lunes, 30 de marzo de 2015

Crítica: The Slashening (2015)

Película escrita y dirigida por Brandon Bassham, la cual significa su primer largometraje y debut dentro del género. Se estrenó el pasado mes de febrero en VOD dentro de los Estados Unidos, pero no parece que vaya a tener otro tipo de distribución.

Sinopsis:

Lucy, Eva, Ashley, Beth y Margot son seis amigas que planean tener la mejor pijamada de sus vidas. Lamentablemente lo único que tendrán es una noche que pondrá a prueba su amistad al salir a la luz traiciones y engaños… todo mientras un sádico asesino ronda por el lugar.



Comentarios generales:

Justo cuando por el minuto 15 o 20 te encuentras frente a un grupo de chicas discutiendo sobre que cada vagina tiene un sabor diferente sabes que estás condenado. De manera casi inmediata tú cerebro se prepara para tratar que los próximos sesenta minutos resulten lo más agradables que se pueda mientras ves algo que a todas luces será atroz.

La verdad el encontrarle algo positivo a The Slashening es una tarea complicada debido a que esto no solo entra en la clasificación de proyectos cuasi escolares, sino que además el hecho de que maneje un humor tan increíblemente estúpido de manera deliberada como uno de sus puntos fuertes hace peor las cosas. Diría que un 95% de la película depende de que tan bien tomen los chistes y si, como fue en mi caso, no le encuentras gracia alguna esto será un suplicio; realmente todas las situaciones presentadas te hacen sentir cierta pena por los actores gracias a lo absurdas que resultan.

Pasando a la parte del terror, bueno… no tiene mucho. Cuenta con varias muertes, aunque la mitad son de repartidores de pizza asesinados de la misma manera y el resto (salvo un par de excepciones con los únicos toques cómicos efectivos) son demasiado genéricas. Ni que decir de la construcción de tensión o misterio, eso es inexistente; es más, la identidad del asesino la deduces muy fácil en unos cuantos minutos para quitarle así la única duda razonable que esto pudiera tener y de paso hacer irrelevante el final.

Las actuaciones son bastante malas, se trata de actores en sus treintas tratando de hacerse pasar por adolescentes y eso provoca que se vean mucho más ridículos haciendo dichas tonterías. La producción es muy pobre en general, lo cual es normal considerando el ínfimo presupuesto con el que se contó; aunque los efectos prácticos y trabajo de maquillaje que presentan son aceptables.

Opinión final: The Slashening es pésima, no hay mucho más que decir.

Ojometro:
*

jueves, 26 de marzo de 2015

Crítica: A Girl Walks Home Alone at Night (2015)

Producción estadounidense hablada completamente en persa que significa el primer largometraje para la directora Ana Lily Amirpour, quien además es la guionista. Obtuvo notoriedad en el Festival de Sundance del 2014, pero no fue sino hasta este pasado 20 de marzo que se estrenó vía VOD; además tiene planeada su salida en formato físico durante el mes de abril.

Sinopsis:

Una historia de amor entre dos almas torturadas en el pueblo iraní llamado BAD CITY… un lugar que huele a muerte y soledad; donde un solitario vampiro se aprovecha de los habitantes más depravados para saciar su sed de sangre.


Comentarios generales:

“Un nuevo clásico del género de vampiros”, “Lo mejor que le ha pasado a los vampiros desde Let the Right One In”, “Una obra maestra”. Estas son solo algunas de las opiniones que leí desde que se exhibió en Sundance, así que mis expectativas se encontraban por las nubes y las peculiaridades que la envuelven (dirigida por una mujer, dónde se lleva a cabo, el idioma) solo hacían que aumentaran; vamos… esperaba algo en verdad espectacular, pero después de una hora y media no lo pude encontrar.

A Girl Walks Home Alone at Night es un trabajo que inmediatamente te deja claro que es poco común y que no existe algo similar por ningún lado debido a que Amirpour juega de manera muy inteligente con el aspecto visual al utilizar ciertas técnicas con la cámara para hacerte sentir que no solo estás viendo una película, sino también un secuencia de imágenes estáticas que, gracias al uso del blanco y negro, resultan absorbentes. Algo que sin duda ayuda a darle un toque único porque es en base a esto que se logran construir casi en su totalidad los contados momentos de terror genuino para respaldar lo que en esencia es una historia de “amor” muy simple; en la cual todo se desarrolla de manera lenta, centrándose principalmente en lo raro y deprimente que rodea a Bad City.

Lo malo es que dicho desarrollo llega a un punto en donde te desesperas porque no pasa mucho, las cosas no avanzan y esto se acentúa con la poca relevancia que tienen el resto de los personajes secundarios (así como la integración de algunas escenas que no encajan); básicamente es una ciudad fantasma sin nada interesante más allá de su sanguinaria vigilante. Ella es la que realiza todas las conexiones dentro de la historia y la naturaleza misma de su relación con Arash termina por desencadenar muchas preguntas sobre su extraño comportamiento debido a que a todas luces hay afecto por un humano cuyas acciones no son muy diferentes a las de aquellos que ha matado, pero por alguna razón con él se comporta de manera distinta.

