miércoles, 29 de junio de 2016

Crítica: The Darkness (2016)

Película dirigida por Greg McLean (Wolf Creek), quien además comparte créditos como co-escritor del guión junto a Shayne Armstrong y Shane Krause. Se estrenó el pasado 13 de mayo en cines dentro de los Estados Unidos y posteriormente salió en VOD, aunque todavía no se confirma cuándo saldrá en formato físico.

Sinopsis:

Cuando una familia regresa de sus vacaciones en el Gran Cañón, pronto su casa se ve poseída por una entidad sobrenatural que uno de ellos despertó sin saberlo y que los obligará a pelear para sobrevivir.  




Comentarios generales:

Existen películas con las cuales uno no puede comprender como diablos pudieron conseguir a ciertos actores, sobre todo dentro de un género al cual históricamente muchos suelen huirle. Por ello The Darkness me resultaba atractiva, su casting era sólido y su director ya había demostrado credenciales importantes para que esto fuera un win-win seguro; sin embargo, el resultado termino siendo otro simple clon de Poltergeist que retará la paciencia de la mayoría de las personas que la vean.  

Esto porque si bien McLean nos regala una historia un poco más elaborada gracias a la integración de un aspecto mitológico bastante interesante, al final termina siguiendo un patrón por demás conocido que se sustenta principalmente en una serie de ruidos extraños, sustos fáciles, sombras rondando y a un niño particularmente extraño que sirve como carnada. Aunque en realidad el punto fuerte, sobre todo dentro del primer acto, es el hacer que el espectador se pueda conectar a nivel emocional con cada uno de los personajes gracias a los diversos problemas cotidianos que enfrentan y que no tienen nada que ver con un tema sobrenatural; mandando así un mensaje sobre que la vida está llena de cosas aterradoras también.

Un enfoque digerible durante unos 20 minutos, pero cuando notas que el tiempo avanza y las cosas no mejoran este empieza a ser contraproducente; en especial porque el ritmo utilizado es uno pausado que evidencia de manera muy clara los grandes lapsos entre escenas pensadas para generar terror y la cantidad de relleno que no aporta absolutamente nada al desarrollo. Igualmente, existe el grave problema de que la explicación sobre el interesante origen de estos espíritus es tratada de manera muy superficial con solo una pequeña búsqueda por internet, dejando todo a la interpretación sobre las acciones de un niño autista que no te dicen mucho y que carecen, en su mayoría, de impacto para establecerlos como esa gran amenaza que te quieren vender.

La parte final es lo más disfrutable. Principalmente porque es aquí donde las manifestaciones contienen más de fuerza, pero también por un humor involuntario generado con la solución presentada; una que por más que quise tomarla en serio no pude, pero que logra darle cierto dinamismo a una conclusión muy poco arriesgada.

Las actuaciones son sólidas, lo cual hace que la película no sea tan insufrible; sobre todo porque Kevin Bacon (Peter) y Radha Mitchell (Bronny) logran una química bastante buena gracias a su inestable relación y al deterioro que ambos personajes van mostrando con el pasar de los eventos. La producción tiene sus altibajos: el trabajo de fotografía cumple a secas, la dirección de arte no resalta, el score no tiene la fuerza necesaria, el trabajo de sonido es aceptable y los efectos exageran en el uso del CGI, convirtiéndolos así en unos más acorde a una película de tv.

Opinión final: The Darkness es una película bastante mediocre. Tiene actuaciones sólidas, pero todo lo demás deja mucho que desear.

Ojometro:
**

domingo, 26 de junio de 2016

Penny Dreaful: Tercera Temporada



El pasado 19 de junio llego a su fin la tercera temporada de Penny Dreadful, la cual, para sorpresa de prácticamente todos los que seguimos la serie, también resultó ser el final definitivo de esta. Una noticia bastante triste para los fans, pero que es comprensible considerando que los eventos dentro de la historia básicamente obligaban a los creadores a elegir dos caminos: seguirla bajo un enfoque distinto (que bien pudieron haberlo hecho gracias a un nuevo personaje y a una referencia a otro clásico) o terminarla bajo sus propios términos. Y ciertamente la segunda opción, cuando se trata de productos de TV, suele ser la mejor.

En cuestión de ratings la serie siguió en declive y tal vez fue otra de las razones por la que decidieron terminarla, ya que en promedio logro unos 578,000 televidentes (sin contar On Demand o Showtime App), lo cual represento una disminución considerable con respecto al año pasado. Números que para un canal premium no son tan malos, pero que al compararlos con otras series de drama en su programación mostraban claramente que este era un show prácticamente de nicho.

Aquí me centraré en lo positivo y negativo de la temporada, ya que de lo contrario me extendería demasiado. Así que, si aún no la han visto o aún no la han visto completa, ES MOMENTO QUE DEJEN DE LEER PORQUE HABRÁ SPOILERS IMPORTANTES.

