martes, 10 de enero de 2017

Crítica: The Snare (2017)

Película escrita y dirigida por C.A. Cooper, la cual significa su primer largometraje. Se estrenó de manera limitada en cines y VOD dentro de los Estados Unidos el pasado 6 de enero, aunque todavía no hay información sobre su salida en otros mercados.

Sinopsis:

Tres amigos viajan a la playa para emborracharse durante el fin de semana. Sin embargo, después de una noche, estos terminaran atrapados en el último piso del edificio donde se están quedando gracias a una maligna fuerza paranormal.




Comentarios generales:

Existen películas de las cuales uno no está seguro sobre lo que van a tratar, incluso si ya vio el trailer y leyó la sinopsis. Una situación que puede resultar en un arma de doble filo en muchos sentidos y en la que The Snare se encontraba conmigo, ya que la verdad no tenía idea de lo que me esperaba; algo que hasta cierto punto me emocionaba, pero también me generaba muchísimas dudas que al final de cuentas se justificaron con este trabajo cuyos propósitos nunca te quedan lo suficientemente claros.

Y es que si bien Cooper cuenta con ideas interesantes desde un inicio como la inestabilidad mental de Alice o los conflictos que le genera el estar con… bueno… otras personas, estos nunca se sienten como algo que pueda sustentar toda la historia más allá de unos cuantos minutos. Lo cual se hace evidente desde un primer acto que acelera demasiado el proceso del encierro y que lo único que provoca es volverlo bastante aburrido al presentar una dinámica entre los tres personajes en exceso repetitiva que no cuenta con avances significativos. En el que además su mayor medio para generar ciertas distracciones es mostrar aspectos paranormales o sueños que en este lapso parecen más metidos a la fuerza debido a que no aportan gran cosa.

Para el segundo acto el ritmo no cambia, pero al menos la interacción entre los personajes se vuelve más interesante de ver gracias a que la tensión entre estos es mucho más palpable y el deterioro físico/mental de todos genera algunos momentos de inquietud bien logrados que ahora si lucen creíbles. Sin embargo, a pesar de todo esto, los problemas siguen al no saberse exactamente el propósito de dichos elementos paranormales; unos cada vez más relevantes pero que no cuentan con la suficiente fuerza como para considerarlos una amenaza que logre ser un buen contrapeso a lo evidentes problemas mentales de la protagonista y, como consecuencia, haciendo de estos solo un elemento más.

La parte final no es tan complicada de descifrar, pero ciertamente resulta bastante enredosa por determinadas cuestiones que se dejan totalmente abiertas a la interpretación y con ello no se brindan respuestas contundentes sobre cuestiones que a lo largo de noventa minutos fueron presentadas, las cuales terminaron sin tener peso alguno en la dirección de esta historia.

Las actuaciones no son malas, los tres actores hacen lo que pueden considerando las limitantes con las que tienen que lidiar todo el tiempo; aunque también debo de decir que por algunos lapsos Eaoifa Forward como Alice resulta un tanto desesperante. La producción está bien cuidada: el trabajo de fotografía cumple, la dirección de arte no tiene nada llamativo, el score es bastante agradable, el trabajo de sonido resulta efectivo, los efectos son simples y la labor de maquillaje es discreta, pero en general está bien hecho. 

Opinión final: The Snare me decepcionó. Es una película que en su conjunto tiene muchas carencias difíciles de ignorar, aunque seguro provocará varias opiniones divididas.

Ojometro:
**

No hay comentarios:

Publicar un comentario