jueves, 30 de octubre de 2014

Crítica: The Houses October Built (2014)

Primer largometraje del director Bobby Roe, quien además comparte créditos con Jason Zada y Zack Andrews como los encargados del guión. Se estrenó el pasado 10 de octubre vía VOD, iTunes y diversas plataformas digitales.

Sinopsis:

A lo largo de los Estados Unidos existen incontables casas embrujadas que sirven como atracción para aquellos que buscan una buena noche de sustos. Por ello cinco amigos se disponen a viajar en su RV a lo largo del país para encontrar dichas atracciones, filmarlas y ver cuál de estas les puede brindar el mayor susto para Halloween; sin embargo, su viaje pronto les traerá algo más que simples caracterizaciones y sangre falsa.


Comentarios generales:

Una premisa en el papel interesante, un póster atractivo, promoción gratis por parte de alguna que otra figura pública de cierto renombre; absolutamente todo parecía alinearse para que viéramos, tal vez, una de las sorpresas para esta temporada de Halloween. Hasta que apareció este aviso durante los minutos iniciales: “Los siguientes sucesos fueron filmados por cinco amigos…”

Con esa simple línea se terminó todo el encanto, era la señal inequívoca de que un found footage estaba presente y eso básicamente limitaba todo el potencial que durante los primeros 5 minutos ofrecía The Houses October Built. Ya que en lugar de mostrarnos algo relacionado con los excesos que pueden llegar a cometer las personas detrás estas casas en su búsqueda por generar el mayor susto en sus visitantes, lo que nos trae Roe (quien actúa, junto con Andrews, como ellos mismos) es simplemente una serie de grabaciones sin mayor gracia que va mezclando vivencias dentro de las atracciones y vídeos de tipos que platican cosas irrelevantes dentro de la RV mientras van viajando por la carretera.

No hay mucha sustancia, todo avanza de forma muy lenta y cansina; es más, la historia en si está limitada a una serie de encuentros con individuos de las casas visitadas (payasos principalmente) que por alguna razón los asechan. Lo cual genera una serie de escenas interesantes, que por algunos segundos provocan una sensación de incertidumbre intensa, pero que duran muy poco como para lograr un resultado positivo y que con el paso de los minutos te haga desear ver más de estas.

Los momentos destacados llegan como producto de los segmentos enfocados a las atracciones: un par de casas y un tour en donde le tienen que disparar a zombies con balas de pintura; todas con un grado de violencia diferente que para nuestra mala fortuna no podemos apreciar de gran forma dado a que por el formato todo se ve muy oscuro. Igualmente contamos con un segmento que involucra un Strip Club donde vemos strippers voluptuosas con disfraces que, si bien no aporta nada, termina siendo uno de los actos más entretenidos por su rareza.

La parte final es por mucho lo mejor de la película. No es nada especial, pero por lo menos es donde se siente un poco más de imaginación y deseos por querer generar algo de tensión por medio de las vivencias de los protagonistas, a pesar de que nunca existe la intención de tratar de explicarte qué diablos es lo que ocurre.

De las actuaciones no puedo hablar demasiado porque el material para hacerlo es muy limitado; se trata de personajes desechables que no te importan en lo absoluto y cualquier actor amateur pudo haber hecho exactamente lo mismo. La producción es la típica de una found footage: las atracciones son las que aportan todo el aspecto visual, la iluminación es muy pobre, tiene un score con alguna que otra pieza reconocible y el trabajo de sonido no está mal (al menos puedes escuchar claramente todos los diálogos); aunque las caracterizaciones de los acechadores si merecen un reconocimiento especial.

Opinión final: The Houses October Built es una found footage del montón. Realmente solo la recomendaría por si quieren conocer como son algunas de las atracciones que suelen verse dentro de los Estados Unidos por estas fechas.

Ojometro:
**

martes, 28 de octubre de 2014

Crítica: See No Evil 2 (2014)

Secuela directa de la película del 2006 que está dirigida por The Soska Sisters y cuyo guión fue escrito por la dupla Nathan Brookes / Bobby Lee Darby. Se estrenó dentro de los Estados Unidos vía VOD el 17 de octubre y directamente en DVD el pasado día 21.