----

LO POSITIVO

Actuaciones


Durante los dos primeros años fue claro que este era el show de Eva Green y, si bien en la tercera temporada eso tampoco cambio, ahora no se sintió como algo tan marcado.

Esto porque realmente todo el elenco hizo un trabajo excepcional para poder lograr un balance adecuado entre las historias más importantes e incluso en las secundarias por algunos lapsos; pasando por el siempre increíble Rory Kinnear como John Clare, Billie Piper como la temible Lily Frankenstein hasta la tripleta de Timothy Dalton, Josh Hartnett y Wes Studi que fue uno de los principales sustentos en esta ocasión.


Renfield



Si algo fue evidente en Penny Dreadful es que la integración de nuevos personajes no era sencilla; sin embargo, en esta temporada se introdujeron un par que destacaron y uno de ellos fue indudablemente Renfield. Un personaje cuya transformación fue un deleite el poder verla con el pasar de los episodios, al grado de que termino opacando al propio Drácula.


Catriona Hartdegan


Si hay algo por lo que en verdad lamento que la serie no continúe es precisamente por este personaje, ya que lo poco que pudimos ver de Catriona fue muy entretenido. Básicamente se trataba de una cuasi Buffy del siglo XIX cuya concepción parecía planeada para continuar la serie en otra dirección, incluso fuera de Londres (no por nada hubo una ligera referencia a “The Mummy” en la despedida de Ferdinand Lyle).


Kaetenay siendo el “padre lobo” de Ethan


En una serie donde las identidades de los personajes se revelaban muy rápido fue bueno conocer este secreto de manera tan sorpresiva. Esto porque, al menos en mi caso, nunca me paso por la mente que el apache fuera precisamente quien convirtió en hombre lobo a Ethan; agregándole así más dinamita a su ya de por si compleja relación.


“A Blade of Grass”


Sin duda el mejor episodio de la temporada y probablemente en el top 5 de los mejores de toda la serie. Solo dos actores y un pequeño cuarto bastaron para desarrollar de manera impecable una parte importantísima de la historia.


Diseño de producción


Penny Dreadful se caracterizó por ser una serie con un diseño de producción impecable, pero durante esta tercera temporada elevaron el nivel. Fue sin duda la más grande y con más retos debido a los diferentes escenarios presentados, pero ya fuera una cantina en Nuevo México, el rancho Talbot, el Museo de Historia Natural, la guarida de Drácula o el laboratorio del Dr. Jekyll, SIEMPRE cumplieron con una altísima calidad.


La muerte de Vanessa 


A muchos no les agrado la muerte de la protagonista de la serie, pero a mí me pareció el final ideal. Ya que difícilmente el personaje de Vanessa Ives lo podías visualizar como el de una mujer con un futuro feliz cuando básicamente era el imán absoluto para cualquier ente maligno existente, así que eliminarla para evitar que terribles acontecimientos siguieran ocurriendo encajaba perfectamente para convertirla en una mártir por excelencia.


THE END


Admítanlo, nadie vio venir esto.

A pesar de que el episodio fue concluyendo de manera depresiva y dramática cada una de las historias, todavía quedaba una pequeña sensación de que la serie podía continuar de alguna u otra manera en 2017, pero cuando apareció ese “THE END”, justo después de la hermosa toma de John Clare frente a la tumba de Vanessa, fue el shock total.

Uno de los secretos mejor guardados en TV en tiempos recientes y un momento que seguramente los fans recordaran durante mucho tiempo. 


Episodios imperdibles:

(1) The Day Tennyson Died
(4) A Blade of Grass
(5) This World Is Our Hell
(6) No Beast So Fierce
(8) Perpetual Night
(9) The Blessed Dark



----

LO NEGATIVO

Dorian Gray: tercera parte


Penny Dreadful llego a su fin y yo nunca supe qué diablos hacía Dorian Gray en todo esto. Su historia siempre fue ajena a lo que ocurría con los demás personajes y cuando parecía que por fin tendría un poco más de relevancia gracias a su romance con Lyly termino siendo, otra vez, un simple personaje de relleno destinado a tener una escena de sexo llamativa.


El irrelevante Dr. Jekyll


Esto verdaderamente me decepciono, ya que tenía muchas expectativas por la aparición del Dr. Jekyll y, eventualmente, Mr. Hyde. Pero al final de cuentas se trató de un personaje sin mayor relevancia, cuyo propósito en la serie básicamente nunca tuvo un pago concreto y lo dejo en el limbo.


Lily y sus prostitutas 


Resulto una pena ver como una historia que inicio con muchísima fuerza fue perdiendo poco a poco importancia y probablemente sea la prueba contundente de que había más planes para la serie en un futuro. Esto porque fue otra que termino de manera abrupta, sin muchas explicaciones y alejada de su propósito inicial.

