martes, 26 de febrero de 2019

Crítica: One Cut of the Dead (2018)

Película escrita y dirigida por Shinichiro Ueda, la cual significa su debut dentro del género. Se estrenó en cines dentro de Japón a mediados de 2018, mientras que su salida en formato físico se dio el pasado 28 de enero.

Sinopsis:

Mientras se encuentran filmando una película de zombies en una instalación abandonada de la segunda guerra mundial, un director y su equipo vivirán un auténtico infierno cuando sea vean atacados por zombies de verdad.






Comentarios generales:

* Contiene spoilers importantes

Es casi algo automático que cuando una película empieza a hacer ruido en los festivales por todo el mundo mi interés se dispare debido a que el hecho de que algo genere las mismas reacciones en países con intereses, idiosincrasias y contextos tan distintos suele ser señal de algo potencialmente especial; mucho más cuando la plática gira en torno a una película de zombies japonesa. Eso ponía las expectativas para One Cut of the Dead muy altas y debo de decir que por un momento me llegó a parecer que todo era exageración pura, pero una vez terminado el visionado fue inevitable sentir que acababa de ver una de las cosas más originales de los últimos años.

Esto porque lo que nos trae Ueda es un trabajo cuyo diseño es muy interesante, con unos primeros 35 minutos que seguramente sorprenderán a más de uno debido a que se nos presenta, literalmente, una historia de zombies de bajo presupuesto que no tiene nada de malo pero que difícilmente califica como algo especial. Mostrándonos un plano secuencia con situaciones que por varios momentos te hacen cuestionar la calidad del filme (sobre todo su dirección), ya que existen tomas extrañas, decisiones incomprensibles por parte de los personajes o simplemente momentos que no tienen sentido en la búsqueda de fluidez para las acciones.

Sin duda un material de “pobre calidad” que de pronto llega a un intempestivo final y te sorprende con créditos en pantalla. Sin embargo, justo cuando terminan dichos créditos te sorprendes aún más al darte cuenta que, en realidad, One Cut of the Dead apenas está iniciando.

Y es que para el segundo acto se nos revela que lo que vimos es un show en directo para televisión, aunque en un inicio puede llegar a ser un tanto confuso considerando que esto se va dando a conocer poco a poco mientras se nos muestran los pormenores en la pre-producción bajo un ritmo acelerado. Momentos que resultan importantes porque es aquí cuando el tono cómico empieza a tener una relevancia que inmediatamente hace que los primeros 35 minutos adquieran otro significado y, sobre todo, ahora si tengan sentido las situaciones raras.

Lo cual se solidifica con una parte final fantástica donde se nos muestra la recreación de lo visto al inicio, pero desde la perspectiva de los realizadores. Ofreciendo así un cierre increíblemente dinámico y muy divertido en el que no solo vemos como estas personas tienen que luchar contra cualquier cantidad de eventualidades para lograr su cometido, sino que además representa digamos un tipo de homenaje a todos aquellos individuos detrás de cámara que le dan vida a estas historias ficticias y suelen quedar en el olvido.

Las actuaciones son exageradas, incluso caricaturescas, pero esa es la idea detrás y en ese sentido funcionan a la perfección. La producción es austera, pero nuevamente esa es la idea: el trabajo de fotografía cumple, la dirección de arte es de tres pesos, el score es pintoresco, el trabajo de sonido está ok, los efectos son muy simples y la labor de maquillaje básica.

Opinión final: One Cut of the Dead es genial. Una película bastante divertida y original que lleva el tema del metacine a otro nivel.

Ojometro:
*****

viernes, 22 de febrero de 2019

Crítica: St. Agatha (2019)

Película dirigida por Darren Lynn Bousman (Saw II, Saw III, Abattoir), cuyo guión fue co-escrito por Andy Demetrio, Shaun Fletcher, Sara Sometti Michaels y Clint Sears. Se estrenó en VOD dentro de los Estados Unidos el pasado 8 de febrero y también salió en formato físico en algunas partes de Europa.

Sinopsis:

En 1950 una joven madre embarazada de nombre Mary (Sabrina Kern) busca refugio en un convento. Sin embargo, lo que parecía el lugar perfecto para tener un hijo pronto se convertirá en un auténtico infierno que la pondrá a prueba mientras descubre la horrible verdad detrás de este.