El final te deja con la sensación de vacío. No esperaba acción o sangre considerando todo lo previo, pero si una conclusión más interesante que no solo se limitara a tratar con pinzas el extraño enamoramiento entre ambos protagonistas.

Las actuaciones están bien, Sheila Vand y Arash Marandi cargan con todo el peso de la película; siendo ella la que ofrece varios de los momentos más aterradores a base de expresiones. La producción no es llamativa, tiene efectos mínimos y en general la ambientación se puede apreciar muy poco; sin embargo, si tiene dos cosas que resaltan bastante: su fotografía y su score. Lo primero ayuda a imprimir un aire de los años 30s dada su simpleza, mientras que lo segundo es una combinación de sonidos interesante que contrastan de buena manera con la eterna soledad presentada. 

Opinión final: A Girl Walks Home Alone at Night es una película complicada de valorar y definitivamente no es para todos. Hubo cosas que me gustaron pero el producto general simplemente no me convenció.

Ojometro:
***

martes, 24 de marzo de 2015

Crítica: Backcountry (2015)

Película escrita y dirigida por Adam MacDonald, la cual significa su primer largometraje. Se estrenó el pasado 20 de marzo de manera limitada en cines, iTunes y VOD dentro de los Estados Unidos; aunque no existe información sobre si saldrá en otros mercados.

Sinopsis:

Jenn (Missy Peregrym) y Alex (Jeff Roop) son una joven pareja de la ciudad que va a acampar durante algunos días en el bosque. Estando ahí las cosas no saldrán como lo habían planeado y pronto se encontrarán, sin saberlo, perdidos en el territorio de un animal nada amigable.




Comentarios generales:

A veces es complicado saber que tanta relevancia tendrá el terror dentro de una película simplemente con ver el tráiler o leer la sinopsis; a ti te la venden como una del género y no te queda más que checarla para comprobarlo. En el caso de Backcountry esto fue lo que ocurrió después de algunos meses de estar leyendo reportes conflictivos y aunque claramente no cumple con varios de los estándares para clasificarla completamente como de terror, la verdad no esta tan alejada de otros trabajos que tratan sobre Pie Grande o cualquier cosa similar.

Desde los primeros minutos MacDonald te deja claro que su enfoque será generar una historia en donde pueda involucrarte por completo con los dos personajes principales y en base a eso construir una serie de eventos que reflejen cotidianidad, pero a la vez que algo no está bien desde un inicio. Lo cual evidentemente genera algunos problemas gracias a que esto amerita implementar un ritmo pausado durante gran parte de la película; causando así un primer acto poco llamativo, donde realmente no pasa mucho y que depende en exceso de una escena con el único otro personaje cuyo principal propósito es causar dudas (¿Acaso es un sádico asesino? ¿Se le tiene que creer lo que dice? ¿Los está siguiendo?), así como tensión entre la pareja para ir preparando el camino a otro tipo de conflictos que vendrán más adelante.

Algo que de entrada es efectivo porque una vez pasado este encuentro las cosas obtienen un aire de misterio mucho más marcado y la relación sufre un cambio perceptible que ayuda a generar dudas con respecto al peligro que los asecha. Sin embargo, esto lamentablemente dura muy poco debido a que unos cuantos minutos después te revelan cual es la verdadera amenaza, no juegan con esta y de ahí en adelante todo resulta demasiado predecible; no aburrido, pero si le hacen falta más emociones considerando la cantidad de drama personal que se incluye. Es como si tuvieran la intención de llevar las cosas a otro nivel sin gran idea y siempre terminan regresando al escenario pasivo conocido para no desbalancear la historia.

La parte final es sin duda lo mejor. La escena del ataque es agobiante y extremadamente gráfica, la cual te provoca una clase de terror diferente e inicia la verdadera esencia de la película: el instinto de supervivencia.

Las actuaciones están bien; Peregrym y Roop tienen buena química, mientras que la breve aparición de Eric Balfour es acertada (salvo su triste intento de acento). La producción no es nada del otro mundo pero en general la factura es sólida: el trabajo de fotografía se beneficia mucho del paisaje, el sonido es limpio, los efectos se limitan a una cabeza de oso que se ve un tanto falsa y el trabajo de maquillaje, aunque discreto, logra su labor de shock justo cuando es necesario.

Opinión final: Backcountry es una película más sobre supervivencia que de terror. Está bien, pero no está planeada para los fans del género.

Ojometro:
***

sábado, 21 de marzo de 2015

Crítica: Clown (2015)

Película dirigida por Jon Watts, quien además es co-escritor del guión junto con Christopher D. Ford.  Salió directamente en DVD y plataformas digitales dentro del Reino Unido el pasado 2 de marzo, aunque aún no tiene fecha establecida para el continente americano.

