martes, 29 de enero de 2019

Crítica: Pledge (2019)

Película dirigida por Daniel Robbins (Uncaged) y escrita por Zack Weiner, quien también actúa en esta. Se estrenó de manera limitada en cines y VOD dentro de los Estados Unidos el pasado 11 de enero, mientras que su salida en formato físico ya está confirmada para el próximo 2 de abril.

Sinopsis:

Un grupo de universitarios de primer año son seleccionados para entrar a una exclusiva fraternidad, aunque pronto se darán cuenta que para lograrlo tendrán que hacer cosas que nunca se hubieran imaginado.





Comentarios generales:

Las fraternidades no son precisamente algo ajeno al género, su presencia siempre ha estado ahí desde hace bastante tiempo pero durante las últimas dos décadas solo han tenido un rol meramente secundario. Situación extraña considerando que estas representan una gran oportunidad para explotar ciertos aspectos que van de la mano con el cine de terror y que Pledge se encarga de recordárnoslo de manera adecuada.

Aunque no sin antes poner cierto reto para el espectador y su tolerancia a los estereotipos, ya que lo que nos trae Robbins es una historia básica, pero que se sustenta enormemente en las actuaciones y en la manera en la que uno pueda llegar a identificarse con estos nerds en su búsqueda por ser populares. Con una primera media hora bastante tediosa y con un humor demasiado simple diseñado para mostrar algunos momentos incómodos, así como la poca habilidad social que tienen para interactuar no solo con las chicas, sino con prácticamente cualquier persona. Todo mientras se logra generar una atmósfera oscura que marca un buen contraste.

Evidentemente las cosas mejoran conforme se van exponiendo las verdaderas intenciones de la fraternidad y porque el nivel de intensidad se incrementa de golpe con lo que se les obliga a hacer a nuestros protagonistas, poniéndolos en situaciones que no son tan extremas o increíblemente grotescas, pero que si provocan cierto nivel de preocupación porque en el fondo uno sabe que esto no está tan alejado de la realidad. Lo malo es que una vez se entra de lleno en la dinámica se decide bajar un poco el ritmo para hacer de la tortura más psicológica y generar ligeras rencillas que ponen a prueba el tema de la amistad entre estos tres nerds, dando pie a una postura un tanto ridícula por parte de uno de ellos que para este punto se siente demasiado forzada considerando las circunstancias.

La parte final me agradó. Aquí es donde la violencia se intensifica y se muestran los momentos de impacto mientras se revela un poco más sobre lo que hay detrás de esta noche de pesadilla, lo cual ciertamente le brinda una dimensión mucho mayor a las cosas y le da sentido a ciertos detalles que no encajaban del todo.

Donde tiene sus mayores fortalezas es sin lugar a dudas en las actuaciones, con un Zachery Byrd (Justin) que resulta el personaje perfecto para poder preocuparte por la situación y con un Aaron Dalla Villa (Max) que realiza a la perfección ese rol villano poco cuerdo. La producción es de buena factura: el trabajo de fotografía es sólido, la dirección de arte cumple, el score no es la gran cosa, el trabajo de sonido es bueno y lo referente a efectos/maquillaje está bien cuidado.

Opinión final: Pledge está entretenida. Película para pasar el rato más que nada.

Ojometro:
***

viernes, 25 de enero de 2019

Crítica: Anna and the Apocalypse (2018)

Película dirigida por John McPhail, cuyo guión fue co-escrito por Alan McDonald y Ryan McHenry. Se estrenó en cines dentro del Reino Unido en noviembre del año pasado, mientras que su salida en formato físico todavía no ha sido confirmada; aunque de manera digital saldrá a inicios de febrero.

Sinopsis:

Un apocalipsis zombie invade el pequeño pueblo de Little Haven en navidad, forzando a Anna (Ella Hunt) y a sus amigos a pelear, despedazar y cantar en su búsqueda por sobrevivir. Enfrentando hordas de zombies en una carrera desesperada para encontrar sus seres queridos en la que no les queda más que confiar los unos a los otros en un mundo que se cae a pedazos.

Comentarios generales:

Anna and the Apocalypse no es el primer musical dentro del género de terror, pero si es el primero que recibe un nivel de atención mayor al acostumbrado y por eso mismo se convirtió en una de las películas más llamativas de 2018 para muchas personas. Y es que es innegable que un musical navideño de zombies va a generar ruido pase lo que pase debido a lo extravagante que suena y porque al pertenecer a un subgénero tan explotado la gente se encuentra deseosa de ver nuevas ideas que le proporcionen un toque de frescura. Una que sin duda vemos aquí presente, aunque sin ser precisamente la más digerible para todo mundo.