Sinopsis:

Después de la masacre ocurrida en el hotel Blackwell todos los cuerpos son mandados a la morgue de la ciudad, incluido el del sádico Jacob Goodnight (Glenn 'Kane' Jacobs). Ahí los recibe Amy (Danielle Harris), de quien es cumpleaños y varios de sus amigos la sorprenden con una pequeña fiesta en su lugar de trabajo; aunque ninguno se imagina que el brutal asesino aún sigue con vida.

Comentarios generales:

La primera See No Evil fue una película gris en todos los sentidos, así que cuando se anunció una secuela ocho años después realmente nadie esperaba demasiado; mucho menos tratándose de WWE Studios. Sin embargo, una vez que confirmaron a las siempre controvertidas hermanas tras la cámara, a Harris y a Katharine Isabelle la intrascendencia se convirtió en interés; al grado de que See No Evil 2 para muchos era uno de los trabajos más esperados del año debido a que con estos nombres por lo menos se sabía que veríamos una mejoría pasara lo que pasara, lo cual ocurrió.

Ya que esta secuela sin duda se encuentra muchos escalones por arriba de su predecesora, principalmente porque las Soskas logran traernos un slasher bien balanceado, que toma las pocas virtudes de la original y trata de explotarlas de la mejor manera posible para hacer de Jacob Goodnight un asesino bastante brutal. Añadiéndole varios guiños que les harán recordar a ciertos trabajos de los 80s (Halloween 2 principalmente), pero con su sello característico de crear una atmósfera absorbente dentro de una morgue; cuidando cada detalle en el manejo de la luz y los tonos con el propósito de convertir a este en un escenario temible, con estilo; donde las victimas simplemente no tienen mucho margen de maniobra a la hora de escapar y con ello provocar una sensación de agobio muy fuerte.

La historia no pretende descubrir el hilo negro, sigue firmemente atada a vivencias del pasado de Goodnight (algo que a mi juicio provoca un uso excesivo de flashbacks), pero gracias al ritmo dinámico implementado realmente no es necesaria una trama tan compleja. Hay sustos fáciles y alguno que otro momento de suspenso, pero por otra parte también hay suficiente contenido de alta tensión que alegrará a más de uno; aunque en esta ocasión las muertes no son en grandes números. Una situación que termina beneficiándole debido a que es precisamente esto lo que hace que tengan más relevancia y a su vez brindarles un impacto visual mucho más elevado a pesar de que no son extremadamente originales.

El principal problema que le encontré es que por momentos parece no ir a ningún lado. Está bien que el propósito general fuera tener encerrados a todas las victimas sin oportunidad de escapar, pero verlos correr de un lado a otro sin que ocurra demasiado no es precisamente algo llamativo. Igualmente creo que la resistencia presentada ante Goodnight es muy débil por grandes lapsos, quitándole así cierto interés a lo que pudiera ocurrir con él durante los minutos finales.

Tiene un final sorpresivo. La verdad no esperaba esa clase de desenlace pero resulta muy efectivo para los propósitos de una posible trilogía.

En actuaciones es claro que Kane está hecho para esta clase de papeles y Harris cumple con otra actuación sólida en su ya largo historial, pero sin duda es Isabelle quien se roba la atención: le dan un rol común en el cual ya teníamos algún tiempo sin verla y lo convierte en uno sumamente divertido que termina siendo responsable de varios de los momentos más pintorescos de la película.

La producción es uno de sus puntos altos: el trabajo de fotografía es estupendo y parte importantísima para poder generar la atmósfera previamente señalada; la dirección de arte está muy bien cuidada y los efectos especiales cuentan con una mezcla CGI/Prácticos muy bien balanceada que en ocasiones resulta difícil de diferenciar.

Opinión final: See No Evil 2 es una secuela bastante entretenida. No aporta muchas cosas nuevas al género slasher, pero no creo que ese sea su propósito.