Sinopsis:

Kent (Andy Powers) es un padre amoroso que encuentra un traje de payaso para utilizarlo en la fiesta de cumpleaños de su pequeño hijo.  Lo que no sabe es que no se trata de un traje común y pronto empezará a sufrir una transformación que forma parte de una antigua maldición que cae en todo aquel que lo utiliza.



Comentarios generales:

Supuestamente esta película iba a salir el año pasado, de hecho, era de las que más esperaba; sin embargo, por motivos que desconozco se retrasó y eso fue generando una gran expectativa a su alrededor (junto con el nombre de Eli Roth ligado como productor). El tráiler era llamativo, además de que históricamente los payasos son personajes que funcionan dentro del género con fórmulas simples; realmente todo estaba a su favor para hacer de Clown algo muy importante. ¿Lograron eso? No precisamente, aunque el resultado está lejos de ser malo.

Lo que la dupla Watts/Ford nos regala es una historia que en el papel luce muy simple, la cual rápidamente introduce algunos momentos chuscos con el personaje de Kent mientras este lidia con los problemas iniciales que le provocan el traje; dándole así un aire ligero a lo que ocurre y que te prepara de buena forma para lo que supones será un golpe directo cuando las cosas se pongan feas. Situación que lamentablemente no se da y que en realidad es el principal problema de la película debido a que el primer acto es utilizado para ir desarrollando poco a poco los misterios que hay detrás, provocando que todo transcurra de manera exageradamente lenta, sin sustos o momentos con un grado de intensidad siquiera decente; simplemente no ocurre demasiado más allá de los conflictos internos del personaje principal y una breve explicación de los ficticios orígenes de la fuerza maligna detrás que, si bien son interesantes, no juegan un papel fundamental en los primeros 40/45 minutos.

Es hasta que llega el segundo acto cuando en verdad esto se torna interesante debido a que finalmente deciden meter el acelerador y la transformación empieza a tomar forma como uno quería desde varios minutos atrás. Ciertamente no es algo tan espectacular o lo sangrienta que uno esperaría, pero está bien llevada; además que los detalles del pasado del traje son lo suficientemente perturbadores para brindar una buena dinámica entre una cosa y la otra. Generando así la preparación idónea para la mejor escena de todas: la del centro de juegos.

Realmente nunca imagine que un escenario así podría brindar una atmósfera tan interesante: sabes perfectamente bien cuál será el trágico destino de alguno de los niños, pero la construcción de los ataques tiene un grado de tensión tan potente que aún así te perturba. Lo único malo es que no son tan gráficos o violentos, la sangre se mantiene en lo mínimo cuando a mi juicio era necesaria por lo menos una muerte con estas características.

La parte final es destacada. Por fin se revela al payaso en su totalidad y la meticulosa historia detrás de este recibe la atención debida para generar un conflicto entretenido que combina cierta acción, una buena dosis de sangre y un cierre con el que por momentos parece jugarán un poco, pero que terminan haciéndolo totalmente crudo y sin sentimentalismos.

De las actuaciones puedo decir que en general son buenas; salvo la del hijo y el abuelo que te desesperan, todas las demás cumplen a la perfección su cometido. La producción es sólida: el trabajo de fotografía es bueno, la dirección de arte está bien pensada, tiene un buen score, cuenta con unos efectos decepcionantemente limitados y el trabajo de maquillaje en la transformación es de destacar.

Opinión final: Clown es un auténtico volado. Si no tienen problemas con el primer acto seguro les agradará, pero si ese no es el caso seguramente les dejará sentimientos encontrados.

Ojometro:
***

jueves, 19 de marzo de 2015

Crítica: Invasion of the Undead (2015)

Película escrita y dirigida por Torey Haas, la cual significa su primer largometraje. De momento solo salió directamente en VOD el pasado 3 de marzo, pero está disponible para que todo el mundo la pueda adquirir/rentar en este sitio.

Sinopsis:

Cuando la desempleada Allison (Marie Barker) se encuentra a una extraña criatura en el baño de su mansión recién heredada, ella contacta a Desmond (Greg Garrison) y Jake (Dylan Schettina), un par de exterminadores independientes. Para su mala fortuna ellos no son precisamente el equipo más competente y pronto el pasado de la mansión revelará que no solo estarán peleando por sus vidas, sino por el futuro del mundo entero.


Comentarios generales:

Cuando lees que en total se tardaron tres años para terminar la película y que solo contaron con $17,000 dólares de presupuesto resulta complicado no ser pesimista con lo que estas a punto de ver. Eso por lo regular no son buenas noticias y existen incontables ejemplos para justificarlo; sin embargo, para mi fortuna Invasion of the Undead es una muestra de que los trabajos con dichas limitaciones no siempre tienen que parecer proyectos escolares.