Más que nada porque McPhail y compañía adoptan por completo el elemento musical, haciendo que la primera media hora en verdad sea todo un reto para el espectador que espera una historia de zombies hecha y derecha. Situación que créanme si se da, pero estos treinta minutos no ayudan demasiado debido a que solo tratan dicho elemento de manera muy vaga mientras nos presentan a un grupo de adolescentes estereotipados con los problemas familiares, amorosos o de bullying habituales, quienes cantan y bailan en números que la verdad te hacen pensar más en que estás viendo una nueva High School Musical y no tanto algo ligado al terror.

Sin duda un problema que vuelve bastante aburridas las cosas y que hará abandonar a más de uno el visionado; sin embargo, si se logra soportar este periodo de tiempo te encontrarás con lo que esperabas ver. Ya que una vez que inicia el apocalipsis la película se vuelve divertida al combinar de manera adecuada ambos elementos y añadir un ligero toque cómico que se ve sustentado principalmente en cómo estos jóvenes eliminan a los zombies, proporcionando así los momentos la sangre necesaria que se busca en trabajos de este tipo y una muerte que añade cierto nivel de sorpresa.

La parte final no es tan violenta o tensa como uno esperaría, pero cumple. Creo que tardan más de lo esperado en presentar los reencuentros planeados y eso hace que pierda fuerza, aunque por lo menos el desenlace presenta momentos un poco más emocionales  y es uno que no se va por el camino fácil donde todo es felicidad.

Las actuaciones no están nada mal, Ella Hunt hace un trabajo sólido como esta chica con conflictos de la adolescencia y en general el resto del elenco la complementa de gran manera (resaltando Paul Kaye como el director maniático). La producción es de buena factura: el trabajo de fotografía cumple, la dirección de arte es muy buena, el score es pegajoso, el trabajo de sonido es bastante bueno, los efectos están bien hechos y la labor de maquillaje es de gran nivel.

Opinión final: Anna and the Apocalypse está entretenida. Si pueden soportar las partes musicales pasarán un buen rato, pero si no, mejor no la vean.

Ojometro:
***

martes, 22 de enero de 2019

Crítica: Lifechanger (2019)

Película escrita y dirigida por Justin McConnell (The Collapsed). Se estrenó en VOD dentro de los Estados Unidos el pasado 1 de enero, aunque todavía no hay información sobre si saldrá en formato físico.

Sinopsis:

Un asesino que puede cambiar de cuerpo se embarca en una sangrienta misión para poder hacer lo correcto y arreglar las cosas con la mujer que ama.







Comentarios generales:

Las producciones independientes que salen a inicios de año no suelen ser las mejores debido a que son trabajos que por alguna u otra razón se fueron quedando en la bóveda y deciden estrenarlos en esta época ante la falta de competencia para que, mínimo, puedan recuperar algo de la inversión. Por lo regular casi no reciben promoción y no se genera platica a su alrededor; básicamente están a su suerte, lo cual suele ser algo un tanto injusto. Más para una película como Lifechanger.

Una que ciertamente está lejos de ser una obra brillante pero con la que McConnell toma los riesgos necesarios para contarnos una historia que se sustenta completamente en la maldad mientras a la vez presenta una situación de intercambio de cuerpos que logra sobrellevar de manera adecuada. Y es que aquí, en lugar de querer crear algo espectacular por medio de esta siempre llamativa habilidad, lo que se pretende es utilizarla solo como un medio para brindarle variedad a la imagen del asesino serial clásico al colocarlo dentro de cuerpos a los cuales resulta difícil encontrarlos como despiadados y con los que se van construyendo situaciones interesantes que lo obligan a ser algo que no es, pero que irremediablemente terminan en desastre.

Esto funciona a cierto nivel, sobre todo porque el desarrollo es bastante rápido y sin demasiadas complicaciones; sin embargo, en un punto las cosas se empiezan a volver repetitivas. Principalmente por el mismo deterioro que sufre nuestro asesino, obligando a que se caiga en una dinámica que, si bien sigue la línea de maldad establecida, ya no resulta tan atractiva debido a que se olvida de presentar esas situaciones que lo sacaban de su zona de confort y lo obligaban a interactuar de manera distinta, dejando ahora todo en asesinatos que simplemente se dan porque si.