----
----
----
----

Opinión final: Ver terminar una serie siempre es difícil de digerir, pero Penny Dreadful se fue en lo más alto con la que tal vez haya sido su mejor temporada. Obvio tuvo sus detalles que pudieron mejorar, pero a mi juicio no solo es la más impresionante a nivel de producción, sino también es la que mejor engloba lo que esta historia significaba y donde quedo claro que los personajes estaban por encima de todo lo demás.

viernes, 24 de junio de 2016

Crítica: Monsterland (2016)

Antología que cuenta con la participación de 12 diferentes directores para contar nueve aterradoras historias. Se estrenó directamente en DVD y formato digital el pasado 7 de junio dentro de los Estados Unidos, pero no hay información sobre cuándo podría llegar a otros mercados.

Sinopsis:

Bienvenido a Monsterland! Un lugar aterrador donde bestias salvajes, criaturas carnívoras y grotescas abominaciones son la constante; y ahora la raza humana se encuentra en el fondo de la cadena alimenticia.




Comentarios generales:

La primera antología producida por Dread Central (Zombieworld) tenía algunas cosas interesantes que daban pie a futuras mejoras en su formato y por ello Monsterland llamaba mi atención, ya que normalmente es en las segundas entregas cuando los errores del pasado se corrigen para obtener mejores resultados. Sin embargo, en esta ocasión dicho aprendizaje no aplico y gracias a eso tenemos una antología que, si bien mantiene más o menos una línea general con sus historias, nunca se siente como algo completamente homogéneo.

Esto porque nuevamente utilizaron cortometrajes de años atrás (2012 y 2014 principalmente) para complementar el proyecto, lo cual no está mal, pero al final de cuentas eso siempre termina complicando las cosas gracias a que los valores de producción son distintos. Ocasionando así que la película se sienta más como una simple inserción de videos y no como una antología en sí; en especial cuando la historia de enlace es tan irrelevante como ocurre aquí.

Pasando a los segmentos:

Don’t Go Into the Water (Corey Norman)

Uno de los más cortos, pero que va muy acorde con el tema de los monstruos. Realmente no ofrece nada novedoso y aun así es entretenido gracias a que sigue la formula básica de sustos fáciles, sangre y chicas desnudas. Aunque es un tanto decepcionante que la criatura no aparezca en pantalla.


The Grey Matter (Peter & Luke McCoubrey, 2014)

Probablemente uno de los cortos más elaborados tanto en historia como en el aspecto visual. Brindando un enfoque diferente sobre los zombies y sus orígenes por medio de una criatura pintoresca que deja un par de momentos divertidos.


Curiosity Kills (Sander Maran, 2012)

Una historia absurda sobre los peligros de la ciencia cuyo tono es uno mucho más cómico. Es totalmente mudo y eso le brinda cierta novedad, pero de ahí en fuera no encontraran un contenido realmente interesante.


Hag (Erik Gardner, 2014)

Técnicamente se podría decir que este es el corto más inclinado hacia al terror, aunque es medio confuso. Se centra en las brujas y gracias a ello podemos ver un par de momentos de impacto; sin embargo, es en exceso repetitivo.


Monster Man (Frank Sudol)

Relleno puro. Animación corta que casi no cuenta con historia y cuyo principal atractivo es el gore al final.


House Call (Graham Denman)

Este corto me agrado. Su tema gira en torno a los vampiros, pero nunca lo trata de manera convencional y se centra más en incomodar al espectador por medio de un elemento muy simple que a una gran mayoría le genera dolor con solo verlo.


Happy Memories (Jack Fields)

Mmmm… no sé qué decir sobre esto. Es algo muy raro a lo que no le encontré ninguna explicación.


Stay at Home Dad (Andrew Kasch & Jonh Skipp, 2012)

Las rarezas continúan, pero en esta ocasión por lo menos tenemos algo de historia. Un corto que se sustenta principalmente en el morbo y los perversos deseos alguien pudiera tener; además que de terror tiene muy poco.


Hellyfish (Patrick Longstreth & Robert McLean, 2014)

Buen segmento, tal vez compite como el mejor junto con The Grey Matter. Principalmente porque es otro que se centra en los monstruos como tal y con eso presenta un caos muy divertido basado en el fuerte uso de CGI, la sangre y situaciones un tanto absurdas que representan dignamente al cine de monstruos serie b.

----

Opinión final: Monsterland simplemente no funciono conmigo. Probablemente contenga elementos y segmentos que podrían agradar a varios, pero como antología en general es una de las más flojas que han salido en los últimos años.

Ojometro:
**

martes, 21 de junio de 2016

Crítica: The Invitation (2016)

Película dirigida por Karyn Kusama (Jennifer's Body), cuyo guión fue co-escrito por Phil Hay y Matt Manfredi. Se estrenó de manera limitada en cines y VOD dentro de los Estados Unidos el pasado 8 de abril, mientras que su salida en DVD está programada para el 26 de julio.