La historia en un inicio es por demás simple y Haas no pretende darle muchas vueltas al establecer rápidamente el problema central, lo cual me pareció buena idea ya que te dejan claro que aquí las cosas no hay que tomarlas tan en serio y que el aspecto cómico jugará un rol importante dentro de todo esto. La dinámica Alison/Exterminadores es hasta cierto punto inocente, sin mucha interactividad durante los primeros minutos para así poder desarrollar rápidamente situaciones tanto fuera como dentro de la casa que ayudan a darle cierta personalidad a los zombies; además de que presentan una situación sorpresiva que cambia por completo el panorama inicial y que ciertamente no ves venir.

Todo el primer acto transcurre muy rápido y de manera fluida, por ello cuando llega el segundo se siente de golpe el cambio debido a que este necesita un poco mas de elaboración para explicar con detalle los misterios detrás de la mansión; los cuales, ciertamente, son muy pobres. Esto provoca que se sienta tedioso lo que ves, repitiendo muchas cosas una y otra vez que dejan la sensación de que, salvo por la envidiable condición física que obtendrán los personajes por todo lo que corren, no hay un gran progreso en la historia. Igualmente, cuenta con el terrible problema de que gracias al tipo de iluminación que utilizan muchas cosas no se logran apreciar de buena manera e incluso vuelve un tanto incomoda la experiencia.

El final es entretenido porque logran que la batalla decisiva se sienta importante a pesar del pobre despliegue de efectos. Te da risa principalmente por el villano, pero en general es muy dinámico y contrarresta un poco la pesadez del segundo acto.

En las actuaciones es Barker la que tiene más soltura, en ella recaen varios momentos importantes; mientras que los otros dos no lo hacen mal, aunque especialmente Garrison luce muy forzado en algunas escenas. La producción demuestra el reducido presupuesto con el que contó: la iluminación utilizando principalmente luces rojas/verdes/azules durante las escenas nocturnas es una pésima idea por las razones previamente mencionadas; el trabajo de sonido es decente, está bien editada y los efectos son un tanto arcaicos, pero tienen cierto encanto que le brindan un aire de serie b.

Opinión final: Invasion of the Undead está ok. Por lapsos es entretenida y por otros un tanto boba, pero no es de más darle una checada.

Ojometro:
***

miércoles, 18 de marzo de 2015

El Ojo del Horror en Facebook

Así como lo leen, al fin he decidido crear una página de Facebook para el blog. Esto era algo que desde hace algún tiempo tenía la intención de realizar, pero por diferentes razones se había quedado pendiente (pereza principalmente).

En general la página de FB será para colocar noticias, trailers, imágenes o posters que salgan día a día con respecto a películas, series, videojuegos y demás cosas que me parezcan relevantes. Además para tener más contacto con ustedes.

Así que ya pueden checarla AQUÍ y darle en “Me Gusta” (Uwe Boll vendrá por ustedes mientras duermen si no lo hacen).

Nota: Dado a que no sé cual será la respuesta y tampoco sé si tendré el tiempo para actualizarla de manera tan constante, estará de prueba un mes. Si veo que nada más no funciona desaparecerá repentinamente. 

martes, 17 de marzo de 2015

Crítica: Dead Still (2014)

Película escrita y dirigida por Philip Adrian Booth (Death Tunnel), quien hace su regreso a los largometrajes. Se estrenó en el canal Syfy durante octubre del año pasado como parte del especial “31 Days of Halloween” y desde entonces ha salido en formato digital.

Sinopsis:

Tras la muerte de su famoso bisabuelo, el fotógrafo de bodas Brandon Davis (Ben Browder) hereda una antigua cámara que le pertenecía y con la cual se dedicaba a fotografiar a los muertos durante la época victoriana. Emocionado la utiliza de manera inmediata, pero pronto todos aquellos a los que ha fotografiado empiezan a sufrir de horribles y bizarras muertes que están conectadas con el oscuro pasado de su fallecido familiar.

Comentarios generales:

En los meses recientes el canal Syfy ha adoptado una nueva postura en cuanto al contenido que presentan y eso se ha visto reflejado en las producciones de terror. Con esto no quiero decir que ahora todo lo que hacen son las joyas que el género buscaba, pero si se nota un poco más de esfuerzo por mostrar algo mucho más elaborado y Dead Still, aunque se queda a medias, es un buen ejemplo de esto.

Ya que Booth nos regala una historia cuyo punto central es uno muy básico (un objeto poseído) pero toma inspiración de un aspecto real antiguo como lo es fotografiar a los muertos para darle un toque en extremo tétrico a todo. Realmente durante los primeros 30/35 minutos no se complica la vida en lo absoluto al sustentar gran parte del encanto por medio de una atmósfera 100% aterradora para los niveles de TV y presentar una dinámica de muerte tras muerte cada cinco minutos que le añade un toque de gore poco esperado, pero a la vez muy bien logrado que complementa de buena manera todo el misterio que rodea a la cámara; generando de paso una sensación de que algo realmente importante puede desencadenarse.