Comentarios generales:

Darren Lynn Bousman es uno de los directores más versátiles dentro del género, ya que igual te puede regalar una secuela gore, un musical de terror o experiencias de bajo presupuesto originales que difícilmente se parecen. Por eso mismo es que St. Agatha era una de las películas que más me interesaban de 2019 debido a que, al menos en el papel, se veía como su proyecto más oscuro y polémico hasta la fecha considerando que la religión siempre adhiere eso de manera automática. Algo que afortunadamente se cumplió.  

Y además lo hace por medio de un enfoque distinto al acostumbrado cuando se involucran monjas, ya que Bousman no tiene interés en irse por el camino de lo sobrenatural sino centrarse en lo aterradores que pueden llegar a ser los seres humanos y la maldad pura con la que algunos nacen. Ofreciendo así un trabajo que prácticamente desde el inicio establece el tono oscuro que va a manejar al ponernos frente al personaje de Mary, una chica vulnerable que rápidamente se ve expuesta a un entorno hostil cuando supuestamente tendría que ser todo lo contrario y que poco a poco te va empezando a generar dudas sobre lo que hay detrás del convento debido a que para este punto todavía no es demasiado claro el propósito.

Obviamente con el pasar de los minutos esto empieza a aclararse, pero durante el proceso la manera en la que se logra ir construyendo la atmósfera y, sobre todo, la sensación de terror y peligro constante es muy buena. Todo bajo un ritmo semilento que ayuda a ir elevando la tensión por medio de una serie de eventos diseñados para crear impacto y también para empezar a detestar al personaje de la madre superior, aunque nunca sin caer en el gorefest o en lo grotesco para lograr por momentos cierta incomodidad.

A esto hay que agregar que la evolución que tiene el personaje de Mary es muy interesante de seguir, ya que nunca es presentada como una chica sumisa al 100%. Sin duda al inicio muestra vulnerabilidad; sin embargo, conforme se van revelando las acciones de las monjas ella es la única que las enfrenta o las cuestiona, siendo esto parte importante del desarrollo considerando que cada cosa que hace para salir de ahí tiene consecuencias graves para ella o para el resto de las inquilinas.

La parte final cumple con su objetivo, pero nunca logra brindar esa conclusión memorable que uno espera. En general se siente apresurada y por ende el pago no llega a ser tan gratificante como debería considerando lo visto previamente, esto a pesar de que si cuenta con una muerte particularmente llamativa.

Las actuaciones son bastante buenas, con una Sabrina Kern que está impecable como la protagonista y con una Carolyn Hennesy (Madre Superior) estupenda que ayuda a brindar algunas de las interacciones más memorables y sin duda logra sus objetivo de que la odies. La producción también es de buena factura: el trabajo de fotografía es estupendo, la dirección de arte bien cuidada, el score es sólido, el trabajo de sonido cumple, los efectos son simples y la labor de maquillaje básica.

Opinión final: St. Agatha me gustó. Película que le brinda un toque distinto a las historias de conventos y monjas.

Ojometro:
****

martes, 19 de febrero de 2019

Crítica: Dead Ant (2019)

Película escrita y dirigida por Ron Carlson. Se estrenó el pasado 24 de enero directamente en VOD dentro de los Estados Unidos, mientras que su salida en formato físico ya está confirmada para el próximo 5 de marzo.

Sinopsis:

Sonic Grave es una banda de glam metal conocida por un hit de 1989, pero ahora planean realizar su triunfal regreso presentándose en el festival de Coachella. Lo malo es que su viaje en búsqueda de inspiración por medio del peyote pronto resultará en una feroz batalla contra hormigas asesinas gigantes.




Comentarios generales:

Cuando uno termina de leer la sinopsis de Dead Ant sabe inmediatamente qué tipo de película le espera, ya que decir que su premisa es absurda sería quedarme corto. Por eso mismo es un trabajo que no es tan sencillo de analizar porque dada su propia naturaleza esto pasa a un segundo término considerando que su meta no es cumplir con los estándares artísticos convencionales, sino más bien tratar de entretener por medio de las ideas más tontas que se puedan imaginar y en ese sentido puede llegar a ser o no efectiva dependiendo de cómo cada persona pueda asumir este humor.

En mi caso la verdad es que lo presentado por Carlson no me terminó por convencer, obvio entiendo el propósito que hay detrás y todo eso, pero simplemente en ningún momento me pareció que lo ocurrido en pantalla lograra su objetivo. Y es que, más allá de las excentricidades y la burla al glam metal, realmente no hay demasiado en esta historia que resulte lo suficientemente entretenido como para hacer de la primera mitad digerible ante la simpleza de las acciones y el avance un tanto lento que tiene para llegar a lo que es supuestamente el punto central de todo esto, ósea… las hormigas gigantes.