Sinopsis:

Will (Logan Marshall-Green) es invitado a una fiesta organizada por su ex esposa en su antigua casa. Ya estando ahí, rodeado de viejos amigos y de algunos desconocidos, este se dará cuenta de que algo no está bien con el misterioso comportamiento de su ex; provocando así que su de por si débil estado emocional se vea retado durante esta extraña velada.


Comentarios generales:

Debo de admitir que no me entusiasmaba mucho lo nuevo de Karyn Kusama después de habernos regalado la espantosa “Jennifers Body” hace unos años atrás. Tampoco ayudaba el hecho de que el punto central era sobre cultos, una de las temáticas más predecibles y menos arriesgadas que existen en la actualidad; sin embargo, después de verla puedo afirmar que The Invitation es la reivindicación de su directora.

Esto porque Kusama nos trae un trabajo que se cocina a fuego lento de una manera casi perfecta, en el cual el espectador siente una atmósfera llena de tensión prácticamente desde que Will pone un pie dentro de la casa para generar así una cantidad enorme de dudas sobre lo que ocurre ahí. Y es que no solo se trata de conocer al buen número de personajes con los que cuenta la historia, sino también de explorar un poco más del pasado del protagonista para entender esta paranoia con la que vive todo el tiempo y que le hace dudar de lo que ocurre a su alrededor durante una reunión llena de comportamientos en apariencia habituales, pero que por alguna razón lucen sospechosos. 

Algo que se desarrolla por medio de un ritmo lento y que para el segundo acto no cambia demasiado, convirtiendo así la experiencia en una bastante pesada; sin embargo, es aquí donde la directora aprovecha para darnos un poco más de idea sobre cómo es la estructura de la casa (algo importante para lo que vendrá después) y empezar a jugar de manera más profunda con la paranoia de Will. Ya que, aunque hay muchas señales que te indican un camino concreto sobre lo que puede ocurrir, el comportamiento de este juega como un distractor de peso para creer que está loco y elevar el nivel suspenso antes de que todo explote.

La parte final es bastante intensa. Es el pago ideal por toda la espera a pesar de que no contiene niveles de locura tan extrema como otras películas, cumpliendo con el propósito de generar un gran impacto y dejar el camino preparado para la revelación de algo muchísimo más perturbador durante el desenlace.

Las actuaciones son sólidas, aunque realmente todo lo importante recae en Marshall-Green y este saca de buena forma un personaje un tanto tosco, que no tiene demasiados diálogos, pero que con cada secundario logra genera momentos tanto de genuina amabilidad como de fricción pura. La producción no es nada ostentosa, pero está muy bien cuidada: el trabajo de fotografía es excelente, la dirección de arte es simple, el score cumple, tiene un trabajo de sonido cuidado, los efectos son muy básicos y lo mismo puedo decir del maquillaje.

Opinión final: The Invitation es cine de buena calidad, aunque un poco complicado de digerir gracias a su ritmo.

Ojometro:
****

viernes, 17 de junio de 2016

Crítica: Scherzo Diabólico (2016)

Co-producción mexicana/estadounidense escrita y dirigida por Adrián García Bogliano (Late Phases).  Se estrenó directo en VOD y DVD dentro de los Estados Unidos durante el pasado 3 de mayo, aunque todavía no hay información sobre cuándo llegará a otros mercados.

Sinopsis:

Aram (Francisco Barreiro) es un contador cuya existencia es patética y su esposa solo empeora las cosas recordándole que en su trabajo no le dan el aumento por el que tanto ha trabajado. Frustrado por el escaso progreso y convencido de que se merece algo más, este secuestra a una estudiante para mantenerla cautiva, desatando así una serie de eventos que le cambiaran su vida para bien y… para mal.

Comentarios generales:

Lamentablemente el tema del secuestro es uno que ha afectado mucho a la sociedad mexicana desde hace varios años y por ello cuando se realiza una producción nacional o extranjera que toca dicho tema dentro del país siempre hay un escrutinio mayor al habitual. Así que gracias a esto Scherzo Diabólico me resultaba interesante por la forma en la que lo manejarían y aunque al final lo hacen de manera correcta, tampoco se vuelve un medio lo suficientemente sólido como para ofrecer una película simplemente aceptable. 

Ya que Bogliano nos regala un primer acto lento, cuyo argumento se asemeja muchísimo a una muy popular serie de TV con un hombre desesperado que está dispuesto a realizar lo que sea para asegurarle una mejor vida a su familia, algo que para muchos podrá resultar atractivo, pero que en la práctica es realmente aburrido de ver. Esto porque el director se toma muchísimo tiempo en la planeación del secuestro al presentar sucesos que no ayudan a elevar de manera progresiva el nivel de tensión para cuando se lleve a cabo; provocando así que el momento crucial de la primera mitad se sienta, si bien no irrelevante, si como algo con muy poca fuerza e impacto.

