sábado, 30 de agosto de 2014

Crítica: Goal of the Dead (2014)

Producción francesa dirigida por Benjamin Rocher (The Horde) y Thierry Poiraud, la cual además tiene la peculiaridad de haber sido escrita entre seis personas diferentes. Tuvo su estreno en cines dentro de Francia en febrero de este año, mientras que su salida en DVD dentro del Reino Unido se dio apenas el pasado 21 de julio.

Sinopsis:

Paris Olympic vs. Caplongue es un partido más de copa, donde se enfrenta el poderoso equipo de la capital contra un pequeño club de un pueblo que lleva esperando desde hace mucho tiempo esta fecha debido a que será el regreso del otrora ídolo, Sam Lorit (Alban Lenoir). Las hostilidades no tardan en hacerse presentes, pero en medio del encuentro una epidemia convertirá a jugadores y fanáticos en temibles zombies.

Comentarios generales:

Siendo este 2014 año del mundial de fútbol no es de extrañar que saliera una película referente al deporte que nos apasiona a millones de personas, aunque nunca imagine algo como esto. La verdad no sé como lo hicieron, ya que con 2 directores y 6 guionistas Goal of the Dead tenía todos los ingredientes para fracasar de manera terrible, pero en lugar de eso lo que tenemos aquí es una de las comedias de zombies mas entretenidas que han salido últimamente.

Esta se divide en dos partes (primer tiempo y segundo tiempo) pero en realidad solo es un pretexto para hacernos saber quien hizo cada una, ya que la película no baja para nada su ritmo desde que inicia hasta que termina; aunque tienen enfoques distintos. La primera se centra principalmente en lo que rodea a un partido de fútbol, sus estereotipos fuera y dentro de la cancha, pero sin dejar el lado zombie de por medio; esto gracias a que la construcción del propio partido y de la epidemia van de la mano, aumentando poco a poco el grado de tensión utilizando al personaje de Lorit como el punto de unión de todo esto. Básicamente te van vendiendo la idea de que no importa lo que pase, a él cualquiera de las situaciones va a terminar por alcanzarlo dentro de este pueblo en donde nadie lo quiere.

La segunda parte es donde se desata la locura para volverla por completo una comedia de zombies en toda la regla; iniciando con una escena de infección masiva dentro del estadio bastante memorable, la cual en cierta forma es la crítica más evidente hacia el ambiente y el comportamiento de los fanáticos dentro de un partido. A partir de ahí se desata una serie de situaciones a lo largo de todo el pueblo con diferentes personajes muy divertidas, con un humor que por momentos te hace recordar a Shaun of the Dead pero con un grado de violencia mucho más elevado gracias a que aquí la sangre fluye bastante (incluida una escena en slow motion de disparo a la cabeza); además de que la decisión de poner a zombies que corren le agrega una dinámica que va muy acorde al tema y que asemeja mucho más a una multitud enardecida.

El final si lo sentí un tanto forzado, así como es un poco decepcionante debido a que el conflicto que nos venden todo el tiempo tiene una resolución muy simple, pero tampoco afecta demasiado.

Las actuaciones están bastante bien, evidentemente Lenoir recibe el mayor tiempo en pantalla y saca a flote su personaje, pero todos los demás aprovechan al máximo lo que les dan para hacer de esto algo muy ameno. En producción no le pide nada a otras producciones de zombies: la fotografía es espectacular en general (especialmente todo lo que ocurre dentro del estadio), la ambientación de pueblito totalmente desolado está bien hecha, el trabajo de sonido es estupendo y los efectos, sin ser precisamente grandes, cumplen. Con respecto al maquillaje: tal vez no sea lo que uno espera, le afecta el modo en que se da la infección (vomito), pero esta ok.

Opinión final: Goal of the Dead es extremadamente divertida a pesar de su premisa tan loca. Un trabajo único que les hará pasar un muy buen rato.

Ojometro:
****

  

miércoles, 27 de agosto de 2014

Crítica: Leprechaun: Origins (2014)

Película dirigida por Zach Lipovsky y escrita por Harris Wilkinson, la cual significa su primer largometraje. Se estreno de manera limitada en cines dentro de los Estados Unidos el pasado 22 de agosto y vía VOD apenas ayer. Su salida en formato físico está programada para el próximo 30 de septiembre.

Sinopsis:

Dos jóvenes parejas se encuentran recorriendo Irlanda y en su camino llegan a un pequeño pueblo en donde los lugareños les cuentan sobre un sitio histórico que no pueden dejar de visitar. Lo que no saben es que esto es una trampa para dejarlos a expensas de una feroz criatura.



Comentarios generales:

Nunca he sido fan de la franquicia de Leprechaun y por ello esta nueva entrega no me generaba gran entusiasmo, en especial cuando me entere que WWE Studios contrato a personas bastante inexpertas para revivirla después de varios años de ausencia. Aun así el tráiler lucia bastante bien y además el concepto de mostrar los orígenes era prometedor; aunque nunca imagine el gran desastre que harían.