Lamentablemente lo importante nunca llega y eso se debe a que de pronto la simpleza se pierde para darle paso a una serie de enredos que nunca son debidamente explicados o que, en su defecto, son tratados con pinzas. Lo que originalmente se trataba sobre un objeto poseído ahora pasa a ser una trillada historia de dos mundos cuyo ritmo es en exceso acelerado y repite lo mismo sin mucho chiste, provocando así que se torne bastante aburrida en el momento más trascendental de todos.

El final es poco satisfactorio. Lo alargan demasiado y todo el tiempo se siente carente de emoción; nunca logran que el conflicto se sienta nivelado como para generar la tensión necesaria que mínimo te haga dudar un poco.

Las actuaciones en general son aceptables, aunque Ray Wise destaca por encima del resto a pesar de que recibe muy poco tiempo en pantalla. La producción es sin duda su punto fuerte: está bien ambientada considerando ciertas limitantes que se ve que tuvieron con la dirección de arte; el trabajo de fotografía ayuda a generar un ambiente perfecto en determinados momentos; el sonido es bueno y la caracterización de los espíritus está bien lograda. Sin embargo, son los efectos prácticos los que resaltan dado a lo gráficos que son durante la primera mitad de la película.

Opinión final: Dead Still está ok. Realmente es una película digna de TV que no les dejará mucho, pero tampoco es un desperdicio.

Ojometro:
***

viernes, 13 de marzo de 2015

Crítica: Zombieworld (2015)

Antología de zombies que consta de once historias dirigidas por un total de 14 directores. Salió directamente en DVD y VOD dentro de los Estados Unidos el pasado 24 febrero, aunque no hay información sobre si llegará a otros mercados.

Sinopsis:

No hay ningún lugar para esconderse… ningún lugar donde correr… el apocalipsis zombie ha llegado y ahora el mundo les pertenece a los muertos. Desde Irlanda, Canadá, Australia; pasando por Europa y los Estados Unidos, todas las noticias reportan algo escalofriante: los muertos vivientes aterrorizando y devorando a los vivos.


Comentarios generales:

La verdad no estoy muy seguro, pero creo que esta es la única antología de zombies que ha salido; o al menos en mi caso es la primera que veo (o recuerdo). Algo que desde el primer instante le daba un plus interesante considerando que en el papel se trataba de una idea fresca, de un concepto que podía beneficiarse en demasía por la increíble popularidad que gozan los zombies en la actualidad; sin embargo, una vez que me puse investigar un poco más y supe que varios de los cortos ya eran viejos se perdió todo el encanto.

Esto porque al tener varios trabajos de años anteriores lo primero que te dan a entender es que la película no fue planeada con esos cortos originalmente, lo cual provoca que como antología en si Zombieworld deje mucho que desear debido a que no maneja una conexión estable entre las historias. Teniendo como resultado más que nada un alocado viaje visual en donde hay muchísimo relleno.


“Zombie News” (Jesse Baget)

Se trata de la historia central que desencadena todo lo demás. En general está entretenida, es lo único de toda la película que tiene continuidad y cuenta con alguno que otro chiste oculto; además la transformación Bill Oberst Jr. resulta muy divertida de ver (no solo por su espectacular peluca).


“Dark Times” (Peter Horn/ Jared Marshall)

Es con el que inicia la película y básicamente se trata de un found footage con dos tipos escapando de los zombies dentro del bosque. Solo puedo decir que está bien producido y maneja unos chistes muy pobres; de ahí en fuera no tiene gran cosa.


“Fist of Jesus” (Adrian Cardona/David Muñoz)

Por mucho lo mejor de Zombieworld, a pesar de ser un corto del 2012. La manera en la que explican el origen de los zombies es bastante hilarante y está lleno de acción totalmente over the top, aunque para mi gusto es más largo de lo que debería.


“How To Survive A Zombie Apocalypse” (Verdan Marjanovic Wekster)

Consta de dos partes (la segunda la veremos después de tres cortos a partir de este) y salvo por un par de puntadas no tiene mucho que destaque. Muy similar a las guías de supervivencia que pasan durante los comerciales en el canal Syfy, pero sin gracia.


“I Am Lonely” (Phil Haine)

Tiene un inicio prometedor, pero en general termina siendo un largo monólogo con un pago no lo suficientemente satisfactorio.


“Dead Stop” (Tommy Woodard)

Este es un corto del 2011 que claramente está ahí como relleno. No dura más de 5 minutos y lo único que vemos es a un policía con una capacidad de reacción muy pobre.

“Home” (Cameron McCulloch)

Resulta sorprendente que el corto más elaborado de todos sea uno del 2010 (si, leyeron bien, ¡2010!). Es el único que muestra un desarrollo mucho más serio, con una pequeña historia contada de manera adecuada y una preocupación por generar una atmósfera acorde a esta.


“Dead Rush” (Zachary Ramelan)

Otro corto en donde no pasa gran cosa. Te lo presentan desde una perspectiva de primera persona y en general es sobre ver cómo tres tipos corren sin gran idea de lo que tienen que hacer para sobrevivir.