Las cuales integran cierto factor sorpresa a la trama una vez que empiezan a ser más relevantes, proporcionando así cierta profundidad a las razones por las cuales son de ese tamaño. Un detalle que podrá parecer menor pero que en cierta medida ayuda a que lo ocurrido durante la segunda mitad tengan un poco más de lógica y vuelva ligeramente más compleja la situación para los personajes. Aunque también da material para algunos momentos de humor pobre que se sienten muy forzados.

Ya para la parte final el nivel de ridiculez es demasiado alto, pero debo de decir que esta es por lo menos divertida. El hecho de que el objetivo principal de la banda se cumpla y al mismo tiempo esto sea la solución para vencer a las hormigas de algún modo funciona, dejando así un desenlace que provocará alguna que otra carcajada.  

Las actuaciones están ok, en el tono ridículo que se espera y no van más allá de eso. La producción es de corte muy similar a lo que vemos en las películas de The Asylum: el trabajo de fotografía es apenas aceptable, la dirección de arte es básica, el score genérico, el trabajo de sonido irregular, la labor de maquillaje decente y los efectos en verdad terribles, dignos de una cinemática de videojuego de PC a inicios de los 90s.

Opinión final: Dead Ant es ridícula a más no poder. Película para no tomar en serio y que ya dependerá de cada quien si gusta o no.

Ojometro:
**

viernes, 15 de febrero de 2019

Crítica: Escape Room (2019)

Película dirigida por Adam Robitel (Insidious: The Last Key), cuyo guión fue co-escrito por Bragi Schut y Maria Melnik. Se estrenó en cines dentro de los Estos Unidos el 4 de enero e hizo lo propio en México durante el pasado fin de semana. Recaudando hasta la fecha $108 millones de dólares en taquilla a nivel mundial.

Sinopsis:

Seis extraños son invitados a participar en un cuarto de escape por la posibilidad de ganar mucho dinero. Estando ahí se enfrentarán a diversos cuartos con condiciones extremas en los que descubrirán esto es más que un simple juego y tendrán que pelear con sus vidas para poder encontrar una salida.


Comentarios generales:

La verdad es que cuando vi el trailer de Escape Room mi reacción fue de indiferencia, no tanto porque la película se viera mal, sino que simplemente el concepto como tal no me resultaba tan atractivo. Sin embargo, con el pasar de las semanas esto fue cambiando poco a poco debido a las opiniones que fui escuchando sobre que podría tratarse del inicio para una nueva tendencia, eso me generó bastante interés y me alegra que fuera así porque este es un trabajo que vale la pena.

Lo que si dudo es marque algún tipo de tendencia a futuro, aunque claramente puede ser el inicio de una franquicia porque lo que nos trae Robitel está diseñado para eso al ofrecer una experiencia que gira en torno a algo inagotable como es la solución de acertijos. Una idea que no parece tan llamativa pero que no tardan demasiado en vendértela con una introducción potente que solo te provoca querer ver más y más al respecto, ya que con excepción de unos cuantos minutos para presentar a los personajes, las acciones no paran por un buen rato.

Y es que se trata de una historia simple, sin mucha ciencia detrás, que está pensada para que en ningún momento el espectador pueda relajarse ante las situaciones a las que se ve expuesto este grupo de personajes. Todo bajo un ritmo bastante ágil y con un buen diseño de los acertijos que van incrementando los niveles de tensión de manera progresiva conforme estos se van volviendo más elaborados gracias a las temáticas de cada uno de los cuartos, los cuales también empiezan a soltar pistas sobre el pasado de los desafortunados participantes y así dejar en claro que hay algo más grande detrás.

Además, contrario a trabajos similares, aquí no se recae en el uso de la violencia extrema o de litros de sangre para hacer que las muertes tengan impacto. Obvio desde el aspecto visual no resultan llamativas, pero la manera en las que estas se dan es lo que hace que resulten tan efectivas debido a la forma en la que afectan el comportamiento de los sobrevivientes y la manera en la que atacan los problemas.

La parte final es la que evita que el filme alcance un nivel mayor. No es precisamente mala, simplemente contrasta demasiado con la dinámica manejada en los actos previos y elimina casi por completo esa tensión tan bien construida durante cuatro de los cuartos. Todo para ir construyendo un desenlace que deja al aire algunas preguntas en la búsqueda de una posible secuela. 

