martes, 8 de agosto de 2017

Crítica: Bonejangles (2017)

Película dirigida por Brett DeJager (The Legend of Cooley Moon) y escrita por Keith Melcher. Se estrenó en VOD el pasado 18 de julio dentro de los Estados Unidos, pero todavía no hay información sobre su salida en formato físico o si llegará a otros mercados.

Sinopsis:

Mientras se encuentran trasladando al temible asesino serial Bonejangles a una nueva instalación de máxima seguridad, un grupo de policías entra a un pueblo que sufre de una maldición que lo infesta de zombies una vez al año. Atrapados y desesperados, su única alternativa para salir con vida y salvar al pueblo es al mismo tiempo su peor pesadilla: liberar a  Bonejangles.


Comentarios generales:

El cine serie b es un gusto culposo no solo para mí, sino para muchas otras personas debido a que suele ser una vía de entretenimiento sin grandes complicaciones con la cual puedes desconectar el cerebro un rato y reír por diversos factores que rodean a esta clase de producciones. Lo malo es que en años recientes también se han vuelto la excusa perfecta para realizar trabajos de muy cuestionable calidad que, bajo el argumento de ser serie b, quieren escudar todas sus falencias y desafortunadamente Bonejangles es uno de esos ejemplos.

Lo cual es una pena porque la premisa era lo suficientemente absurda para que DeJager nos pudiera regalar algo divertido tomando en cuenta que su historia mezclaba slasher con zombies, dos de los subgéneros más convenientes para poder exagerar todo lo que quisiera y regalar un bonito baño de sangre. Sin embargo, en lugar de eso mejor decide sustentar su trabajo en el humor, pero no en uno inteligente, sino en más bien en uno juvenil que depende casi exclusivamente de chistes sobre sexo (incluso para la breve aparición de Reggie Bannister) en su intento de generar risas mientras nos presentan en pantalla a un asesino serial que supuestamente es una máquina de matar pero que durante todo el primer acto es opacado por un grupo de policías estereotipados.

Realmente el inicio no diría que es lento, aunque tampoco tiene demasiadas cosas como para emocionarse y no es sino hasta que llegan al pueblo cuando la dinámica se vuelve un poco más digerible gracias a que los zombies y el asesino suelto provocan de manera automática eso. Lo malo es que realmente todas las escenas que los involucran se sienten muy genéricas, sin intensidad; básicamente están hechas de un modo para que nada más ocurran porque si mientras se le sigue dando prioridad al humor hueco y se trata de mezclar el tema de la maldición de manera sumamente forzada en unos cuantos minutos para poder justificar la presencia de Bonejangles, quien por un periodo importante de tiempo pasa a segundo plano.

La parte final tampoco ofrece muchas cosas memorables. De hecho, lo que uno supone será una batalla al menos entretenida termina siendo opacada, una vez más, por el humor excesivo y una conclusión que carece por completo de cualquier tipo de emoción.

Sobre las actuaciones puedo decir que, salvo por Bannister, prácticamente todo el elenco es uno bastante amateur por lo exagerados que resultan en pantalla. La producción tiene cosas buenas y cosas malas: el trabajo de fotografía es decente, la dirección de arte es pobre, el score no tiene nada destacado, el trabajo de sonido cumple, los efectos son arcaicos y la labor de maquillaje es digna de atracción de Halloween.

Opinión final: Bonejangles es decepcionante. Un pobre intento de cine serie b que solo a unos cuantos les parecerá entretenido.  

Ojometro:
** 

No hay comentarios:

Publicar un comentario