“Teleportal” (Paul Shrimpton)

Este es el de menor duración de todos (no más de tres minutos). No aporta nada; sin embargo, me hizo recordar de cierto modo a una película de finales de los 80s de nombre The Video Dead.


“Certified” (Luke Guidici)

Me gustó. Es el que menos está ligado a los zombies debido a que tratan el tema de otro modo y por ello se siente un tanto fuera de lugar; tal vez sea el corto con la producción más pulcra de todas.


“Marathon Apocalypse” (Adam O'Brien)

Esta es la conclusión de How To Survive A Zombie Apocalypse al atar las dos historias previas para darles sentido. No cambia mucho las cosas al respecto, pero está ok.


“Brutal Relax” (Adrian Cardona/David Muñoz/Rafa Dengrá)

De historia no tiene mucho debido a que, al igual que Fist of Jesus su fuerte es la acción desenfrenada y vaya que la hay. Es un festival de efectos prácticos sumamente llamativos por el nivel de violencia gráfica presentada; mucha sangre, desmembramientos y órganos internos volando hacen de esto un buen cierre.

----

Opinión final: Zombieworld es una idea interesante mal ejecutada. Sin duda una antología que pasará sin pena ni gloria.

Ojometro:
**

miércoles, 11 de marzo de 2015

Crítica: Beaster Day: Here Comes Peter Cottonhell (2015)

Película escrita y dirigida por los Snygg Brothers. Se estrenó el pasado 13 de enero dentro de los Estados Unidos por medio de diversas plataformas digitales, pero luce imposible que salga en formato físico o que llegue a otros mercados.

Sinopsis:

Un gigantesco conejo de pascua sediento de sangre empieza a matar sin misericordia a los habitantes de un pueblo, esto mientras el alcalde se hace de la vista gorda en vísperas del festival anual. Todo parece perdido mientras los ataques se incrementan; siendo la última esperanza del pueblo una actriz wannabe y un loco cazador de perros.


Comentarios generales:

Al momento de leer la sinopsis sabía que tenía que alejarme lo antes posible de esto, pero simplemente no pude. Tal vez haya sido por lo ridículo o tal vez porque esperaba algo parecido a las películas de Syfy; sin embargo, esto fue muchísimo peor de lo que imaginaba, ya que poco (en serio… MUY POCO) se le compara a Beaster Day: Here Comes Peter Cottonhell en cuanto a atrocidades dentro del género en la época reciente.

La verdad es que extenderme mucho con esta película seria escribir cosas huecas, ya que aunque es muy clara la intención de los Snygg Brothers de tirarle más al espíritu del cine de serie b y así lograr que el espectador encuentre el encanto gracias a su pobreza extrema, lo cierto es que hasta para eso debes de mostrar un poco más de talento. Aquí cualquier tipo de estructura brilla por su ausencia, básicamente la “historia” es así: un conejo gigante que se parece más a una rata se come a cualquier persona que encuentre en el bosque (principalmente mujeres de pechos grandes), mientras en el pueblo todos se comportan de manera muy estúpida.

Nunca existe la intención de profundizar sobre por qué el conejo es del tamaño que es, ni tampoco sobre por qué esta en ese pueblo en particular. En realidad se trata de casi 90 minutos de escena tras escena random, con un humor muy pobre, diálogos vacíos y en donde hasta el final se logra una continuidad más o menos mirable en base a los únicos dos personajes que tienen algo de importancia en todo esto.

Las actuaciones son lamentables; en especial todas aquellas que pretenden ser graciosas como el alcalde o el cazador de perros. La producción, híjole… ni cómo ayudarles: los efectos del conejo parecen hechos por un niño para una película casera, donde la criatura muestra unos movimientos limitadísimos. Tiene un pésimo trabajo de sonido, el CGI es espantoso y creo que el trabajo de maquillaje es lo único pasable.

Opinión final: Beaster Day es una de las peores cosas que verán en su vida, así de simple.

Ojometro:
*

domingo, 8 de marzo de 2015

Crítica: Zombie Killers: Elephant's Graveyard (2015)

Película dirigida por Harrison Smith (Camp Dread), quien además comparte créditos como co-escritor del guión junto a David Agnew Penn. Salió directamente en formato físico y diversas plataformas digitales el pasado 3 de febrero dentro de los Estados Unidos.

Sinopsis:

El pueblo rural de Elwood es una “burbuja” durante una infección global que parece estar conectada con la extracción de gas natural. Se trata de una fortaleza en donde un grupo de jóvenes entrenados por el ex militar Seiler (Billy Zane) se encarga de mantener la seguridad de todos; aunque no saben que dentro del pueblo puede existir un peligro mucho mayor que el camina del otro lado de la barda.

Comentarios generales:

Sinceramente cada vez que veo el nombre de Mischa Barton en los créditos de alguna película mis expectativas bajan de manera considerable, ya que aunque me parece estupendo que una actriz famosa como ella haya adoptado el género de terror como su principal escaparate, la verdad es que su paso no ha sido muy exitoso. Algo que con Zombie Killers: Elephant's Graveyard no va a cambiar demasiado.