El principal problema con Origins es que en su intento por rehacer la historia eliminan casi todos los elementos característicos de la obra de Mark Jones y básicamente la convierten en una genérica en donde hubiera dado lo mismo poner a un leprechaun o a una rata gigante como la amenaza. Y no es porque crea que este mal el darle un enfoque mucho más violento a una fórmula que gasto todos sus cartuchos dentro de la comedia de terror, pero el trabajo tanto de Lipovsky como de Wilkinson es tan básico, con tantas cosas viejas, que al final de cuentas hubiera sido mucho más conveniente dejarla en su tono original dado a que nunca logran establecer algo nuevo.

De precuela no tiene mucho como para poder revivirla de manera sólida: los origines de leprechaun solo se limitan a un pequeño libro al que le dedican un par de minutos y al pasado del pueblo que ni siquiera es mostrado con algunos simples flashbacks; es más, el localizarla en Irlanda fue más que nada un capricho debido que ni por asomo utilizan el folklore del país como un aspecto fundamental. De ahí en fuera todo lo demás se trata de unos jóvenes que son perseguidos del punto A al punto B por algo, sin la mas mínima construcción de tensión, con muy poca sustancia en cada acto (no por nada dura un poco mas de 70 minutos) y que con el paso de los minutos crea un una dinámica totalmente repetitiva a la que ni siquiera logra salvarla las escenas de violencia, principalmente porque estas son muy pocas.

Aunque el mayor problema de todos es lo que hacen con el propio leprechaun. Es un cero a la izquierda, sin personalidad y con un look completamente genérico; con el cual además el director tiene una terrible obsesión de ocultarlo cada vez que aparece en cámara desenfocando la toma. Incluso por varios momentos ni siquiera es la principal amenaza para las víctimas, quitándole así todo el sentido a su presencia.

El final es anti climático y nuevamente se trata de algo que no encaja para nada con el título. Para el colmo te hacen suponer que habrá una escena post-créditos importante, así que te hacen esperar 12 largos minutos en vano.

Las actuaciones diría que están ok para lo poco que les dan, los personajes son mucho más inteligentes que el promedio y son un buen contrapeso para la mortal criatura. La producción es probablemente lo más destacado: el trabajo de fotografía es bastante sólido (especialmente el trabajo en exteriores por la noche), los sets están bien ambientados, el score cumple a pesar de no ser la gran cosa y en lo que respecta a los efectos/maquillaje tiene sus buenos detalles; aunque la criatura en si es muy pobre, casi un plagio sacado de The Descent.

Opinión final: Origins es decepcionante y un perfecto ejemplo sobre como no se debe de revivir una franquicia.

Ojometro:
**

  

lunes, 25 de agosto de 2014

Crítica: Speak No Evil (2013)

Película escrita y dirigida por Roze (Deadfall Trail). Tuvo un estreno limitado en cines a mediados del año pasado dentro de los Estados Unidos, aunque hasta hace apenas un par de meses salió en algunas plataformas digitales. Su salida en formato físico aun está pendiente.

Sinopsis:

Anna (Gabrielle Stone) es una madre soltera que una noche sufre su peor pesadilla al no encontrar a su pequeña hija, quien junto con todos los niños del pueblo ha desaparecido de forma misteriosa. Varias horas después estos regresan, incluida su hija, a quien le cortaron la lengua; aunque esto desatara un terror inigualable dentro de la comunidad.



Comentarios generales:

Los niños, si son utilizados de manera adecuada, suelen tener un efecto bastante fuerte dentro de las películas de terror gracias a que las personas no están acostumbradas al impacto que genera verlos como verdaderas amenazas. Esto lo sabe Roze y básicamente de ahí se aferra para que su nuevo trabajo no pase desapercibido.

Ya que Speak No Evil de inicio no te da una muy buena impresión debido a que básicamente todo el primer acto se limita a mostrar al personaje de Anna gritando mientras busca desesperadamente a su hija y peleándose con todo el mundo, dejándote así la sensación de que estás viendo muchas cosas en pantalla pero en realidad no ha pasado nada. Luego cuando llega el segundo acto el director, más que darte una explicación sobre lo ocurrido, lo que hace es de dejar la puerta abierta a la interpretación sobre todo lo que hay detrás del regreso de los niños y su extraño comportamiento; sin mostrar las más mínima intención de construir algo sólido alrededor de su desaparición que pudiera elevar el grado de misterio (todo se limita a alucinaciones de “algo” que sale de la tierra) o por lo menos establecer de qué demonios trata la película (¿Posesiones? ¿Aliens? ¿Dioses enfurecidos con la humanidad?).

Sin embargo, justo cuando piensas que ya no tiene salvación llega la parte más efectiva del filme casi al finalizar este mismo acto al darles rienda suelta a los niños en cuanto a la violencia y el gore. En serio, esta parte es intensa; varias de las acciones vistas siguen sin tener mucho sentido o le aportan poco a la historia, pero el terror generado mediante el conflicto entre padres e hijos es lo suficientemente potente como para mantener esto a flote sin la necesidad de recurrir a tediosas explicaciones que le pudieran bajar el ritmo.

El final realmente no te da muchas respuestas tampoco, aunque para varios puede resultar perturbador por su frialdad.

Las actuaciones son aceptables en su mayoría, aunque Stone por varios momentos resulta desesperante en su constante obsesión por hablar gritando. La producción es muy discreta: el trabajo de fotografía esta ok, tiene un sonido aceptable y el trabajo de maquillaje es muy básico. Aunque eso sí, todo lo generado por medio de CGI luce extremadamente pobre.

