viernes, 16 de noviembre de 2018

Crítica: Overlord (2018)

Película dirigida por Julius Avery, cuyo guión fue co-escrito por Billy Ray y Mark L. Smith. Se estrenó en cines dentro de los Estados Unidos y México (así como en otros mercados) el pasado 9 de noviembre, recaudando hasta la fecha $23.6 de dólares en taquilla a nivel mundial.

Sinopsis:

Un pequeño grupo de soldados estadounidenses se encuentran frente ante un terror inimaginable dentro de las líneas enemigas en la víspera del Día D.







Comentarios generales:

Una de las cosas que hicieron de Overlord una película tan interesante fue el hecho de que no se sabía absolutamente nada de esta, lo cual generó por meses un sinfín de rumores muy locos. Esto obviamente llevó a que muchos especularan sobre que era una entrega más de Cloverfield, idea que a mi no me emocionaba demasiado y es por eso que cuando por fin salió el trailer me alegre bastante al ver que se trataba de algo diferente debido a que, en definitiva, no hubiera encajado en lo absoluto con dicho universo.

Y es que antes que nada se tiene que dejar en claro que lo que nos trae Avery es una película de guerra hecha y derecha, probablemente no con tanta precisión histórica, pero de guerra al final de cuentas y por lo consiguiente se maneja como tal durante gran parte de la primera hora. Iniciando con una gran secuencia en donde se puede decir que el terror radica en lo que experimenta este grupo de soldados dentro del campo de batalla y es en base a esto con lo que se construye el primer acto. Uno que tiene sus momentos interesantes sin duda; sin embargo, conforme pasan los minutos el ritmo desciende y empiezas a cuestionar sobre si en verdad se trata de una película de terror.  

Es a partir de la segunda hora cuando las cosas se inclinan más hacia los estándares del género al revelar los experimentos e ir incrementando poco a poco el nivel de violencia, así como empezar a mostrar elementos que proporcionan un mayor impacto visual. Aunque lo más importante es que el ritmo vuelve a ser dinámico y ya nunca disminuye, situación que ayuda mucho considerando que lo bélico sigue siendo parte fundamental en el desarrollo.

La parte final es bastante entretenida. Aquí todo el tema “zombie” recibe mayor exposición y no defrauda, ya que se encuentra muy bien complementado con escenas de acción bien hechas que vuelven frenéticos los últimos minutos e incluso ayudan a que el desenlace se sienta como uno de mucho mayor escala por lo que supuestamente representó para el futuro de la humanidad.

Las actuaciones están bien, la mayoría de los personajes siguen estereotipos ya vistos en películas de guerra pero Jovan Adepo (Boyce) como el protagonista y Pilou Asbaek (Wafner) como el villano dejan una grata impresión. La producción es de primer nivel: el trabajo de fotografía es bueno, la dirección de arte bien cuidada, el score cumple, el trabajo de sonido es espectacular, los efectos están bien hechos y la labor de maquillaje es impecable.  

Opinión final: Overlord está divertida. Una película para pasar el rato y disfrutar de buenas escenas de acción.

Ojometro:
***

martes, 13 de noviembre de 2018

Crítica: The Witch in the Window (2018)

Película escrita y dirigida por Andy Milton (We Go On). Se estrenó en VOD el pasado 18 de octubre dentro de los Estados Unidos, mientras que su salida en formato físico todavía no tiene fecha establecida.

Sinopsis:

Simon (Alex Draper) lleva a su hijo de doce años al Vermont rural para que lo ayude a remodelar una antigua casa que acaba de adquirir. Estando ahí pretende que su relación mejore, pero pronto se encontrarán con el malvado espíritu de la antigua dueña; uno que adquiere más fuerza conforme las remodelaciones se completan.




Comentarios generales:

Para este punto es más que evidente que el subgénero de casas poseídas se encuentra en una situación de desgaste extrema y gracias a su misma naturaleza se vuelve muy difícil para los creadores el poder encontrar ideas innovadoras con las cuales poder experimentar. Por eso cuando sale una película como de The Witch in the Window es importante darle difusión, ya que no todos los días se puede encontrar una propuesta que ponga algo nuevo sobre la mesa. Incluso si esta no termina siendo la mejor.

Y es que para establecer de manera contundente su idea Andy Milton se ve obligado a realizar ciertos sacrificios que limitan demasiado los elementos característicos por los cuales muchos ven esta clase de películas, volviéndola así una experiencia que se tomará su tiempo para darle un pago al espectador. Situación que lo lleva a ofrecer un primer acto que se desarrolla a ritmo lento, sin grandes sobresaltos y cuyo principal propósito es lograr una conexión sólida entre este padre y su hijo de los que sabemos muy poco; además de brindar el contexto necesario con respecto a la leyenda local sobre la supuesta bruja.