Sin duda Smith y Penn tratan de salirse un poco de los convencionalismos del cine de zombies al integrar algunos elementos que, si bien no son muy originales, si terminan por brindarle cierta frescura al concepto; resaltando inmediatamente toda la cuestión del paintball y la manera en la que se esparce el virus. Esto convierte el inicio de la película en uno con mucha intriga, donde ves varias cosas familiares que sabes que invariablemente terminaran mal pero estas dispuesto a tolerarlas porque gracias a lo presentado te queda claro que algo “importante” podría ocurrir en cualquier momento o de lo contrario esa construcción bajo un ritmo bastante lento no tendría sentido. Además de que la atmósfera desoladora generada es muy buena.

Lamentablemente el pago es decepcionante y en gran parte se debe a que quieren mostrar tantas cosas que al final no le ponen suficiente énfasis a ninguna de estas para que cargue con el peso de la historia; todo ocurre sin mucha profundización y empiezan a integrar situaciones demasiado absurdas que no ayudan en nada con el panorama apocalíptico. En general lo que ves es escena tras escena sin la sensación de que con el pasar de los minutos haya ocurrido algo relevante y ante tal fallo el segundo acto básicamente se trata de ver a los jóvenes disparándole a todo lo que se mueva (sin importar que eso atraiga el peligro) mientras dentro del pueblo se desarrolla un conflicto poco interesante que está cargado hacia un solo lado; esto con una ínfima aparición de los zombies que provoca una carencia de acción frustrante.

La parte final es lo mejorcito. No solo porque le imprimen un poco más de intensidad al conflicto del pueblo, sino porque finalmente revelan la presencia de una horda inmensa de zombies; la cual nunca aprovechan y solo la utilizan de manera superficial para revelar algo que seguramente podrán ver venir desde muchos minutos antes.

En cuanto a las actuaciones lo más rescatable se da por parte de Billy Zane como figura cuasi paterna militar y Felissa Rose como fanática religiosa; sin duda esos son los personajes que más se les quedarán grabados, a pesar de que el de esta última tiene nula importancia. La producción está aceptable: tiene un buen trabajo de fotografía y un buen sonido; aunque en la cuestión de los efectos abusan del CGI (los peces infectados son lamentables) y debido a que un 98% de los zombies aparecen muy alejados de la cámara el trabajo de maquillaje resulta poco llamativo.  

Opinión final: Zombie Killers es desangelada. Tiene muchas cosas que están de más y nunca termina por ofrecer algo que por lo menos sea entretenido.

Ojometro:
**

viernes, 6 de marzo de 2015

Crítica: GirlHouse (2015)

Película que significa el debut tras la cámara del director Trevor Matthews, cuyo guión fue escrito por Nick Gordon. Se estrenó de manera limitada en cines dentro de los Estados Unidos el pasado 13 de febrero y el 14 salió en diversas plataformas digitales; aunque aún no hay información sobre cuándo saldrá en formato físico.

Sinopsis:

En un intento por conseguir dinero extra para la universidad, Kylie (Ali Cobrin) se muda a una casa que transmite todo lo que ocurre ahí vía a stream para un sitio XXX; un lugar donde las chicas pueden complacer a sus seguidores tal y como ellos lo deseen. Sin embargo, cuando un fan hackea el sistema y encuentra la ubicación de la casa, el placer pronto se convertirá en terror.

Comentarios generales:

Cuando uno ve el tráiler de GirlHouse sabe perfectamente que esperar de esta, realmente no hay mucha ciencia sobre lo que hay detrás y es probable que la mayoría logre descifrar casi toda la trama en esos breves minutos. Por ello lo que quedaba con esta película era ver si podían generar algo divertido por medio de un tema actual, lo cual logran... en parte.

Realmente Matthews y Gordon nunca parecen tener la intención de profundizar mucho en el tema del acoso por internet o la explotación de las mujeres dentro de la historia, sino mas bien utilizarlos como simple excusa para generar un evento sangriento que se te quede grabado en la memoria; algo que ciertamente no me extrañó porque al final de cuentas los slasher no suelen tener tanta sustancia, pero al hacer esto provocaron que la construcción fuera mucho más larga de lo esperado. Ya que para ser sinceros, salvo por la excelente escena inicial, durante casi una hora no vemos cosas relacionadas con el género y por momentos nos encontramos ante relleno, mucho relleno.

Evidentemente el aspecto sexual juega un papel fundamental en todo esto, aunque la manera de utilizarlo por parte del director seguramente no será del agrado de varios debido a que todo lo dosifica para dejarte siempre con el deseo de ver más; una fórmula que en cierto modo funciona, pero que si termina por contradecir un poco a la premisa. Las chicas sexys están ahí, los desnudos y escenas de sexo también, vamos… incluso la protagonista te tendrá babeando durante toda la película; sin embargo, siempre sientes que le hace falto “algo”. Además de que todo el tema romántico luce forzado; totalmente ajeno a lo que ocurre.