Las actuaciones están bastante bien, en teoría Taylor Russell (Zoey) es la protagonista pero en realidad es la labor en conjunto la que resalta y hace que las situaciones de peligro funcionen. La producción es de buena factura: el trabajo de fotografía es bastante bueno, la dirección de arte impecable, el score es sólido, el trabajo de sonido es limpio y los efectos son de buena calidad.

Opinión final: Escape Room me gustó. Película bastante entretenida que les hará pasar un buen rato.

Ojometro:
****

martes, 12 de febrero de 2019

Crítica: Braid (2019)

Película escrita y dirigida por Mitzi Peirone, la cual significa su primer largometraje. Se Estrenó de manera limitada en cines y VOD dentro de los Estados Unidos el pasado 1 febrero, pero todavía no se sabe cuándo saldrá en formato físico.

Sinopsis:

Dos jóvenes prófugas de la justicia deciden robar a su adinerada amiga psicópata que vive en un mundo de fantasía que ellas mismas crearon durante su infancia. Aunque para llevarse el dinero tendrán que formar parte de un perverso y mortal juego difícil de creer.





Comentarios generales:

Hay veces en las que escribir sobre una película es complicado porque realmente no sabes qué diablos es lo que acabas de ver, incluso si ya pasaron algunas horas para poder digerirla de mejor manera. No es algo tan común, pero pasa, y eso fue lo que me ocurrió con Braid: un trabajo que hace todo lo posible por no seguir las fórmulas convencionales al grado de que realmente no sabes si es bueno o malo lo que está tratando de proponer.

Esto porque lo que nos trae Peirone me atrevería a decir que, salvo por los primeros diez minutos, no tiene sentido en ningún momento. No tanto porque la historia sea un desastre, extremadamente compleja o porque no esté bien estructurada, sino que simple y sencillamente está diseñada de esa manera para generar dudas constantes ante un espectáculo en el que predominan las rarezas de principio a fin para construir más que nada momentos visualmente muy bien diseñados (además de llamativos) en lugar de escenas que profundicen de manera convencional la relación entre estas tres chicas. Siendo el más espectacular una secuencia que involucra ácidos y se ve invadida por colores rosas y purpuras.

En general nunca se hace mucho hincapié en los motivos por los cuales se lleva a cabo el peculiar juego, uno que desde el inicio establece reglas que sirven para desatar ciertos sucesos que añaden un toque violento al filme y que por un momento parece que llevarán algo convencional. Sin embargo, pronto la directora deja en claro que su intención nunca es resolver el misterio central y básicamente en un punto opta por no desarrollar en lo absoluto este tema para enfocarse en la inestabilidad mental de estas chicas cuyas acciones empiezan a ser cada vez más inexplicables.

Por si esto no fuera poco, la parte final involucra un giro que revuelve mucho más las cosas. Aquí cualquier tipo de coherencia deja de existir y es imposible identificar si lo que viste solo fue producto de la imaginación de una de ellas o si fueron eventos “reales”, dejando muchísimas preguntas en el aire mientras termina de manera abrupta.

En las actuaciones sin duda es Madeline Brewer (Daphne) quien resalta, ya que aunque las otras dos actrices no lo hacen mal, es ella la que le añade fuerza a cada una de las situaciones más extravagantes del filme. La producción es bastante buena: el trabajo de fotografía es sólido, la dirección de arte está bien cuidada, el score cumple, el trabajo de sonido no tiene fallos, los efectos son mínimos y la labor de maquillaje es discreta.

Opinión final: Braid es una película difícil de valorar, aunque no me dejó una gran impresión. Propuesta extraña con la que es mejor dejar que cada quien forme su propia opinión.

Ojometro:
**

viernes, 8 de febrero de 2019

Crítica: Velvet Buzzsaw (2019)

Película escrita y dirigida por Dan Gilroy. Se estrenó a nivel mundial el pasado 1 de febrero por medio de Netflix.

Sinopsis:

Después de que fueran descubiertas una serie de pinturas de un artista desconocido que cautivan a todos los expertos, una fuerza sobrenatural empieza a tomar venganza sobre aquellos que han permitido que su codicia se interponga en el camino del arte.







Comentarios generales:

Netflix sigue apostando por el género de terror y en este 2019 no tardó demasiado para ofrecer su primera propuesta de peso con Velvet Buzzsaw. Una producción que desde que fue revelada captó mucho interés gracias a su elenco de primer nivel y porque su premisa auguraba una experiencia poco convencional que ciertamente ofrece, aunque no con los resultados espectaculares que esperaba encontrar.