Hasta aquí la verdad es que las cosas no son tan interesantes, obvio no son malas, pero hace falta “algo” que te termine por enganchar y eso llega justo con el segundo acto cuando el elemento sobrenatural entra en juego. Esto porque la manera en la que los personajes tratan con el problema es donde se da el cambio radical a lo acostumbrado y, sobre todo, el director nunca pretende ocultar para nada a la amenaza, lo cual le brinda una sensación de peligro muy marcada sin la necesidad de presentar escenas espectaculares llenas de CGI o abusar de los sustos fáciles.

Todo esto hace que la parte final sea bastante satisfactoria. Ya que una vez que quedan en evidencia las intenciones de la “bruja” y lo que esto significa para Simon se logra generar una atmósfera depresiva muy marcada que solo aumenta el efecto melancólico del desenlace.

Con respecto a las actuaciones puedo decir que estas son sólidas, se trata de un elenco muy pequeño (6 actores en total) y los relevantes cumplen de manera adecuada con sus roles. La producción también es discreta: el trabajo de fotografía es sólido, el score es el adecuado para esta historia, el trabajo de sonido es bueno y lo referente a efectos/maquillaje es mínimo.

Opinión final: The Witch in the Window es interesante. Una propuesta original dentro de un subgénero desgastado a la que vale la pena darle una checada.

Ojometro:
***

viernes, 9 de noviembre de 2018

Crítica: Killer Kate! (2018)

Película dirigida por Elliot Fed, quien comparte créditos como co-escritor del guión junto a Daniel Moya. Se estrenó directamente en iTunes y VOD el pasado 26 de octubre, aunque todavía no hay información sobre una posible salida en formato físico.

Sinopsis:

Kate (Alexandra Feld) lleva distanciada de su hermana desde hace años, pero esta la invita a su despedida de soltera  junto a sus amigas en una apartada casa que encontraron por una aplicación de celular. Lo que no saben es que ese lugar pertenece a una familia de asesinos amateurs impacientes por poder matar.



Comentarios generales:

El género de terror no está exento de ciertos favores por parte de la prensa cuando se trata de promocionar películas, los motivos varían, pero no suele ser raro ver una exposición inusual a trabajos que por lo regular no lo tendrían. Situación con la cual no suelo tener muchos problemas para identificar, pero en esta ocasión con Killer Kate! me dejé llevar ante tanta publicidad y en verdad terminé arrepintiéndome.

Y es que no miento al decir que si uno ve el trailer básicamente ya vio toda la película debido a que este incluye el 95% de los momentos más relevantes de una historia con la que Fed nunca sabe establecer de manera eficiente si se trata de un slasher o una comedia. Desperdiciando más de 40 minutos en conversaciones huecas entre personajes femeninos sin carisma y dejando totalmente en el olvido a los asesinos, quienes salvo por una escena de cuatro minutos, no tienen peso en lo que ocurre y sus motivaciones son un total misterio.

Ya para cuando inicia la matanza el daño está hecho y tampoco ayuda el que esta parte se centre más en la comedia, o bueno… lo que pretenden que sea comedia. Mostrando situaciones por demás absurdas que carecen de justificación o sentido común; en donde lo más destacado es la introducción de un repartidor de pizzas que ejemplifica a la perfección todo esto.

Los diez minutos finales se podría decir que son los más “serios”. Lo malo es que para este punto ya lo único que quieres es que la película llegue a su fin para terminar con el aburrimiento y no te importa en lo absoluto saber las intenciones de los asesinos, las cuales terminan siendo también una tremenda tontería.

Las actuaciones son planas, la verdad es que todos aquí hacen un trabajo terrible y parece más que están ahí por mero compromiso. De la producción tampoco hay mucho que destacar: el trabajo de fotografía es estándar, el score genérico, el trabajo de sonido no es el mejor y los mínimos efectos que tiene no lucen muy bien que digamos.

Opinión final: Killer Kate! es un desastre. Mejor vean el trailer e inviertan ochenta minutos de su tiempo en cualquier otra cosa.

Ojometro:
*

martes, 6 de noviembre de 2018

Chilling Adventures of Sabrina: Primera temporada


El pasado 26 de octubre Netflix estrenó la primera temporada de Chilling Adventures of Sabrina, una de sus propuestas estelares para Halloween en este 2018. Sin duda una producción que desde que fue anunciada generó mucho revuelo considerando que la serie de los 90s fue sumamente popular y esta nueva versión más apegada al cómic tenía como principal objetivo reemplazarla en la memoria colectiva de los fans, algo que creo que logra de manera por demás sobresaliente.

Obviamente es difícil hablar sobre ratings tratándose de una producción de un servicio de streaming, pero la recepción de la serie ha sido abrumadoramente positiva. Incluso se sabe que la segunda temporada ya se está filmando y se estrenará hasta finales del 2019.  

Aquí me centraré en lo positivo y negativo de la temporada, ya que de lo contrario me extendería demasiado. Así que, si aún no la han visto o no la han visto completa, ES MOMENTO QUE DEJEN DE LEER PORQUE HABRÁ SPOILERS IMPORTANTES.