Opinión final: Speak No Evil es un esfuerzo aceptable que sufre de muchos altibajos y poca lógica. Vale la pena checarla especialmente por los niños.

Ojometro:
***

viernes, 22 de agosto de 2014

Crítica: Life After Beth (2014)

Película escrita y dirigida por Jeff Baena, la cual representa su primer largometraje. Se estreno de manera digital el pasado 15 de julio y de manera limitada en cines dentro de los Estados Unidos durante la semana pasada. Aun no hay información sobre una posible llegada a México o Latinoamérica.

Sinopsis:

Después de que su novia Beth (Aubrey Plaza) muriera gracias a una mordida de serpiente, Zach (Dane DeHaan) esta devastado y todos se preocupan por él cuando empieza a decir que está viva. Lo que nadie sabe es que, en efecto, Beth regreso misteriosamente de la muerte… aunque algo no anda precisamente bien con ella.


Comentarios generales:

Las comedias de zombies tienen muchas probabilidades de fracaso debido a que son tierra fértil para el humor barato y el uso de sangre al por mayor sin ningún tipo de balance, provocando así que los guionistas no busquen muchas ideas frescas para expandir un poco más el género. Por ello son contados los trabajos de este tipo que logran sobresalir y en esta ocasión creo que estamos ante uno que entra a esa selecta lista.

Evidentemente Life After Beth no está a la altura de otras que usualmente son reconocidas como el estándar máximo, pero Baena se las arregla para traernos una historia bastante original que logra un balance adecuado entre el drama, la comedia y los zombies. Además lo hace sin aferrarse a las reglas básicas, brindándole así un enfoque mucho más personal a la situación entre Zach y Beth  para ir revelando absolutamente todo sin caer en el típico caso de personajes huecos que no tienen nada detrás; básicamente hace que te involucres emocionalmente con estos al ver como una relación en el papel perfecta se va deteriorando poco a poco conforme ella va evolucionando en su nuevo estado, aunque sin caer en algo serio que pueda afectar el ritmo al volverlo lento o cansino para el espectador. De hecho, varios de los momentos más graciosos involucran a Beth reaccionando a los problemas que tienen como pareja. 

Probablemente uno de los aspectos criticables es que nunca explican por qué los muertos vuelven a la vida, pero personalmente no tuve problema con esto debido a que encaja a la perfección con la atmósfera de locura que posee la película, en donde gran parte del tiempo no sabes que es lo que ocurre; te das una idea, pero nunca estas totalmente convencido hasta que lo ponen en pantalla. Además el que los zombies mantengan sus personalidades hace que aporten mucho más que simples escenas de matanza (las cuales son mínimas), ya que por momentos no sabes quienes están más locos; si estos que solo responden en base a sus recuerdos o los vivos por su forma de lidiar con la situación.

El final es lo que más se asemeja a una película de zombies en sí, integrando los elementos “apocalípticos” y jugando con la idea de que en esta clase de escenarios catastróficos siempre habrá alguien importante que tendrá que morir para poder sobrevivir.

El casting es sorpresivamente talentoso para una película con tan poco presupuesto, siendo Plaza la más destacada al mostrar todo tipo de personalidades mediante una evolución de su personaje hilarante; aunque del otro lado de la moneda esta DeHaan, quien simplemente no puede cambiar su eterna expresión de aburrimiento. La producción es bastante sólida: el trabajo de fotografía en exteriores nos regala alguna que otra toma bastante espectacular, el score es buen complemento e incluso los contados efectos están bien hechos. Aunque el trabajo de maquillaje no me convenció del todo; obvio termina limitándolo la poca violencia que existe en el filme, pero salvo lo que hacen con la protagonista, todo lo demás es muy simple.

Opinión final: Life After Beth me gusto. Es una buena comedia de zombies que les hará pasar un rato por lo menos agradable.

Ojometro:
****

   

miércoles, 20 de agosto de 2014

Crítica: Varsity Blood (2014)

Película escrita por Jake Helgren, quien además hace su debut tras la cámara. Se estreno directamente en DVD apenas este 18 de agosto dentro del Reino Unido y el 19 dentro de los Estados Unidos. También está disponible en algunas plataformas digitales.

Sinopsis:

Después de un importante partido en la noche de Halloween, varios miembros del equipo de fútbol americano y algunas porristas deciden realizar una fiesta en una granja abandonada lejos del pueblo. Lo que no saben es junto con ellos también llegara alguien que no estaba invitado: un brutal asesino vestido con la botarga de su escuela.


Comentarios generales:

Helgren fue quien escribió el guion para Bloody Homecoming, por lo tanto no es de sorprender que su opera prima fuera otro slasher con fuertes tintes ochenteros. El problema con esto es que más que utilizarlos como una plataforma para tratar de construir algo innovador, lo único que hace es mostrar viejas formulas que en pleno 2014 son poco efectivas si no se les añade algo extra.