Y es que lo que nos trae Gilroy es un thriller al cual cuesta trabajo encontrarle un propósito claro durante al menos todo el primer acto, ya que realmente en este periodo lo que vemos es más que nada una historia que desmenuza de manera bastante detallada e interesante lo que hay detrás del mundo del arte y lo que rodea a los artistas que lo crean. Algo que, tal vez si o tal vez no,  podría tratarse de una crítica un tanto oculta a lo que ocurre en el propio mundo del cine al presentar a este grupo de personajes que lucran con el arte sin crear absolutamente nada, anteponiendo sus negocios para imponer tendencias que los beneficien mientras que los verdaderos creadores son lo que menos les importa.

Realmente es mucho más adelante en el filme cuando los elementos ligados al terror entran en juego, más concretamente cuando se da a conocer al artista desconocido porque todo lo relacionado a sus obras añade un toque sobrenatural inmediato y hace que poco a poco el tono de la película vaya cambiando. Situación que ayuda a generar el ambiente propicio para ir eliminando el exceso de personajes con el que cuenta e ir revelando un pasado oscuro que ayude a brindar un poco de contexto.

Sin embargo, también hay que decir que entre todo esto los momentos para generar terror terminan por no tener gran peso en el desarrollo al quedar en meros sustos fáciles o en muertes sin demasiado significado.

La parte final me agradó. Para este punto la locura que maneja Morf Vandewalt (Gyllenhaal) es muy llamativa y la sensación de riesgo constante que gira en torno al resto de los personajes hace que está parte sea sumamente tensa ante el inevitable destino que les espera, ofreciendo así un pago satisfactorio a pesar de que deja ciertas cosas en el aire.

En el tema de las actuaciones la película cumple, aunque varias de estas sufren por el hecho de que hay demasiados personajes como mencione antes y eso limita demasiado el tiempo en pantalla para desarrollarlos de mejor manera. La producción es de primer nivel: el trabajo de fotografía es muy bueno, la dirección de arte es estupenda, el score resulta agradable, el trabajo de sonido no tiene fallos, la labor de maquillaje es sencilla y los efectos están bien hechos.

Opinión final: Velvet Buzzsaw está ok. Película que gustará o no dependiendo de la interpretación que le de cada quien.

Ojometro:
***

martes, 5 de febrero de 2019

Crítica: Killer High (2018)

Película dirigida por Jem Garrard y escrita por Suzanne Keilly. Se estrenó en TV dentro de los Estados Unidos durante el mes de octubre del año pasado por medio del canal Syfy, aunque no se sabe si saldrá en formato físico.

Sinopsis:

Sabrina (Kacey Rohl) sigue obsesionada con sus años en la preparatoria y ha decidido realizar una reunión de ex alumnos de la generación de 2008. Su plan es ser reconocida como la mejor, pero pronto este se verá opacado por una temible criatura que empieza a matar a todos los invitados.





Comentarios generales:

Una de las mejores propuestas que existen año tras año durante el mes de octubre son los 31 Days Of Halloween del canal Syfy, realmente en pocos lados se puede ver algo similar para celebrar dicha festividad y eso la ha convertido en algo especial. Lamentablemente dicha celebración solo parece tener efecto en Estados Unidos y Canadá debido a que la señal para Latinoamérica suele omitirla en favor de su programación habitual llena de repeticiones de Star Trek o Face Off, por lo cual resulta difícil poder ver las propuestas originales y rara vez las puedo comentar al momento. Tal como fue el caso con Killer High.

Una de las películas que más me llamaba la atención no tanto porque fuera a ser una joya, sino porque su premisa tan absurda me hacía suponer que algo del viejo Syfy estaba de regreso y, en efecto, eso es lo que sucede aquí. Ya que Garrard sigue el librito al pie de la letra para ofrecernos una historia muy básica que durante el primer acto se sustenta en la creación de una amenaza ridícula y en el humor simplón manejado por la protagonista, quien además es la encargada de establecer el mensaje de que hay personas que son incapaces de seguir adelante y se la viven obsesionadas con el pasado (además de que las reuniones de ex alumnos son incomodas).

Realmente durante unos 35 minutos esa es la dinámica general y, aunque tiene algunos momentos divertidos, lo cierto es que estos resultan aburridos hasta que la bestia asesina toma más relevancia. Aunque esto también se da de manera contenida para generar así mayor expectativa para cuando inicie la inevitable masacre; una que sin duda resulta satisfactoria a pesar de que nunca existe material extremadamente gráfico pero que si contiene elementos visuales que la vuelven llamativa y ayudan a que el ritmo de la película mejore por algunos minutos.