Para la segunda mitad las cosas mejoran; no en la cuestión del ritmo, que sigue siendo insufrible, pero le añaden una pequeña sorpresa que cambia un poco la dinámica y con ello se va construyendo de manera acertada un inevitable conflicto que te genera un interés genuino por ver cómo se resuelve. Lo malo es que este explota de la manera más ridícula posible (aunque si le da cierto sentido al preponderante uso de la música en el primer acto) y a partir de ahí resulta complicado involucrarse de lleno con lo que ocurre; especialmente porque existen varios huecos evidentes con la manera en la que uno de los personajes resuelve los misterios, dejándote con la sensación de que ni el propio Bogliano sabia como explicarlos de manera coherente y mejor decidió evitarse problemas cortando ese tema.

La parte final es caótica y un poco difícil de tomar en serio. Aquí es donde la violencia se desborda, lo cual está bien; sin embargo, uno nunca entiende realmente como diablos en tan poco tiempo se pudo dar todo esto y mucho menos comprar la locura tan repentina cuyo mayor propósito es el shock por medio de una sed de sangre desbordada.

Las actuaciones no me convencieron, tanto Barreiro como Daniela Soto Vell se sienten muy planos y nunca logran generar suficientes emociones para que uno realmente se involucre de lleno con sus personajes (además de que presentan al peor niño actor me haya tocado ver). La producción cumple: tiene un buen trabajo de fotografía, la dirección de arte está ok, el score es llamativo por las piezas clásicas que utiliza, los efectos prácticos están bien hechos y el trabajo de maquillaje es aceptable.

Opinión final: Scherzo Diabólico no está mal, pero se queda corta. Un ritmo lento y poca coherencia evitan que veamos un trabajo muchísimo más trascendente.

Ojometro:
***

martes, 14 de junio de 2016

Crítica: All Hell Breaks Loose (2016)

Película escrita por Jacy Morris y dirigida por Jeremy Garner, quien hace su debut tras la cámara. Salió directamente en DVD y VOD dentro de los Estados Unidos el pasado 22 de marzo, aunque no hay información sobre si llegará a otros mercados.

Sinopsis:

Cuando un grupo de violentos motociclistas atacan y secuestran a una novia en el día de su boda, ellos se involucran en una pelea que nunca se imaginaron. Ahora, armado y con alguna intervención divina, el maltratado novio tratará de salvarla antes de que sirva de sacrificio para Satanás… incluso si eso significa morir una y otra vez. 


Comentarios generales:

Nunca es mal momento para ver películas que no se toman en serio y cuyo principal propósito, por lo general, es que el espectador se pase un rato divertido sin que tenga que pensar demasiado. Es cine barato y se vale, pero bajo esa excusa muchas veces se suele pensar que todo es aceptable y que uno como espectador estará dispuesto a dejar pasar cualquier cosa simplemente porque su propósito es “divertir”; generando así algunos trabajos de una calidad ínfima como es el caso de All Hell Breaks Loose.

Lo que tenemos aquí es un trabajo que inicia de manera decente al presentar lo que uno espera de las películas de serie b con una masacre absurda que involucra “jóvenes”, aspectos satánicos y motociclistas excéntricos para así establecer el tono de la historia. Una que ciertamente es en exceso básica, pero que desde el primer acto se empieza a distorsionar gracias a que Garner nunca se digna a explicar de manera muy coherente lo que ocurre para centrarse más que nada en la violencia originada por dos bandas de motociclistas en su plagio de vírgenes y el extraño modo de rescate que el esposo de una de ellas pretende hacer con la ayuda de un personaje del que nunca sabes exactamente quién es.

Ya entrada la segunda mitad el ritmo se vuelve pesado, esto porque las acciones se tornan muy repetitivas al centrarse en un solo escenario mientras se trata de generar un conflicto totalmente cargado hacia un solo lado que nunca sientes que vaya hacia algún lado concreto o pueda construir gran tensión. El cual cuenta con ciertos toques cómicos y proporciona algunos momentos visuales medianamente llamativos, pero que solo sirve relleno ya que no profundiza en lo absoluto en puntos elementales de la trama y deja todo a la suerte esperando a que el espectador simplemente no ponga atención a dichos detalles por estar al pendiente de los elementos más notorios del cine serie b.

La parte final supongo que para algunos podría resultar como la más entretenida gracias a la violencia presentada y al humor integrado por medio de un cura, pero realmente no existe mucha diferencia con lo presentado en los dos primeros actos. Además, no hacen el mas mínimo intento por explicar los verdaderos propósitos del sacrificio.