La parte final se siente un tanto fuera de lugar. Más allá de que es la meta principal desde un inicio todo ese tema romántico no encaja y le quita mucha fuerza a un desenlace que presenta un momento que en teoría debería de ser desgarrador. Además de que realmente nunca se ofrecen respuestas concretas sobre qué demonios es esta criatura.

Las actuaciones están bien, obvio el que sea un grupo tan extenso de actores hace que ninguno resalte demasiado, siendo Lora Burke (Julia) la que cuenta con un poco más de exposición y no lo hace nada mal. La producción es de buena factura a pesar de su corto presupuesto: el trabajo de fotografía es sólido, la dirección de arte es simple, el score no está mal, el trabajo de sonido es bueno, los efectos cumplen y la labor de maquillaje resulta muy efectiva.

Opinión final: Lifechanger está aceptable. Película pequeña a la que vale la pena darle una oportunidad.

Ojometro:
***

viernes, 18 de enero de 2019

Crítica: Suspiria (2018)

Remake del clásico de 1977 dirigido por Luca Guadagnino y escrito David Kajganich. Se estrenó en cines dentro de los Estados Unidos durante el mes de noviembre del año pasado, mientras que en México apenas lo hizo durante el 11 de enero. Su salida en formato físico está anunciada para el próximo 31 de enero.

Sinopsis:

La oscuridad gira en torno a una prestigiosa compañía de danza y en esta se encuentran sumergidos la directora del lugar, una ambiciosa joven bailarina y un psicoterapeuta en duelo. Algunos de ellos sucumbirán ante tal pesadilla, pero otros finalmente despertarán.



Comentarios generales:

Al ser una de las películas con más alto perfil de 2018 dentro del género varios me preguntaron que por qué no había escrito sobre Suspiria y la razón de esto es simple: retrasaron su estrenó en México por motivos que sigo sin comprender. Gracias a esto se quedó fuera de toda consideración de mis reconocimientos pero las expectativas se mantuvieron intactas, sobre todo por la cantidad de opiniones extremas a su alrededor que por un instante me hicieron temer; aunque al final he quedado bastante satisfecho con el resultado.

Personalmente me sigo quedando con la original de Argento, pero lo que nos trae Guadagnino es digno de aplaudir debido a que nos regala un remake que nunca pretende sustentar su éxito (o fracaso) siendo solo una actualización moderna, sino que trata de construir algo que pueda fungir casi como un complemento al material original bajo su propia visión y estética durante seis actos. Esto claro sin alejarse de la fuente, ya que al menos de inicio guarda similitudes marcadas en el desarrollo de la historia pero sin recaer demasiado en lo visual y, sobre todo, en no ocultar por mucho tiempo el tema de las brujas para añadir así una constante sensación de peligro.

Sin duda el cambio más radical que presenta, aunque en este caso resulta por demás efectivo debido a que gracias a esto se pueden construir momentos con los que se nos enseña más respecto a la manera en la que opera el aquelarre y ayuda a darle más trasfondo a la desaparición de las estudiantes (una de estas por medio de una de las muertes más brutales que se puedan ver). Logrando así un buen balance entre lo fantástico y lo real que permita el desarrollo de pequeños conflictos entre las propias brujas para mantener así el interés sobre su meta final, a pesar de que ya se sabe cuáles son sus intenciones.

En general la película fluye de buena manera, pero no todo es perfecto. Cuenta algunas decisiones extrañas en lo que se refiere a la edición (cortes muy bruscos que rompen por breves momentos el ritmo) y también se ve plagada de ideas del director italiano poco efectivas; tales como implementar tomas desde ángulos extraños que lucen forzadas o ciertos flashbacks/sueños que aportan muy poco.

Mencionado esto, también hay que decir que lo que ocurre nunca te aburre y poco a poco te va absorbiendo entre los bailes, la atmósfera oscura y la fabulosa música con la que cuenta, todo para llegar a un sexto acto magistral. Uno que contiene una gran sorpresa que desencadena un suceso de terror puro no solo por lo que representa, sino porque visualmente logra un impacto enorme por medio de elementos gráficos que se mantuvieron muy dosificados hasta este punto.