Básicamente Varsity Blood es una película que llego décadas tarde, la cual está llena de situaciones por demás vistas que difícilmente lograran obtener la atención necesaria del espectador debido a que estas corren a cargo de un grupo de personajes poco interesantes que en su mayoría se quedan estancados en estereotipos caricaturescos y cuya forma de hablar en verdad te genera malestar (algunos diálogos son atroces). De hecho, durante casi una hora lo único que vemos es a jóvenes lidiando con sus problemas sin que ocurra nada relevante; por ahí te muestran alguna que otra escena en donde sienten que son observados, pero nunca existe la intención de crear algo de misterio alrededor de la supuesta historia que llevara a los asesinatos o al menos en tratar de darle algo de relevancia a la festividad en donde se desarrolla.

También falla estrepitosamente al momento de explotar la sexualidad y la sangre para convertirla en un tipo de placer culpable entre los amantes de esta clase de cosas. La mayoría de las chicas mantienen su ropa en su lugar y los asesinatos, si bien algunos presentan cierta imaginación, se ven perjudicados gracias a la dirección diseñada para quitarles toda clase de impacto por querer favorecer en todo momento las expresiones de las víctimas. Incluso el propio asesino termina resultando intrascendente a pesar de que su imagen daba para un poco más.

El final presenta un giro inesperado, pero esta tan mal justificado que termina por resultar bastante estúpido.

Las actuaciones son malas; muy acartonadas y con poca intensidad en momentos que lo ameritaban. La producción tiene varias cosas que criticar: sufre de un terrible problema con la iluminación que arruina en demasía la parte de las muertes, lo cual evidentemente afecta parte del trabajo de efectos/maquillaje. Igualmente está muy mal ambientada (supuestamente es Halloween) y el trabajo con el sonido es pobre en algunas partes, ya que por momentos no se alcanzan a escuchar los diálogos o simplemente no se les entiende.

Opinión final: Varsity Blood es otro slasher sin mucho chiste. Salvo que sean muy fans de este tipo de trabajos la verdad no se las recomiendo.

Ojometro:
**

domingo, 17 de agosto de 2014

Crítica: Chrysalis (2014)

Película dirigida por John Klein y escrita por Ben Kurstin, la cual tiene la peculiaridad de haber sido financiada vía Kickstarter. Se estrenó de manera digital directamente en su sitio web durante el mes de abril, aunque ha tenido algunas exhibiciones limitadas en cine dentro de los Estados Unidos. Su salida en formato físico aun está pendiente.

Sinopsis:

Joshua (Cole Simon) y Penelope (Sara Gorsky) son de los pocos sobrevivientes que quedan después de que un ataque terrorista liberara un mortal virus décadas atrás por todo el mundo que convierte a las personas en zombies. En su camino se topan con Abira (Tanya Thai McBride), otra sobreviviente que los invita a unirse a su comunidad, pero para llegar a esta tendrán que enfrentarse a varios peligros.

Comentarios generales:

Las producciones financiadas vía Kickstarter no suelen generar grandes expectativas debido a que se les tacha de productos muy menores o de poca calidad. Una opinión con la cual hasta el momento resulta complicado estar en desacuerdo porque la mayoría de los trabajos que han visto la luz no han sido precisamente buenos, pero con Chrysalis lo que podemos notar es que estos poco a poco irán evolucionando de una mejor manera; siempre y cuando los recursos sean bien utilizados.

En este caso lo que nos trae Klein es una historia post apocalíptica que nos hará recordar a algunas otras pero en una escala menor, en donde más que enfocarse en el acontecimiento global lo que hace es centrarse en un trió de personajes que están conscientes de los peligros a los que se enfrentan, pero que aun así no saben cómo o cuando los tendrán frente a ellos. Ya que aquí lo que impera es la construcción de la tensión y el misterio al máximo, manteniendo a los zombies a raya con apariciones esporádicas mientras lo importante es ir viendo como la pareja protagonista maneja la anexión de alguien más a su rutina; teniendo siempre la sensación de que puede llegar una traición en todo momento que los pondrá en un riesgo incluso mucho más grande que los propios infectados gracias a la dependencia total que tienen el uno del otro.

Evidentemente esto puede resultar contraproducente con muchos fans debido a que con los zombies por lo regular se espera un gorefest, pero entre el claro mensaje sobre lo que separa a los humanos de estas bonitas criaturas y la impresionante atmósfera de desolación construida, poco o nada importará la falta de sangre. Realmente nunca se siente un ritmo pesado considerando la fuerte carga de diálogos que contiene e incluso la cuestión de terror siempre está presente de una u otra forma, aunque no de manera tan convencional.

El final es por mucho la parte más sangrienta, con algunos momentos de gran intensidad que le añaden esa dosis de dinámica necesaria. Sin embargo, si hay un aspecto al que creo se le pudo dedicar un poco más de tiempo considerando la relevancia que termina teniendo para todos los personajes.

En las actuaciones tenemos una gran química entre Simon y Gorsky, lo cual es vital para que la película funcione considerando que ellos son los que la sostienen; generando que los momentos más tediosos vayan por buen rumbo y realmente haciendo que a uno como espectador le importe su futuro. La producción está bastante bien: el trabajo de fotografía es realmente destacado, la dirección de arte está limitada a un puñado de locaciones muy bien diseñadas, el score es bueno y aun cuando creo que se pudo hacer un mejor trabajo con el sonido (los diálogos por momentos casi no se escuchan), este cumple. Incluso el trabajo de maquillaje es sólido con lo poco que muestran.