Ojometro:
***

domingo, 26 de octubre de 2014

Crítica: Jinn (2014)

Película escrita y dirigida por Ajmal Zaheer Ahmad, quien hace su debut dentro del género. Se estrenó de manera limitada en cines durante el mes de abril dentro de los Estados Unidos y a partir de ahí ha salido en diversos formatos en diferentes mercados; aunque parece muy difícil que llegue a cines en México.

Sinopsis:

Shawn (Dominic Rains) es un diseñador de automóviles que disfruta de su vida a lado de su esposa Jasmine (Serinda Swan) hasta que un vídeo le es mandado de manera misteriosa. En este viene un mensaje que le advierte sobre una maldición que ha perseguido a su familia por generaciones, lo cual evidentemente no toma en serio… hasta que empiezan a ocurrir cosas extrañas.

Comentarios generales:

El querer introducir al público occidental aspectos sobrenaturales de la mitología islámica por medio del género de terror no lucia como una mala idea si consideramos que un gran porcentaje de nosotros no tenemos gran conocimiento sobre este tema. Era una oportunidad bastante interesante para explotar muchas cosas teniendo ciertas libertades y crear algo único sin grandes contratiempos, pero tristemente esto estuvo muy lejos de poder darse.

Con Jinn lo que nos trae Zaheer Ahmad es un revoltijo de ideas que no solo se nota que le costó mucho trabajo poderlas unir de manera coherente, sino que además nunca tuvo una visión clara sobre cómo quería presentarlas en pantalla. Ya que esta película durante sus primeros 20 minutos se enfoca principalmente en el terror, mostrando un encuentro entre las dos fuerzas principales de esta historia bastante bien logrado que logra establecer un enfoque mucho más oscuro y que es seguido por breves destellos de suspenso para generar un misterio sólido que genuinamente te hace querer descubrir más; sin embargo, una vez pasado este lapso el tono cambia de manera radical, convirtiéndola de una película de terror a una más de acción-fantasía que les hará recordar por varios lapsos a trabajos basados en novelas juveniles de los últimos años.

De pronto lo temibles que supuestamente son los Jinn pasa a segundo término para enfocarse por completo en la espectacularidad del trabajo técnico con los efectos especiales; en tratar de convertir esto en una batalla, si bien no épica, si en una que se te quede grabada por un buen rato en la cabeza. Presentando además unas serie de conflictos que giran alrededor del personaje de Shawn muy débiles, los cuales por momentos no parecen tener mucha lógica y que solo son utilizados para implementar flashbacks excesivos que provocan una falta de consistencia muy evidente en toda esta historia.

Ni que decir de la tremendamente forzada integración del automóvil (diseñado por el propio director) para promocionarlo; en realidad es ridículo ver como este recibe más tiempo en pantalla que la mayoría del reparto.

El final es bastante ligero, uno en donde el gran enfrentamiento deja mucho que desear.

Las actuaciones no diría que son terribles, pero tampoco son algo para destacar demasiado; de hecho, es muy probable que lo que más vayan a recordar es la aparición sin mucho chiste de la siempre sexy Serinda Swan. La producción es por mucho lo mejor que tiene, a pesar de no contar con un presupuesto tan abultado: el trabajo de fotografía estpa ok, el sonido está bien pulido, el score está bien diseñado para los cambios bruscos de tono que se presentan y los efectos, aunque utilizados de manera excesiva, son de buena calidad.  

* Tiene un par de escenas post créditos

Opinión final: Jinn es un desastre de principio a fin. Creo que son contadas las películas que he visto con tan poca idea para presentar su historia como esta.

Ojometro:
*

viernes, 24 de octubre de 2014

Crítica: Annabelle (2014)

Precuela de The Conjuring que está escrita por Gary Dauberman y dirigida por John R. Leonetti, en la cual James Wan ahora solo estuvo involucrado como productor. Se estrenó en los Estados Unidos a inicios de mes y aquí en México apenas este fin de semana; recaudando hasta el momento en taquilla $167 millones de dólares a nivel mundial.