----

LO POSITIVO


Kiernan Shipka como Sabrina Spellman


El éxito de la serie radica en gran medida en las actuaciones, particularmente de su reparto femenino. Siendo Kiernan Shipka la que lidera este rubro.

En verdad la chica hace del personaje de Sabrina Spellman suyo, logrando el nivel de ingenuidad adecuado que cualquier adolescente tiene, pero también mostrando una personalidad fuerte que ayuda a que el desarrollo del personaje sea por demás convincente conforme su batalla personal con Satanás avanza o sus errores empiezan a afectar a sus seres queridos.


Hilda y Zelda Spellman


Lucy Davis (Hilda) y Miranda Otto (Zelda) hacen un trabajo excelente como las tías de Sabrina, no solo porque sirven como el contrapeso ideal para el drama adolescente, sino porque sus contrastantes personalidades le brindan grandes momentos a la serie. Durante los diez episodios es un disfrute total ver como ambas tienen enfoques opuestos sobre cómo educar a su sobrina, pero siempre terminan sucumbiendo a casi cualquier cosa que esta les pide a pesar de los problemas que eso les genera.


Mary Wardwell como la villana principal 


Técnicamente aquí existe un villano omnipotente y otros secundarios, pero Mary Wardwell en esta primera temporada es quien se lleva todo el crédito como la villana principal.

Ella es la que literalmente maneja los hilos de lo que ocurre en Glendale para lograr sus objetivos y su labor como guía de Sabrina es fantástica debido a que, más allá de que sus intenciones siempre son las peores, esta tiene mucho carisma y cierto ángel que por momentos te hace dudar sobre si en verdad es mala.


Guardar secretos SIEMPRE tiene consecuencias 


Uno de los temas más recurrentes son los secretos debido a que prácticamente todos los personajes guardan alguno y estos juegan un rol muy importante en la manera en la que se va desarrollando la historia ya que las consecuencias son inmediatas cada que uno es revelado. Lo cual brinda un ritmo mucho más ágil y evita que se pierda tiempo en cosas que no merecen tanto tiempo de profundización.


La muerte de Tommy 


En realidad Tommy es un personaje menor dentro de la serie que apenas recibe tiempo en pantalla, pero su muerte es sin lugar a dudas el evento más significativo en esta temporada. Prácticamente se trata del detonante para que Sabrina entienda que sus acciones no siempre son las mejores y simplemente hay cosas con las cuales es imposible alterar su rumbo natural.

Además con esto se terminó la desgastante dinámica de ocultarles a Harvey y a sus amigas el hecho de que es una bruja. 


Sin miedo a ser blasfema 


Una de las razones por las cuales Warner decidió mover la producción de The CW a Netflix fue precisamente para contar con todas las libertades necesarias y poder realizar una adaptación lo más fiel posible. Una decisión que terminó siendo un gran acierto debido a que esta es una serie que no se guarda nada y en gran parte de su efectividad radica en eso.


Diseño de producción  


Al ser una historia sobre brujas y magia el toque fantástico es inevitable, así que el tema de la ambientación y presentación general de la serie es muy importante. Afortunadamente esto en Chilling Adventures no representa ningún problema debido a que el diseño de producción es de primer nivel y el tema visual complementa a la perfección las acciones.  


Episodios imperdibles:

(1) Chapter One: October Country
(2) Chapter Two: The Dark Baptism
(3) Chapter Three: The Trial of Sabrina Spellman
(5) Chapter Five: Dreams in a Witch House
(7) Chapter Seven: Feast of Feasts
(8) Chapter Eight: The Burial
(10) Chapter Ten: The Witching Hour



----

LO NEGATIVO

La intrascendencia de Salem


Una de las principales polémicas antes de que se estrenara la serie fue la revelación de que Salem no hablaría, una situación que sin duda causa molestia, pero que queda como un problema menor después de ver su rol durante la primera temporada. Uno que resulta totalmente secundario y que, aunque tiene cierta justificación (al parecer Shipka es alérgica a los gatos), no deja de ser decepcionante.


Misterios dejados a medias


Si de algo pecó Chilling Adventures fue que durante sus primeros episodios trató de presentar demasiadas cosas y conforme fueron avanzando los episodios varias se quedaron en el olvido. Desde el asesinato de un joven brujo hasta las acciones de los propios padres de Sabrina fueron tan solo algunos de los ejemplos que, esperemos, sean más relevantes en la siguiente temporada.

----
----
----
----

Opinión final: Chilling Adventures of Sabrina superó todas mis expectativas. Una serie oscura e irreverente que en base a un genial elenco logra ofrecer una experiencia fantasiosa que no tiene miedo a que la tachen de blasfema y le brinda a Netflix una de sus mejores propuestas dentro de lo que se refiere al género de terror.