Las actuaciones son bastante buenas: Tilda Swilton hace un trabajo estupendo con los dos personajes a los que le toca darle vida (Madame Blanc y Dr. Klemperer), Dakota Johnson (Susie) cumple perfectamente en su rol de chica “ingenua” con la que el espectador puede preocuparse y en general el resto de los secundarios tienen sus momento para brillar; en especial Chloe Grace Moretz (Patricia). 

La producción es de gran factura: el trabajo de fotografía es muy bueno, la dirección de arte está increíblemente bien cuidada, la música compuesta por Thom Yorke es fantástica, el trabajo de sonido es genial, los efectos son sólidos y la labor de maquillaje es de primer nivel. 

Opinión final: Suspiria me gustó bastante. Película divisiva a más no poder que algunos amarán y otros odiarán con pasión, pero que difícilmente los dejará indiferentes.

Ojometro:
*****

martes, 15 de enero de 2019

Crítica: The Car: Road to Revenge (2019)

Película dirigida por G.J. Echternkamp (Death Race 2050), quien además comparte créditos como co-escritor del guión junto a Michael Tabb y Matt Yamashita. Se estrenó el pasado 8 de enero en DVD y VOD dentro de los Estados Unidos.

Sinopsis:

En una ciudad plagada por el crimen y la violencia, un fiscal de distrito sin escrúpulos es salvajemente asesinado y lanzado por un edificio para caer sobre su automóvil. Con su muerte siendo todo un misterio parece que su caso no será resuelto, esto hasta que el propio automóvil toma vida e inicia una sangrienta venganza.




Comentarios generales:

Hace no mucho mencionaba que las películas sobre automóviles poseídos lucen sumamente ridículas para los estándares actuales, así que cuando se reveló de la nada una secuela de “The Car” me sorprendió bastante. Nadie la pidió y claramente ni siquiera la propia Universal tenía demasiada fe en esta gracias a la manera en la que la sacó a la luz, algo por lo cual no se le puede culpar demasiado debido a que este es uno de esos trabajos con los que nadie quiere que se les relacione.

Y es que para que dos de tus guionistas prácticamente borraran casi cualquier referencia sobre ellos en los créditos, promocionales o fichas técnicas se necesita algo realmente malo, algo que se encuentre en niveles de atrocidad importantes y ciertamente lo que nos ofrece Echternkamp llega a eso. No tanto por la premisa en sí, ya que más allá de lo ridícula que resulta esta todavía brindaba un margen de maniobra decente para darnos algo entretenido y al menos durante los primeros 10/15 minutos parece que irá por ese camino gracias al nivel violencia que se presenta; sin embargo, una vez que se da la muerte del fiscal simplemente lo que tenemos es un desastre que resulta imposible de corregir.

Ya que de entrada NUNCA se explica cómo diablos el automóvil termina siendo poseído, simplemente pretenden que el espectador deje pasar ese punto fundamental mientras se ve expuesto a una venganza que, además de tener su dosis significativa de sangre, también presenta cosas a las que resulta imposible tomarlas en serio. Cosas que se terminan mezclando con una investigación que solo da vueltas en círculos mientras este auto mata a cualquier cosa que se le ponga en su camino y realiza maniobras espectaculares para lograr su cada vez menos claro objetivo.

En la parte final se hace una breve referencia a la película de los 70s que solo identificarán aquellos que la vieron, pero realmente no tiene demasiada importancia. En general no cambia nada con respecto a lo que se ve durante la hora previa, aunque al menos hay explosiones y se deja abierta la puerta a una nueva entrega que seguramente nunca verá la luz.

Las actuaciones son las que uno se imagina considerando la clase de película que es, algunas rayan en lo caricaturesco en este mundo distópico y otras simplemente son demasiado planas. La producción es probablemente lo mejorcito: el trabajo de fotografía es aceptable, la dirección de arte no es la gran cosa, el score está ok, el trabajo de sonido es bueno, los efectos lucen de pobre calidad y la labor de maquillaje cumple.

Opinión final: The Car: Road to Revenge es extremadamente mala. Tan mala que probablemente algunos le encuentren el gusto a sus ridiculeces.

Ojometro:
*

viernes, 11 de enero de 2019

Crítica: The Ranger (2018)

Primer largometraje de la directora Jenn Wexler, quien además comparte créditos como co-escritora del guión junto a Giaco Furino. Se estrenó de manera limitada en cines dentro de los Estados Unidos durante el mes de agosto en 2018, mientras que su salida en formato físico se dio el pasado 4 de enero.