Lo malo es que una vez que pasa la novedad de la masacre las cosas se estancan y de ahí ya no se puede recuperar. Nuevamente el humor simplón es predominante y se forma una alianza que añade cierta sorpresa; sin embargo, todo lo que ocurre durante la parte final se siente forzado e incluso todo el tema de los orígenes de la bestia solo es tratado de manera superficial. 

En cuanto a las actuaciones se puede decir que el toque caricaturesco es lo que impera considerando el tono cómico que se maneja, siendo la propia Kacey Rohl la que más resalta y ciertamente no lo hace mal. La producción es lo que uno espera de esta clase de películas: trabajo de fotografía muy simple, dirección de arte discreta, score genérico, un trabajo de sonido decente, una labor de maquillaje digna de atracción de feria y los efectos decentes.

Opinión final: Killer High es la típica película absurda del canal Syfy que es mala, pero que probablemente te hará reír por ratos.

Ojometro:
**

viernes, 1 de febrero de 2019

Crítica: Blood Bound (2019)

Película escrita y dirigida por Richard LeMay (Dementia 13). Se estrenó el pasado 15 de enero directamente en iTunes y VOD dentro de los Estados Unidos, mientras que todavía no hay información sobre si saldrá en formato físico.

Sinopsis:

Cada 25 años una familia con poderes ilimitados llega a un pequeño pueblo rural como parte de un antiguo pacto que los obliga a sacrificar cuatro vidas humanas, incluyendo una de sus propios miembros.






Comentarios generales:

Es 2019 y la obsesión con los aquelarres o los cultos sigue a tope, son temas por los que el paso del tiempo no parece tener efecto alguno y siguen generando la misma fascinación que hace 50 años atrás. Más ahora con éxitos como “The Witch” o “Hereditary” que han puesto esta clase de trabajos una vez más en el ojo público y por los cuales era inevitable ver películas de un corte más modesto empezar a salir para tratar de explotar este nuevo brote de popularidad, siendo Blood Bound una de las primeras en hacerlo. Aunque no con los mejores resultados.

Y es que aquí tenemos el típico caso de una película cuya idea base es bastante clara pero nunca sabe exactamente cómo desarrollarla de manera convincente, ya que LeMay demuestra varios problemas al momento de establecer los planes del culto al acelerar de manera muy abrupta las acciones cuando apenas uno se está empezando a familiarizar con los personajes que, en teoría, son los principales. De golpe algo que trata sobre ladrones adolescentes se transforma en una historia oscura con rituales satánicos que no parece tener mucho sentido y que de un momento a otro cambia de manera radical el enfoque de las cosas para centrarse en un embarazo.

Uno que con el paso de los minutos se revela que tiene propósitos mucho más macabros, pero que solo lleva a un aburrimiento total mientras vemos a un grupo de personas con poderes aparecer y desaparecer a su antojo sin que se nos revele grandes detalles sobre ellos. Haciendo así que las cosas se desarrollen bajo un ritmo demasiado lento y sin nada particularmente llamativo en una dinámica que no cuenta con los contrapesos suficientes para hacer que la situación no esté tan cargada de un solo lado y poder construir momentos que le añadan emoción o por lo menos algo de tensión al segundo acto. 

La parte final se podría decir que es lo más interesante: primero porque es aquí donde por fin se logra percibir un ligero incremento en el ritmo y, segundo, porque al menos se mantienen fieles a su tono pesimista y oscuro. Presentando algo más de violencia y un giro que le brinda cierta frescura cuando parecía que todo tenía un rumbo claro; aunque con esto se generan más preguntas que respuestas.

Las actuaciones son muy pobres, en verdad llega un punto en el que resulta desesperante ver a este grupo de personajes con sus caras de muertos todo el tiempo y sin reflejar grandes emociones que le añadan intensidad a sus escenas. La producción tampoco es la gran cosa: el trabajo de fotografía no es el mejor, la dirección de arte no tiene mucho que destacar, el score está ok, el trabajo de sonido no es muy limpio, los efectos son mínimos y la labor de maquillaje es simple.

Opinión final: Blood Bound es bastante mediocre. Película aburrida que tal vez solo disfruten quienes son muy fans de todo el tema de los cultos.

Ojometro:
**