Opinión final: Chrysalis me gustó. Es un trabajo pequeño con muchas virtudes dentro de un género que está siendo explotado hasta el cansancio en la actualidad.

Ojometro:
****

jueves, 14 de agosto de 2014

Crítica: All Cheerleaders Die (2014)

Película dirigida por Lucky McKee y Chris Sivertson, quienes además son los guionistas. Se estrenó dentro de los Estados Unidos durante el mes de mayo de este año, aunque su salida en formato físico apenas se dio el pasado 22 de julio.  Aun no hay información sobre si tendrá distribución internacional.

Sinopsis:

Después de una tragedia, Maddy Killian (Caitlin Stasey) decide entrar al equipo de animadoras de su preparatoria para hacerle la vida imposible al capitán del equipo de fútbol. Sin embargo, su plan sufre un contratiempo que hará que tanto ella como el resto de las animadoras enfrenten un problema mucho más grave que simplemente lidiar con el nuevo año escolar.

Comentarios generales:

Tengo entendido que esta es una versión mejorada de un filme de muy bajo presupuesto que McKee y Sivertson realizaron cuando recién empezaban sus carreras, pero por más que trate no pude encontrarlo por ningún lado. Aún así supongo que mantienen las bases para traernos uno de esos trabajos cuya manera de disfrutarlos al máximo es no tomárselos tan en serio.

Esto debido a que All Cheerleaders Die es muy ridícula en su forma general de presentarnos las cosas; llena de clichés, estereotipos y humor barato que inicialmente no te dan una buena impresión porque todo parece llevar a caminos ya conocidos, pero que con el paso de los minutos va evolucionando de una manera bastante peculiar para así traernos una película que en el fondo utiliza el humor negro y la sátira para hablar de temas un poco más serios. Aunque su punto fuerte sin duda es la capacidad que tiene para cambiar no una, sino en dos ocasiones el rumbo de las cosas; volviendo un tanto complicado poder escribir sobre ella sin arruinar las sorpresas.

Simplemente se puede decir que es un cambio brusco que juega con diversos subgéneros.

Tiene un ritmo frenético de principio a fin, lo cual la ayuda bastante a digerir una segunda mitad que podría caer en lo absurdo con la mezcla de ideas que presenta. Sin embargo, entre el querer generar sorpresas constantes y el contenido sexual ligero termina perdiendo por momentos el rumbo, ocasionando que la parte más violenta no sea lo suficientemente gratificante al ir dejando olvidados poco a poco elementos que supondrías iban a ser más determinantes en el camino de las animadoras; quitándole de paso cierto valor de impacto a pesar de que si cuenta con una cantidad de sangre y muertes importante.

El final está ok. Técnicamente termina cumpliendo con la premisa inicial e incluso deja las puertas abiertas para una posible secuela.

El casting es desconocido hasta donde sé y en general están aceptables, salvo por la actuación de Tom Williamson como Terry; quien durante toda la película parece un robot sin el mayor grado de personalidad. La producción está bastante bien: tiene un trabajo de fotografía decente, un soundtrack muy bien seleccionado y tanto los efectos como el trabajo de maquillaje son sólidos. Su único punto bajo es la sangre generada por CGI.

Opinión final: All Cheerleaders Die causará mucha división, de eso estoy más que seguro. Si quieren ver algo sin pretensiones y divertirse, esta es la opción; de lo contrario, no creo que les agrade para nada.

Ojometro:
****

martes, 12 de agosto de 2014

Crítica: Beneath (2014)

Película dirigida por Ben Ketai (30 Days of Night: Dark Days) y escrita por la dupla Patrick Doody / Chris Valenziano. Se estrenó el pasado 27 junio dentro de los Estados Unidos en VOD, pero aun no se tiene información sobre si saldrá en formato físico o si  tendrá algún tipo de estreno a nivel mundial.

Sinopsis:

Un grupo de mineros queda atrapado 600 pies bajo tierra después de un colapso en su lugar de trabajo. Mientras esperan ser rescatados el aire se vuelve mucho más toxico y poco a poco todos empiezan a enloquecer, provocando que sus vidas corran mucho más peligro del que se imaginan.


Comentarios generales:

* Contiene pequeños spoilers

Hace nueve años The Descent básicamente estableció las nuevas reglas para toda aquella película de terror desarrollada por debajo de la tierra sin que haya podido ser superada hasta la fecha. Situación que no va a cambiar con Beneath, pero por lo menos tenemos un nuevo trabajo que se le acerca.

En lo que significa apenas su segundo filme, Ketai nos regala una experiencia con un componente psicológico bastante fuerte dentro de un escenario ya de por si aterrador y lo hace de una manera ligera, sin complicarse en lo absoluto con introducciones de personajes muy elaboradas que pretendan mostrar más allá de lo que necesitan para así establecer que ellos solo son uno de los tantos peligros dentro de esta historia, lo cual es precisamente su punto fuerte. Esto gracias a que entre el propio derrumbe, el dióxido de carbono, posibles espíritus y la locura colectiva el espectador nunca sabe realmente cual es la verdadera amenaza; envolviéndote dentro de una atmósfera bastante bien construida que magnifica mucho más las situaciones de riesgo e incluso genera en ciertas partes una sensación de agobio muy elevado, aunque no a los niveles claustrofóbicos de la obra de Neil Marshall.