Sinopsis:

Un grupo de punks adolescentes huye de la policía y se esconde en una cabaña abandonada en el bosque. Ahí parece que estarán a salvo, sin embargo, pronto tendrán que lidiar con un desquiciado guardabosques dispuesto a hacer lo que sea por mantener a salvo su territorio.



Comentarios generales:

A pesar de que en este blog se trata de cubrir la mayor cantidad de películas posibles cada año siempre van a existir algunas que por diversas razones no puedo ver, simplemente hay demasiadas y es imposible seguirles el paso a todas. Una de esas durante el 2018 fue The Ranger, un slasher del cual tenía pleno conocimiento pero que gracias a su extraña distribución terminó perdiéndose conforme pasaron los meses y no pudo seguir con la inercia positiva que obtuvo en diversos festivales. Inercia que me llamaba la atención y que he encontrado algo sorpresiva.

No tanto porque lo que nos ofrece Wexler sea terrible, ya que no lo es, sino porque se trata de una película en la que existen ciertas cosas que evitan poder disfrutar de la experiencia en su totalidad cuando hablamos de un slasher y que por lo regular los fans no suelen perdonar. Esto debido a que la manera de presentar a este grupo de punks tiene ciertas contradicciones al ponernos frente a unos jóvenes que representan una rebeldía con la que el espectador supuestamente tendría que sentirse identificado o al menos aplaudirla, pero la verdad eso resulta imposible considerando sus acciones y por ende en ningún momento uno siente empatía por estos drogadictos cuyo comportamiento solo provoca el querer verlos morir lo antes posible.

Situación que en teoría no debería de afectar porque al final de cuentas de eso trata la historia; sin embargo, al no tener ningún tipo de simpatía por este grupo todas las tonterías que hacen se vuelven aburridas de ver de manera muy rápida hasta que el guardabosques hace acto de presencia para dar inicio a la masacre. Una que sin duda es entretenida gracias a que presenta un nivel de violencia adecuado y escenas con algo de impacto visual, pero también porque nuestro asesino logra ofrecer algunos momentos con cierto humor involuntario como producto de sus diálogos y estricto seguimiento de las reglas. Además de que es hilarante ver cómo llega de un punto a otro con una velocidad que hasta el propio Jason Voorhees envidiaría.

La parte final cumple sin ser nada del otro mundo. Aquí es donde por fin se revela la conexión que existe entre la protagonista y el asesino que se lleva vendiendo desde el inicio, la cual ciertamente no presenta ninguna gran sorpresa pero al menos logra construir un enfrentamiento decisivo entretenido. 

Las actuaciones son promedio, salvo por la de Jeremy Holm (el guardabosques) que si cuenta con algunos momentos interesantes impulsados por un sentido del humor peculiar. La producción está bien considerando su ínfimo presupuesto: el trabajo de fotografía cumple, la dirección de arte está ok, el score no tiene nada muy destacado, el trabajo de sonido no es el mejor y tanto los efectos como la labor de maquillaje están bien cuidados.

Opinión final: The Ranger está ok. Un slasher discreto para pasar el rato y nada más.

Ojometro:
***

martes, 8 de enero de 2019

Crítica: Rust Creek (2019)

Película escrita por Julie Lipson y dirigida por Jen McGowan, la cual significa su debut dentro del género. Se estrenó directamente en VOD dentro de los Estados Unidos el pasado 4 de enero, aunque todavía no hay información sobre si saldrá en formato físico.

Sinopsis:

Sawyer (Hermione Corfield) es una estudiante brillante que se extravía camino a una entrevista de trabajo. Esto la deja en medio de los bosques en Kentucky donde tendrá que escapar de un par de lugareños y formar una complicada alianza con un extraño cuyas intenciones no son claras. 




Comentarios generales:

Las películas con mujeres tratando de escapar/defenderse de hombres abusivos es algo que lleva formando parte del género desde la década de los 70s, pero no fue sino hasta hace unos años que empezó a explotar en cuanto a popularidad gracias a que es un tema delicado que marca la agenda global actual. Por lo general son propuestas intensas, aunque la mayoría suelen ser dirigidas por hombres y es por eso que cuando una mujer está detrás de la cámara se genera algo de ruido gracias a la visión que puede añadir. Un ruido que sin duda con Rust Creek estaba presente y que desafortunadamente no pudo justificar.