Las actuaciones son pésimas; la verdad no tengo idea si se trataba de actores profesionales o amateurs, pero el nivel manejado por todos parece indicar lo último ante lo falsas que resultan. La producción es pobre: el trabajo de fotografía es malo, la dirección de arte descuidada, el score importa poco, el trabajo de sonido deja mucho que desear, los efectos están ok para lo que son y el maquillaje no resalta demasiado.

Opinión final: All Hell Breaks Loose es muy mala. Un pobre intento por recrear cine de serie b que seguro pronto veremos en Syfy.

Ojometro:
*

sábado, 11 de junio de 2016

Crítica: The Conjuring 2 (2016)

Secuela directa de la película de 2013 dirigida por James Wan, quien ahora también comparte créditos como co-escritor del guión junto a Carey Hayes, Chad Hayes y David Johnson. Se estrenó en cines dentro de México apenas este pasado 9 de junio, mientras que en los Estados Unidos hizo lo propio solo un día después.

Sinopsis:

En 1977 los investigadores Lorraine (Vera Farmiga) y Ed Warren (Patrick Wilson) viajan al norte de Londres para ayudar a una madre soltera con cuatro hijos cuya casa aparentemente está plagada de espíritus maliciosos que pretenden hacerles daño.



Comentarios generales:

No suelo ser fan de las secuelas de películas de alto calibre debido a que no importa lo que hagan, casi siempre terminaran sintiéndose inferiores. Sin embargo, en esta ocasión se trataba de una que contaba con la participación de todos los involucrados en la primera entrega y su director era garantía, convirtiéndola así en una rara excepción que me llamaba bastante la atención y que al final no me decepciono en lo absoluto. Ya que The Conjuring 2, si bien no es una obra maestra absoluta, termino siendo una de las mejores secuelas dentro del género que he visto en mucho tiempo.

Y es que fiel a su estilo, Wan nuevamente nos trae una película pensada para que el espectador este en alerta todo el tiempo desde la primera escena por medio del uso de los métodos más elementales del género, pero ahora también recurriendo a otra estrategia que le ha dado buenos resultados en otros de sus trabajos como lo es el crear un demonio aterrador y llamativo, cuya presencia sea increíblemente fuerte en las dos horas de metraje.

Aunque esto no significa que solo se centre en querer hacerte brincar, ya que durante todo el primer acto lo que vemos es básicamente una historia dividida en dos partes: una con los Warren y otra con los Hodgson; donde el propósito general es brindarte un panorama amplio no solo sobre cómo estos personajes se ven afectados por los fenómenos que los rodean, sino también sobre la ridiculización a la que se ven expuestos.

Esto genera una sensación de soledad muy fuerte para cuando ambas historias convergen, marcando un tono más oscuro que se acentúa con la espléndida atmósfera y las aterradoras manifestaciones de la pequeña Janet. Todo bajo un ritmo muy agradable, pero que se puede tornar un tanto pesado en el segundo acto gracias a que aquí es la parte donde se nota el conflicto de ideas natural por tener tantos responsables del guión; de pronto se entra en una dinámica en la que se nota poco progreso y vemos algo de relleno mientras se decide que rumbo toma la historia. Lo cual no es algo realmente terrible, sobre todo porque es aquí donde brindan algunas de las escenas más potentes de toda la película.

La parte final presenta un giro muy bien pensado, el cual en mi caso no vi venir. Ciertamente tiene un aire a Insidious muy marcado, pero la manera en la que lo explican y lo resuelven hace que no se sienta nada forzado; además de que los minutos finales cuentan con un nivel de intensidad muy elevado que evitan que uno se ponga a pensar demasiado al respecto.

Las actuaciones son muy sólidas, tanto Farmiga como Wilson siguen cumpliendo a la perfección con sus roles y muestran una química brutal en pantalla; sin embargo, quien a mi juicio se lleva todas las palmas es la joven Madison Wolfe (Janet). No solo su interpretación es muy física, sino que además durante toda la película logra reflejar un temor muy fuerte que hace que el espectador sienta realmente mucha empatía y se involucre emocionalmente con ella.

La producción de muy buena factura: el trabajo de fotografía es estupendo y es parte fundamental para la atmósfera resulte tan efectiva, la dirección de arte es impecable, el score es genial, el trabajo de sonido en cine resulta espectacular, los efectos son una buena combinación prácticos/CGI y la cuestión de maquillaje está bien hecha.

Opinión final: The Conjuring 2 es una muy buena película. No está a la altura de su predecesora, pero vale mucho la pena.

Ojometro:
*****

miércoles, 8 de junio de 2016

Crítica: Girl in Woods (2016)

Película escrita y dirigida por Jeremy Benson (Live Animals). Se estrenó el pasado 3 de junio en VOD y también se empezó a transmitir por el canal Chiller dentro de los Estados Unidos, aunque todavía no hay información disponible sobre cuándo saldrá en formato físico o si llegará a otros mercados.