Tiene un muy buen ritmo, nunca se te hace pesada; sin embargo, el hecho de que al inicio te revelen que solo hay un sobreviviente (una movida totalmente innecesaria) la termina dañando debido a que con el paso de los minutos puedes ir deduciendo fácilmente quien será el individuo en cuestión, quitándole así no solo cierto misterio, sino también interés y por ende convirtiéndola en algo aburrido para algunos. Igualmente, otras cosas criticables son el poco énfasis que se le da a la relación de Samantha con su padre cuando se supone que estos son los protagonistas de la historia y el hecho de que varias de las muertes son fuera de cámara.

El final evidentemente se ve afectado por la revelación ya mencionada, le quita fuerza, pero aún así es bastante bueno. Se logra mantener la tensión de manera elevada hasta este punto.

En lo que respecta a las actuaciones no se puede decir mucho, realmente la mayoría de los personajes son muy planos y el único que importa (Samantha, interpretado por Kelly Noonan) te resulta un tanto fastidioso. En producción tiene varias cosas que destacar: el trabajo de iluminación es espectacular, la recreación de la mina está muy bien lograda y a pesar de que no tiene muchas muertes en cámara, si cuenta con su buena dosis de sangre e imágenes de impacto.

Opinión final: Beneath es un trabajo bastante sólido. Vale la pena, sobre todo para aquellos amantes de un terror más psicológico.

Ojometro:
**** 

domingo, 10 de agosto de 2014

Crítica: Willow Creek (2014)

Película escrita y dirigida por “Bobcat” Goldthwait. Se estrenó en DVD el pasado mes de mayo dentro del Reino Unido y posteriormente llego durante junio a los Estados Unidos en VOD, así como de manera limitada en cines; mientras que su salida en formato físico se dará en septiembre.

Sinopsis:

Jim (Bryce Johnson) viaja junto a su novia Kelly (Alexie Gilmore) a Willow Creek, CA; lugar donde se originó la leyenda de Pie Grande. Su propósito es filmar un documental casero con el cual pretende autentificar la historia captando a la bestia en cámara, aunque las cosas no salen como originalmente lo tenían planeado.


Comentarios generales:

Pie Grande y el género de terror no se llevan, eso es algo que he aprendido de manera dolorosa durante estos últimos años en donde el found footage abrió las puertas para que trabajos sobre dicha leyenda lleguen al por mayor. Sin embargo, para mi sorpresa Willow Creek empezó a recibir críticas positivas y evidentemente esto me llamó la atención; ¿Acaso estábamos ante la película definitiva sobre este tema? Bueno… mi respuesta tajante es: no.

Puede que ya este viejo, pero los elogios que ha recibido simplemente no los comprendo cuando lo único que hace Goldthwait es utilizar idea tras idea de otras found footage en el bosque y mezclarlas de manera genérica sin el menor grado de complejidad posible, escudándose detrás de una leyenda que ciertamente nunca ha tenido, ni tendrá, mucha sustancia.

Y no es que utilizar algo que ha funcionado en el pasado este mal, pero aquí en serio no pasa nada durante al menos 55 minutos; nosotros como espectadores durante este periodo de tiempo nos vemos envueltos en un aburrimiento total dentro de una historia que se limita a mostrarnos como los protagonistas platican mientras manejan por la carretera, comen hamburguesas, se toman fotos junto a estatuas de Pie Grande, filman algunas entrevistas con lugareños intrascendentes e incluso una que involucra a un gordito dedicándole una canción a la criatura. Eso es todo; no hay suspenso, no hay conflictos, no hay locura, no hay sustos fáciles, no hay tensión, no hay nada.

Es hasta llegada la hora de metraje cuando las cosas obtienen un tono un poco más interesante gracias a que el director, inspirándose claramente en The Blair Witch Project, nos regala una larga secuencia dentro de una tienda de acampar donde juega de manera muy efectiva con los sonidos para ahí si generar una atmósfera atrapante y por mucho los momentos más aterradores de toda la película. Aunque no es suficiente como para sacarla a flote.

El final es decepcionante. No encontrarán un pago gratificante por la tediosa espera y nuevamente estarán ante algo que se ha visto infinidad de veces.

En las actuaciones encontramos lo mejor de Willow Creek, ya que ambos protagonistas tienen muy buena química; sin embargo, es Gilmore quien se lleva las palmas debido a que su personaje es el mejor construido y el que le brinda un poco mas de realismo a las cosas con su escepticismo. La producción es muy austera como buen found footage y salvo lo que logran con el trabajo de sonido en la escena de la tienda, realmente no tiene nada destacado.

Opinión final: Willow Creek es OTRA película sobre Pie Grande que representa OTRA grandísima decepción. Evítenla.

Ojometro:

jueves, 7 de agosto de 2014

Crítica: Axeman (2014)

Película escrita y dirigida por Joston Theney, quien además actúa dentro de la misma. Se estrenó el pasado 6 de mayo en los Estados Unidos directamente en formato físico y VOD, aunque actualmente también se le puede encontrar en Netflix y algunas otras plataformas digitales.