Y es que la verdad lo que nos trae McGowan es simplemente aburrido de ver al presentarnos al personaje Sawyer sin ningún tipo de información y por ende sin conocer nada de ella, lo cual vuelve muy complicado poder sentir cierto nivel de preocupación por lo que le ocurre durante un primer acto que sigue paso a paso lo que se ve comúnmente en esta clase de historias, aunque bajo un tono no tan extremo. Poniendo a esta chica en situaciones de riesgo planeadas para añadir cierta tensión y cuyo desarrollo le brinda un ritmo interesante a los que son en definitivamente los minutos más interesantes de todo esto a pesar de que se muestran algunas decisiones de supervivencia a las que resulta difícil encontrarles sentido.

Lamentablemente este periodo de interés dura poco, ya que una vez que se da el encuentro de Sawyer con su extraño salvador esto se vuelve sumamente lento y, sobre todo, un tanto ridículo. De la noche a la mañana algo que supuestamente tendría que ser una experiencia traumática se convierte en una extraña relación cuyo hilo de unión es la fabricación de metanfetaminas (en serio, no es broma) y con la cual no se profundiza en lo absoluto sobre las motivaciones de Lowell para ayudarla, forzando así la integración de una red de tráfico de drogas que solo está ahí para añadir una cortina de humo que logre ocultar la falta de lógica en lo que ocurre.

La parte final tampoco ayuda demasiado. Esta resulta muy predecible, lo cual normalmente no es algo que me moleste, pero en este caso termina siendo contraproducente ante la pasividad con la que se desarrollan los eventos más importantes y porque evita que se genere algo más de impacto durante una conclusión que supuestamente debería de ser potente.

Las actuaciones realmente no tienen demasiado para destacar, obvio influye mucho lo flojo del guion, pero en general todos son trabajos muy blandos que no te generan ningún tipo de interés por lo que pudiera ocurrir con la protagonista. La producción no es nada del otro mundo: el trabajo de fotografía cumple, la dirección de arte es básica, el score es sencillo, el trabajo de sonido limpio y lo referente a efectos/maquillaje es muy simple.

Opinión final: Rust Creek es bastante mediocre. Película aburrida que nunca parece tener claras sus pretensiones. 

Ojometro:
**

viernes, 4 de enero de 2019

Crítica: Bird Box (2018)

Adaptación de la novela del mismo nombre dirigida por Susanne Bier y cuyo guión fue escrito por Eric Heisserer. Se estrenó directamente en Netflix a nivel mundial el pasado 21 de diciembre.

Sinopsis:

Cinco años después de que una presencia siniestra llevara a la mayoría de la sociedad al suicidio, una madre y sus dos pequeños hijos hacen un intento desesperado para llegar a un refugio. Aunque esto no será nada sencillo debido a que la amenaza no puede ser vista y tendrán que realizar su travesía a ciegas.





Comentarios generales:

Creo que es difícil no estar de acuerdo en que Netflix tuvo un 2018 impresionante en cuanto a su oferta de terror se refiere, ya que el servicio de streaming estuvo lanzando contenido casi todo el año que abarcó bastantes subgéneros. Realmente con lo que habían sacado en octubre/noviembre era más que suficiente para cerrar el año, pero todavía tenían a Bird Box en espera y, aunque su fecha de salida no fue precisamente la más conveniente, no podía ignorarla. Mucho más porque sin duda es un trabajo controversial.

Y es que además de tener que pasar por las inevitables comparaciones con “A Quiet Place”, lo que nos trae Bier también tiene que lidiar con aquellas a “The Happening” gracias a lo idéntica que resulta su premisa. Una que sin duda es atractiva y sirve para contar una historia que la directora aborda, al menos de inicio, como si se tratará de una de zombies durante los eventos del pasado y que va alternando con el viaje del presente para brindar así una dinámica agradable que con el paso de los minutos logra captar tu interés gracias al misterio que hay detrás de la amenaza; además de que cuenta con algunos momentos de impacto que elevan el nivel de intensidad de manera adecuada.