Sinopsis:

Después de un trágico accidente, Grace (Juliet Reeves London) se queda sola dentro de un enorme bosque y sus intentos por salir se complican gracias a su problemático pasado, provocando que tenga que combatir sus propios demonios para tratar de sobrevivir.



Comentarios generales:

Las películas de terror que se centran en la supervivencia han presentado un notable estancamiento en los últimos diez años, sobre todo con la explosión del found footage. Generalmente tratan de lo mismo y el margen para experimentar no es precisamente el más grande; sin embargo, Girl in Woods es una excepción a la regla, un trabajo que no tiene miedo por tratar de ofrecer algo distinto… aunque al final el resultado no sea precisamente el mejor.

Y es que Benson no se toma demasiado tiempo para mostrar que nuestra protagonista tiene graves problemas e inmediatamente se propone a explotarlos por medio de un momento de impacto que sirve como detonante perfecto para que no solo inicie su lucha por sobrevivir, sino también su progresivo deterioro mental. Este último siendo un aspecto fundamental dentro de la historia, pero que durante el primer acto ciertamente no funciona del todo bien debido a que nos bombardean con extraños flashbacks/sueños de la infancia de Grace que, si bien brindan un toque oscuro, no cuentan con un propósito claro y chocan constantemente con unas acciones dentro del bosque que durante este punto se limitan a muchos gritos y a la toma de decisiones absurdas; convirtiéndolo así en uno bastante lento. 

Son pasados los 35/40 minutos cuando la película empieza a tomar un rumbo distinto, ya que es a partir de aquí cuando el espectador no solo tiene que lidiar constantemente con los flashbacks que poco a poco van desmenuzando el nivel de locura de Grace, sino que además es donde se nos empiezan a mostrar una serie de diferentes escenarios que te ponen a pensar si lo que ocurre es parte de la realidad o de la fantasía. Igualmente, es donde las personalidades múltiples se hacen presentes y eso añade mucho dinamismo a las cosas, además de que la historia empieza a tomar un rumbo mucho más tenebroso del esperado. Uno que se va dando de manera natural, cuyo progreso no se siente forzado en ningún momento, pero con el cual resulta complicado involucrarse de lleno gracias a diálogos estúpidos que convierten a Grace en un personaje un tanto caricaturesco e, incluso, fastidioso.  

La parte final no me convenció. Es sin duda la más sangrienta, pero presenta otro cambio radical que en esta ocasión si se siente metido con calzador para añadir ese toque de terror ausente y brindar algún tipo de desenlace que justifique el uso excesivo de los flashbacks.  

En la cuestión de las actuaciones todo recae en Juliet Reeves y si bien no lo hace mal, tampoco creo que muestre la suficiente fuerza para un personaje con múltiples personalidades. La producción es bastante buena: el trabajo de fotografía es estupendo, el score cumple, tiene un muy buen trabajo de sonido, los efectos son mínimos y la cuestión del maquillaje es bastante discreta salvo por un personaje en particular.

Opinión final: Girl in Woods está ok. Es una película extraña que generará opiniones divididas y por ello vale la pena checarla, sobre todo si la encuentran en TV.

Ojometro:
***

domingo, 5 de junio de 2016

Crítica: Don't Look in the Basement 2 (2016)

Secuela de la película de 1973 dirigida por Tony Brownrigg (Red Victoria), quien además comparte créditos como co-escritor del guión junto a Megan Emerick. Salió directamente en VOD, DVD y Blu-ray (así como en una edición de colección en VHS) dentro de los Estados Unidos el pasado 25 de mayo.

Sinopsis:

En 1972 los pacientes y doctores del Sanatorio Stephens fueron brutalmente asesinados. Ahora, después de más de 40 años, el único sobreviviente regresará para encontrar que los fantasmas del pasado no han podido descansar en paz desde aquel entonces.



Comentarios generales:

Siempre me ha parecido extraño cuando se anuncia de manera repentina una secuela de alguna película de los 70s u 80s con poco cartel debido a que los riesgos son enormes si consideramos que muy probablemente muchos de los fans no vieron la original o, peor aún, ni siquiera sabían que existía. Por ello Don't Look in the Basement 2 era una apuesta arriesgada en muchos sentidos, pero gracias a que el hijo del creador original estuvo involucrado en el proyecto el resultado fue mejor del esperado.  

Y no es porque Brownrigg nos regale una película revolucionaria ni mucho menos, más bien lo que hace es mantener el legado de su padre al no inventarse nada y seguir la fórmula previamente establecida, donde lo importante durante la primera media hora es resaltar el aspecto mental mientras poco a poco se van revelando las conexiones con lo que ocurrió en el pasado. Algo que sin duda no es tan interesante, ya que, si bien la presencia de Sam añade misterio, lo cierto es que no es tan difícil descifrar por qué empiezan a ocurrir cosas extrañas dentro del sanatorio y eso vuelve un tanto repetitivas las acciones.