Sinopsis:

Un grupo de veinteañeros decide pasar un fin de semana dentro de una cabaña ubicada en el bosque. El sexo, el alcohol y los conflictos amorosos salen a relucir, pero todo esto se convertirá en una auténtica pesadilla cuando The Axeman, el sádico protagonista de una leyenda local, se presenta con deseos de matar a todo ser con vida.



Comentarios generales:

Debo de admitir que cada vez me resulta más complicado el poder ver trabajos distribuidos por Midnight Releasing debido a que por cada uno o dos ligeramente aceptables existen muchos más bastante malos. Aún así, a Axeman le brinde una oportunidad gracias al pequeño culto que ha formado y por las recientes noticias de su secuela; al menos eso podía ser un indicativo de que se tenía algo interesante aquí, pero no podría estar más equivocado.

Lo que nos ofrece Theney es uno de los slashers más huecos que recuerde y miren que eso no es algo muy sencillo de lograr, ya que desde la primera escena nos muestra que su mayor propósito en esta película no es precisamente desarrollar una historia con los estándares mínimos de calidad, sino tratar de crear un asesino que deje huella cueste lo que cueste. Para ello nos ensarta a uno de los grupos de victimas más detestables que se puedan ver, lleno de los típicos estereotipos pero ahora con una edad mucho más avanzada y cuya profundidad en su desarrollo se limita a verlos beber, tener sexo, vomitar, pelearse entre sí y tener unos diálogos dignos de niños de 10 años para tratar de generar humor barato con nula efectividad (por ejemplo: “I know you want to stick your Twinkie in my Suzie Q.”). Todo eso consume gran parte de la película, provocando que el tiempo entre las muertes sea bastante excesivo como para poder generar algo de impacto con estas a pesar de que si hay algunas llamativas.

Evidentemente a todos nos gusta ver como matan a “jóvenes” con bajo coeficiente intelectual, pero incluso el propio The Axeman es un cero a la izquierda. Claro, tiene una presencia interesante gracias a su imponente estatura (se trata de un ex jugador de la NBA), pero más allá de eso no existe nada que lo haga interesante: nunca establecen su pasado debido a que solo le dedican un par de minutos a la leyenda urbana y para el colmo tampoco te explican su motivación para matar a todo lo que se mueva o su fuerza sobrehumana. Inclusive su propio sobrenombre termina por no tener sentido debido a que el hacha brilla por su ausencia en un 99% de las muertes.

El final realmente te importa poco debido a que nunca sientes que el conflicto definitivo lleve a algo diferente a lo que has visto por más de 80 minutos. De hecho, para muchos podría resultar hasta cómico.

Las actuaciones son pésimas y aunque pretenden ocultar un poco la edad justificando que se trata de un grupo de veinteañeros, lo cierto es que la mayoría de los actores lucen más viejos que eso; lo cual vuelve mucho más patético su comportamiento de adolescentes. La producción también deja mucho que desear: muchas de las muertes se ven perjudicadas gracias a la generación de sangre por computadora y el trabajo de sonido es lamentable; en especial por un par de escenas que involucran eructos donde se nota claramente como insertaron el audio de manera forzada.

Opinión final: Axeman es muy mala. Un slasher bastante deprimente del cual resulta increíble que vaya a haber una secuela.

Ojometro:
*

miércoles, 6 de agosto de 2014

Crítica: Blood Glacier (2013)

Producción austriaca dirigida por Marvin Kren y escrita por Benjamin Hessler, quienes vuelven a hacer mancuerna después de su trabajo del 2010, Berlin Undead. Se estrenó a finales del 2013 en Austria, pero apenas salió en VOD dentro de los Estados Unidos el pasado 2 de mayo y su salida en formato físico está planeada para este mes.

Sinopsis:

Un grupo de científicos que se encuentra trabajando en los Alpes austriacos descubren que un glaciar está derramando un líquido que aparentemente afecta a la vida salvaje de lugar. Primero lo consideran como un asombroso descubrimiento científico, pero pronto se darán cuenta que sus efectos son mucho más peligrosos.

Comentarios generales:

Indudablemente por la temática y el lugar donde se desarrolla lo primero que se me vino a la mente fue The Thing, creo que es algo inevitable pensar eso cuando sabes de qué va a tratar y por ello me esperaba un tipo de clon mal hecho con idioma diferente, pero al final Blood Glacier resulto ser más entretenida de lo que hubiera imaginado.

Esto en gran parte se debe a que Kren y Hesslet establecen desde el primer instante que esta es una película que no se debe de tomar muy en serio y cuyo grado de profundidad en la trama tendrá un límite para darle paso a situaciones un tanto absurdas que, si bien no son para reírte, si son para establecer cierto aire de cine serie b.

Durante sus primeros 30 minutos es prácticamente una calca del clásico de Carpenter, donde se le da más importancia a mostrar el paisaje o a la propia interacción entre los científicos mientras la amenaza se mantiene en secreto; situación que le brinda un poco más de sustancia a la historia y a la postre provoca que algunas muertes no se sientan totalmente random al construir conflictos que juegan con la moralidad de ciertos personajes. Sin embargo, falla en tratar de crear suspenso.