Realmente durante los primeros treinta minutos las cosas fluyen sin problemas, pero pasando este periodo de tiempo todo empeora y se vuelve prácticamente imposible que se rectifique el rumbo, no solo porque lo que ocurre en pantalla se empieza a sentir repetitivo, sino porque lo que rodea a las criaturas que provocan los suicidios nunca parece tener una explicación lógica y la información brindada solo son migajas a las que les tienes que ir encontrando cierto sentido. Obligando así a que los conflictos se centren más entre los sobrevivientes y, sobre todo, a añadir una amenaza externa que se siente muy forzada e incluso tiene menos sentido que la principal (¿Por qué a los locos no les afecta?).

A esto hay que agregarle la poca efectividad al tratar de generar momentos de tensión, los cuales son importantes considerando que la película pone siempre en escenarios poco ventajosos a los personajes pero que, salvo por un par de estos, realmente nunca existen situaciones en las que el espectador verdaderamente sienta preocupación por lo que ocurre.

La parte final tampoco es la mejor; de hecho, diría que empeora las cosas. Y no es tanto porque nunca se muestre a la amenaza, eso creo que termina quedando en segundo plano cuando en lugar de esclarecer varios puntos importantes solo van aumentando las dudas y te dejan con muchísimas preguntas sin responder al apostar por un desenlace abierto a interpretación.

En cuanto a las actuaciones es donde sin duda tiene sus puntos más fuertes, con una Sandra Bullock (Malorie) que carga sin demasiados problemas con el peso de la película y con un John Malkovich (Douglas) que tiene una participación que roba cámara. La producción también es buena: el trabajo de fotografía es sólido, la dirección de arte cumple, el score está ok, el trabajo de sonido es bueno y los efectos están bien hechos.

Opinión final: Bird Box es bastante decepcionante. Película con potencial que nunca logra su cometido.

Ojometro:
**

martes, 1 de enero de 2019

Películas 2019

Aquí dejo el calendario con las películas que se conoce saldrán en 2019 y sus fechas tentativas de estreno durante este año dentro de los Estados Unidos, país de origen o del país en donde se distribuirá primero.

Es importante señalar que no todas las películas están 100% confirmadas, además de que siempre puede haber retrasos; mientras que en ciertos casos solo se ha revelado que saldrán este mismo año, pero no la fecha exacta.

* Recuerden que este calendario se estará actualizando de manera constante durante prácticamente todo el año cuando se den a conocer trailers o fechas de estreno.

----

ENERO

Rust Creek
Fecha de estreno: 4 de enero
Formato: VOD
Trailer

Escape Room
Fecha de estreno: 4 de enero 
Formato: En cines
Trailer

The Vanishing
Fecha de estreno: 4 de enero 
Formato: VOD
Trailer

The Car: Road to Revenge
Fecha de estreno: 6 de enero
Formato: DVD y formato digital
Trailer

