interpretan a los jóvenes, mientras que Felissa Rose y Roberts hacen lo que ya todos les conocemos (por cierto, si esperan mucho de Danielle Harris se van a decepcionar porque realmente solo está ahí para atraer público prestando su nombre). La producción es bastante sólida: la ambientación del campamento está bien hecha, el trabajo de maquillaje es correcto y los efectos, aunque pienso pudieron ser mejor en algunas partes, cumplen bastante bien su propósito (en especial en los últimos 5/10 minutos finales).

Opinión final: Camp Dread es un slasher para pasar el rato. Está entretenida, pero cuenta con diversas fallas que la perjudican.

Ojometro:
***