Lo mejor llega a la mitad cuando se revela la loquísima amenaza y se da paso a la acción generada por medio de las criaturas, la cual por un lapso importante se lleva a cabo por medio de dos grupos diferentes para posteriormente unirlos con el propósito de crear una sensación de paranoia extrema bastante efectiva. Lo malo de esto es que al dividir la acción hay momentos que se sienten particularmente vacíos, quitándole así bastante ritmo: justo cuando crees que esta por arrancar algo importante con uno de los grupos la escena se corta para mostrar al otro apenas descubriendo el peligro y termina con absolutamente toda la tensión generada. Igualmente hay que añadirle el hecho de que integran ciertas cosas que simplemente no encajan como un aborto o una rubia que sale corriendo de la nada en plenos Alpes (supuestamente de difícil acceso) que por alguna razón se vuelve importante, a pesar de que nunca revelan nada sobre ella.

El final es lo que uno espera, aunque por ahí siento que falto un enfrentamiento mucho más sangriento con las criaturas.

Las actuaciones me parecieron aceptables, especialmente Gerhard Liebmann y Edita Malovcic logran una química bastante buena que carga con todo el peso de la segunda mitad. En producción definitivamente la fotografía resalta gracias a las tomas en exteriores, aunque lo que más llamará la atención sin duda serán los efectos prácticos utilizados; no solo con las criaturas, sino también con una escena de extracción. Estos son  lo que básicamente que le brinda el toque de serie b.

Opinión final: Blood Glacier está ok. Una buena opción para simplemente pasar el rato sin tener grandes expectativas.

Ojometro:
***

sábado, 2 de agosto de 2014

Crítica: The Purge: Anarchy (2014)

Secuela dirigida y escrita nuevamente por James DeMonaco. Se estrenó en cines dentro de los Estados Unidos a mediados de julio y aquí en México llegó a las pantallas este pasado viernes 1 de agosto. Hasta el momento lleva 64 millones de dólares recaudados en taquilla a nivel mundial.

Sinopsis:

Es 21 de marzo del 2023 y solo faltan unas cuantas horas para el inicio de una nueva purga anual dentro de los Estados Unidos, la cual según los medios ha disminuido los niveles de desempleo y pobreza como nunca antes. Ya en medio de esta, un grupo de cinco desconocidos cruzarán sus caminos en busca de sobrevivir tan terrible noche… o hacerle pagar a unos cuantos sus actos en el camino.

Comentarios generales:

El consenso general con The Purge hace un año fue que la idea detrás era increíblemente original, pero muy mal ejecutada. Esto parece que le pego a DeMonaco, quien para esta secuela pule mucho mejor el concepto y se preocupa por darle algo más al espectador que una simple invasión a casas en donde la mayor parte del tiempo no pasa nada; provocando así uno de esos raros casos donde la secuela es mejor que la primera entrega.

Anarchy es absolutamente todo lo que esperabas ver hace un año debido a que es una expansión natural de la historia, la cual profundiza mucho más en los motivos que existen detrás de la purga y sobre como la población general de los Estados Unidos maneja esta “festividad”, sin limitarse únicamente en la clase alta e incluso insertándole un discurso político. Ahora se nos presentan tres historias desde diferentes perspectivas sociales que terminan ligándose en una sola y esto es un punto fundamental para su éxito, ya que la atmósfera llena de tensión previa al inicio de la masacre ahora se transmite desde diferentes escenarios para ir construyendo poco a poco una serie de confrontaciones que con el paso de los minutos revelan más cosas de las que uno supone va a ver en un inicio.

Evidentemente la locura colectiva, las pandillas, la venganza y el concepto de que lo peor que se puede hacer durante esta noche es ayudar a alguien siguen, pero al desarrollarse gran parte de la película en las calles se te muestra de mucho mejor manera los peligros de esta celebración creada supuestamente para el beneficio de las personas; ahora el riesgo en cada esquina es latente, la acción es continua y la violencia tiene niveles mucho más perturbadores a pesar de que nunca se llegan a mostrar cosas tan gráficas.

Además de que juega de manera efectiva con el aspecto político/social: no solo porque esto ayuda a desarrollar un conflicto que seguramente será el punto central en caso de una tercera entrega, sino porque además establece que durante esta noche el dinero juega un papel fundamental para un gran porcentaje de las personas que salen a matar (y las que no).

Los minutos finales son bastante buenos, sobre todo te dejan una sensación de que lo ocurrido en esta ocasión si sirvió para algo y brinda esa revancha tan necesaria.

Las actuaciones en general están bastante bien, por ahí algunos personajes caen demasiado en ciertos estereotipos pero no es nada que llegue a molestar; aunque personalmente encontré demasiado fastidioso el de Cali. La producción es impecable: el trabajo de fotografía ayuda muchísimo a establecer la atmósfera de peligro continuo, el sonido en general es sólido, tiene buenos efectos y un score que resulta buen complemento. Por ahí solo se le puede cuestionar la falta de sangre considerando que la violencia es un aspecto importante dentro de la película.

Opinión final: Anarchy es una secuela que supera a su antecesora en todos los aspectos y, en general, una gran sorpresa. De lo mejor de este 2014.

Ojometro:
*****