Belzebuth
Fecha de estreno: 11 de enero (México)
Formato: En cines
Trailer

Pledge
Fecha de estreno: 11 de enero 
Formato: VOD
Trailer

Glass
Fecha de estreno: 18 de enero 
Formato: En cines
Trailer

The Final Wish
Fecha de estreno: 24 de enero 
Formato: Limitado en cines
Trailer

Dead Ant
Fecha de estreno: 24 de enero 
Formato: VOD
Trailer

The Devil Outside 
Fecha de estreno: 25 de enero (Reino Unido)
Formato: En cines 

The Hole in the Ground
Fecha de estreno: 31 de enero 
Formato: TV
Trailer


FEBRERO

Braid
Fecha de estreno: 1 de febrero
Formato: VOD
Trailer

Velvet Buzzsaw
Fecha de estreno: 1 de febrero
Formato: Netflix
Trailer

The Prodigy
Fecha de estreno: 8 de febrero
Formato: En cines
Trailer

The Amityville Murders
Fecha de estreno: 8 de febrero
Formato: VOD
Trailer

St. Agatha
Fecha de estreno: 8 de febrero
Formato: VOD
Trailer

Lords of Shadow
Fecha de estreno: 8 de febrero
Formato: VOD
Trailer

Broken Ghost
Fecha de estreno: 12 de febrero
Formato: VOD
Trailer

Happy Death Day 2U
Fecha de estreno: 14 de febrero
Formato: En cines
Trailer

Betsy
Fecha de estreno: 21 de febrero
Formato: VOD
Trailer

The Turning
Fecha de estreno: 22 de febrero
Formato: En cines
Trailer

Lords of Chaos
Fecha de estreno: 22 de febrero
Formato: VOD
Trailer

The Unseen
Fecha de estreno: 26 de febrero
Formato: DVD
Trailer

Boo!
Fecha de estreno: 28 de febrero
Formato: En cines
Trailer


MARZO

Tuftland
Fecha de estreno: 1 de marzo (Finlandia)
Formato: VOD
Trailer

Greta
Fecha de estreno: 1 de marzo
Formato: En cines
Trailer

Stray
Fecha de estreno: 1 de marzo
Formato: VOD
Trailer

Welcome to Mercy
Fecha de estreno: 5 de marzo
Formato: DVD
Trailer

Among the Shadows
Fecha de estreno: 5 de marzo
Formato: VOD
Trailer

The Clovehitch Killer
Fecha de estreno: 5 de marzo
Formato: Blu-ray
Trailer

Us
Fecha de estreno: 15 de marzo
Formato: En cines
Trailer

Rabid
Fecha de estreno: 25 de marzo
Formato: DVD y Blu-ray
Trailer


ABRIL

Pet Sematary
Fecha de estreno: 5 de abril
Formato: En cines
Trailer

The Wind
Fecha de estreno: 5 de abril
Formato: VOD
Trailer

Matriarch
Fecha de estreno: 9 de abril
Formato: VOD, DVD y digital
Trailer

The Silence
Fecha de estreno: 10 de abril
Formato: Netflix
Trailer

The Curse of La Llorona
Fecha de estreno: 19 de abril
Formato: En cines
Trailer

Sadako 
Fecha de estreno: 24 de abril (Japón)
Formato: En cines
Trailer

I Trapped the Devil
Fecha de estreno: 26 de abril
Formato: VOD
Trailer

I Spit on Your Grave: Deja Vu
Fecha de estreno: 31 de abril
Formato: En cines
Trailer


MAYO

The Intruder
Fecha de estreno: 14 de mayo
Formato: En cines
Trailer

High Moon
Fecha de estreno: 3 de mayo
Formato: VOD
Trailer

Room for Rent
Fecha de estreno: 7 de mayo
Formato: VOD
Trailer

BrightBurn
Fecha de estreno: 24 de mayo
Formato: En cines
Trailer

Isabelle
Fecha de estreno: 24 de mayo
Formato: Limitado en cines y VOD
Trailer

MA
Fecha de estreno: 31 de mayo
Formato: En cines
Trailer


JUNIO

The Cleaning Lady
Fecha de estreno: 4 de junio
Formato: VOD
Trailer

Child’s Play
Fecha de estreno: 21 de junio
Formato: En cines
Trailer

Nightmare Cinema
Fecha de estreno: 21 de junio
Formato: Limitado en cines y DVD
Trailer

47 Meters Down: Uncaged
Fecha de estreno: 28 de junio
Formato: En cines
Trailer

Annabelle Comes Home
Fecha de estreno: 28 de junio
Formato: En cines
Trailer


JULIO

Crawl
Fecha de estreno: 12 de julio
Formato: En cines
Trailer

Critters Attack
Fecha de estreno: 23 de julio
Formato: DVD, Blu-ray y formato digital
Trailer

Rock, Paper, Scissors
Fecha de estreno: 23 de julio
Formato: DVD y formato digital
Trailer


AGOSTO

The New Mutants
Fecha de estreno: 2 de agosto
Formato: En cines
Trailer

Scary Stories to Tell in the Dark
Fecha de estreno: 9 de agosto
Formato: En cines
Trailer


SEPTIEMBRE

It: Chapter Two
Fecha de estreno: 6 de septiembre
Formato: En cines
Trailer


OCTUBRE

Zombieland 2
Fecha de estreno: 11 de octubre
Formato: En cines
Trailer

Are You Affraid of the Dark?
Fecha de estreno: 11 de octubre
Formato: En cines
Trailer


NOVIEMBRE

Doctor Sleep
Fecha de estreno: 8 de noviembre
Formato: En cines
Trailer


DICIEMBRE



FECHA SIN CONFIRMAR

Open 24 Hours (Trailer)
Dark Light (Trailer)
When Ghost Meet Zombie (Trailer)
The Demonologist (Trailer)
Altered Skin (Trailer)
Patients of a Saint (Trailer)
Hanukkah (Trailer)
Infernum (Trailer)
The Haunting of Sharon Tate (Trailer)
A Haunting at Silver Falls 2 (Trailer)
I'll take Your Dead (Trailer)
The Golem (Trailer)
Snatchers (Trailer)
Thriller (Trailer)