Lo interesante llega una vez pasada la hora, donde por fin nuestro asesino hace acto de presencia y todo cambia: el ritmo es más ágil, finalmente aparecen elementos conocidos, hay mucha sangre e incluso los acontecimientos fuera de la casa obtienen relevancia. Lo cual en gran parte se debe a que Loverboy (que claramente está inspirado en Leatherface) es un personaje demasiado entretenido por su brutalidad y porque es una mole humana a lado de las chicas; añadiéndole así un impacto visual mucho mayor a las muertes.

La parte final es entretenida gracias a que el conflicto entre Kylie y Loverboy es sumamente dinámico; el cual además no está cargado de un solo lado para poder originar algunas situaciones que explotan de buena manera el escenario tecnológico en el que se desarrolla.

En las actuaciones Cobrin está muy bien como “final girl”, sientes mucha empatía por ella a pesar de que te quedas esperando ese gran desnudo de su parte; mientras que Slaine en su rol de asesino antisocial lo hace bien. La producción es mucho mejor de lo que esperaba: el trabajo de fotografía es bueno, la dirección de arte dentro de la casa está bien cuidada y todo el aspecto interactivo está bien logrado. Aunque sin duda los efectos y el trabajo de maquillaje son los que se llevan la atención por lo gráfico de las muertes.

Opinión final: GirlHouse está entre aceptable/buena, pero depende mucho de los gustos (y paciencia) de cada quien. A mí en general me entretuvo, pero no es nada del otro mundo.

Ojometro:
***

martes, 3 de marzo de 2015

Crítica: Backtrack (2015)

Producción británica/irlandesa que significa el primer largometraje del director Tom Sands, cuyo guión fue escrito por su hermano Mick Sands. Salió directamente en DVD, así como en Amazon Instant Video bajo el nombre de “Nazi Vengeance”, el pasado 16 de febrero dentro del Reino Unido.

Sinopsis:

Ralph (Mark Drake) es un periodista que ha estado teniendo pesadillas de manera frecuente y para ayudarlo a entenderlas su amiga Claudia (Rosie Akerman) usa sus poderes psíquicos que revelan memorias de ser un soldado nazi en el pasado durante una misión en South Downs. Aterrado por eso, decide realizar un viaje junto a sus amigos a dicho lugar; aunque pronto se verán perseguidos por ese mismo pasado.

Comentarios generales:

La mayoría de las veces sabes qué pretenden provocar en una película al ver ciertas cosas, ya sean sustos, asco, tristeza, risas o incluso lagrimas, es algo normal y no tiene nada malo identificarlo rápidamente. Sin embargo, creo que con Backtrack es la primera ocasión en años donde no tuve la menor idea sobre lo que querían provocarle al espectador con todo lo ocurrido en pantalla.

Y es que a pesar de que es promocionada como un thriller psicológico la verdad dista muchísimo de ser algo cercano a eso, ya que el tema de las memorias del pasado nazi, más allá de que están llenas de inconsistencias históricas, juegan un rol muy menor en todo esto; simplemente están ahí para justificar la presencia de los personajes en el campo y a partir de eso construir algo mucho más cercano a un slasher. Realmente Sands lo único que hace es tenernos durante casi 40 minutos viendo paisajes o largas caminatas en donde por breves momentos Ralph presencia cosas extrañas que, así como llegan, se van. Convirtiendo todo en algo demasiado aburrido por medio de un ritmo extremadamente lento que provoca una sensación de que simplemente no ha pasado nada durante todo este tiempo.

La intensidad se “eleva” cuando hace acto de presencia el asesino, del quien en realidad nunca sabemos con claridad sus motivos para querer matar e incluso toda su dinámica se ve afectada por la pesadez previamente generada, ya que su aparición es totalmente plana, sin impacto alguno y los únicos momentos en verdad interesantes (las torturas) se ven opacados gracias a una extraña obsesión del director por centrarse en cómo se orinan las víctimas. Incluso la última persecución, la cual normalmente es la más importante en un slasher, es totalmente desangelada: no existe ningún tipo de acción entretenida o reto para el asesino; de hecho, casi no puedes ver nada gracias a la pésima iluminación.

El final es pobre y en general no te dicen mucho, provocando así una secuencia poco inspiradora en donde le integran un pequeño giro que, tal vez, sea para alguna secuela.

De las actuaciones no diría que son malas, simplemente se ven limitadas por lo raquítico del guión y nunca los ponen en situaciones en donde verdaderamente los empujen a ofrecer algo más. La producción es discreta: el trabajo de fotografía en exteriores durante el día es bastante agradable, pero las escenas nocturnas apenas y se pueden ver con claridad; tiene un sonido aceptable, nulos efectos y un trabajo de maquillaje que cumple con las quemaduras presentadas.  

Opinión final: Backtrack no tiene nada especial o siquiera aceptable. Evítenla.

Ojometro:
*