Es durante la segunda mitad cuando las cosas adquieren un mejor tinte; primero porque se logra generar una atmósfera setentera llamativa; y segundo, porque finalmente el aspecto paranormal toma forma. Todo bajo un ritmo agradable que, combinado con algunas dosis de comedia bien pensadas, termina proporcionando una dinámica variada en donde se dan cambios de intensidad constantes por medio de alguna muerte impactante o de alguna posesión bizarra. Aunque al hacer esto se sacrifica demasiado al personaje de Sam, quien pasa de ser el centro de atención a un simple espectador más sin el mayor peso en el desarrollo.  

La parte final es sólida. El nivel de intensidad aumenta de manera clara, al igual que la violencia, pero lo verdaderamente destacado es el grado de locura que se logra reflejar con la mayoría de los personajes dado a que ese es el punto central de la historia y ayuda a que el desenlace sea uno esperanzador, lo cual ya no es muy común en estas épocas.

Las actuaciones están ok, ninguna resulta en extremo exagerada considerando que el aspecto mental juega un papel fundamental dentro de la película y los toques cómicos están bien dosificados. La producción es decente: el trabajo de fotografía cumple, la dirección de arte es muy genérica, el score está ok, los efectos prácticos están bien hechos y el trabajo de maquillaje realmente no presenta nada que sobresalga.

Opinión final: Don't Look in the Basement 2 está aceptable. No es ninguna maravilla, pero ofrece algunos buenos momentos que la vuelven un buen complemento para su predecesora.

Ojometro:
***

miércoles, 1 de junio de 2016

Crítica: The Devil's Woods (2016)

Producción irlandesa escrita y dirigida por Anthony White (Shortcuts to Hell: Volume 1). Se estrenó el pasado 10 de mayo tanto en DVD como en VOD dentro de los Estados Unidos y Canadá, pero no hay información sobre su llegada a otros mercados.

Sinopsis:

Un grupo de amigos trata de reparar sus tensas relaciones pasando un fin de semana acampando en un festival de música. Durante su trayecto deciden detenerse un rato en un pequeño pueblo en medio de la Irlanda rural; sin embargo, ese aparente pueblo idílico se encuentra lleno de oscuros secretos con los que pronto tendrán que lidiar.


Comentarios generales:

Es claro que no todo el mundo tiene los recursos necesarios para realizar trabajos de alto perfil, aunque en la mayoría de las ocasiones eso no es un problema para los fans. Lamentablemente esa limitante también suele ser la justificación perfecta para ofrecer a precios mayores películas que en realidad deberían de ser cortometrajes debido a su falta de contenido y The Devil's Woods, a pesar de los intentos por querer ocultarlo, es un ejemplo perfecto de esto.

Ya que lo que nos presenta White es una de las historias más huecas que recuerde haber visto en los últimos años, donde después de mostrarnos una violenta introducción prácticamente todo se vuelve relleno. En serio, el primer acto consiste en ver a cuatro jóvenes hablando sin parar mientras que por alguna razón un par de ellos tienen perturbadoras visiones y cuyo mayor momento de tensión lo proporciona una escena en un bar en la que un desconocido revela sus intenciones de que una de las chicas le practique sexo oral. Así de profunda es la trama y peor aún, aquí prácticamente se te revela (no de manera directa) quien es el responsable por los asesinatos que están por venir.

Para el segundo acto las cosas tampoco mejoran mucho que digamos. Las acciones se trasladan al bosque y el director hace pequeños intentos por añadir algo de misterio por medio de un desconocido que asecha a lo lejos, pero todo sigue siendo intrascendente. El ritmo es cansino, los protagonistas siguen envueltos en situaciones que no aportan nada y realmente la poca información brindada sobre los secretos del lugar se manejan como simples rumores o leyendas, dejando abierto a cualquier interpretación situaciones que en realidad no son tan complejas y que dejan al espectador esperando algo brutal que nunca llegará.

Lo “mejor” son los últimos 15 minutos, en gran parte porque es donde finalmente ocurre algo de emoción. Se trata básicamente de una larga persecución que logra generar un poco de tensión y cierto impacto, aunque realmente nunca terminan por explicar nada con respecto a los sacrificios o demás aspectos oscuros que supuestamente rodean el poblado.

Las actuaciones son bastante malas, muy acartonadas y perfectamente olvidables; aunque para ser justo debo de decir que los actores tampoco contaban con muchísimo material para poder trabajar. La producción es en extremo limitada: el trabajo de fotografía deja mucho que desear, la dirección de arte es ínfima, el score es decente, el trabajo de sonido no es tan limpio, los efectos que presenta son muy básicos y la cuestión del maquillaje se limita solo a unos cuantos segundos.

Opinión final: The Devil's Woods vale poco la pena. Sin duda alguna hubiera funcionado mucho mejor como cortometraje.

Ojometro:
**