Sinopsis:

Mia (Annabelle Wallis) y John (Ward Horton) son una joven pareja que tiene que lidiar con aterradores eventos sobrenaturales después de que miembros de una secta invadieran su hogar. Los origines de estos no muy claros, pero todos parecen estar ligados con una misteriosa muñeca de colección.

Comentarios generales:

Cuando uno terminaba de ver The Conjuring podía apostar lo que fuera al hecho de que seguramente iban a hacer una película sobre la muñeca, era inevitable que eso se diera; sobre todo por como manejaron su pasado. Por eso mismo es que Annabelle generó tanta expectativa desde que se anunció su filmación, ya que tenía como reto no solo ser una digna precuela para ayudar con la expansión del universo creado a expensas de los Warren, sino además cumplir con un estándar de calidad elevado aun con la ausencia de James Wan tras la cámara.

Y es que estamos hablando de una película que en realidad es muy básica, llena de situaciones previamente vistas que siguen muy en la tónica de trabajos como Insidious, pero que ahora está bajo la visión de un director como Leonetti que indudablemente no tiene la suficiente capacidad o sentido del timing para convertir algo normal en algo extraordinario. Lo cual es una pena porque el inicio es bastante prometedor al generar una escena de invasión potente que establece un tono muy perturbador, cuyo principal logro es hacerte pensar que estarás viendo una historia violenta, ágil y con muchas situaciones de impacto que te tendrán bajo constante tensión; solo para que una vez pasados los primeros 20/25 minutos comprendas que no será así.

Esto porque el ritmo que el director implementa es exageradamente pausado, cansino, uno que no ayuda en lo absoluto al momento de querer manejar una dinámica diferente: justo cuando piensas que habrá un cambio en el transcurso de las cosas (porque si cuenta con escenas muy rescatables) casi siempre se regresa al mismo punto en donde pasa poco o nada. Situación que ocasiona un implemento de sustos fáciles al por mayor para sacarte del aburrimiento; algunos son efectivos, pero la mayoría termina perdiéndose en la intrascendencia ante su uso excesivo. Igualmente la historia está llena de cosas que se sienten integradas con calzador como investigaciones sobre cultos o personajes que van y vienen con el transcurso de los minutos sin que aporten nada relevante.

Aunque lo que más me decepcionó fue la forma en la que utilizan a la propia Annabelle. Digo… no esperaba verla cual Chucky acechando y matando a medio mundo, pero la verdad es que, salvo por su tétrica expresión, no ofrecen absolutamente nada con ella que la haga especial; al final pudo ser una botella y no hubiera existido gran diferencia.

Los minutos finales me agradaron. Es junto con la parte inicial lo que la salva de la mediocridad dado a que posee mucha fuerza y finalmente exponen sin titubeos los verdaderos peligros de la muñeca; además de que no se van por lo convencional cuando se trata de demonios.

Las actuaciones no me convencieron debido a que tanto Wallis como Horton nunca son capaces de lograr que uno sienta afecto por ellos, se trata de una pareja más; de hecho, el verdadero afecto llega por parte de la integrante más pequeña de todo el reparto. La producción no está mal, pero es muy discreta: el trabajo de fotografía es sólido en general, ayuda a crear una atmósfera tétrica en las escenas más relevantes; el trabajo de sonido resulta bastante acertado, el score probablemente sea lo mejor y todo lo que tiene que ver con efectos/maquillaje esta en verdad muy limitado.

Opinión final: Annabelle está ok. Aunque para las expectativas generadas a su alrededor sin duda se queda corta.

Ojometro:
***

martes, 21 de octubre de 2014

Critica: The Town That Dreaded Sundown (2014)

Remake del clásico de culto de 1976 cuyo guión está escrito por Roberto Aguirre-Sacasa y que significa el debut en cine para el director Alfonso Gomez-Rejon. Se estrenó de manera limitada en cines, así como en VOD, dentro de los Estados Unidos el pasado 16 de octubre; aun no se sabe si llegará a otros mercados o sobre cuándo será su lanzamiento en formato físico.

Sinopsis:

65 años después de que un asesino serial enmascarado aterrorizara al pequeño pueblo de Texarkana, los entonces llamados “Moonlight Murders” parecen iniciar de nuevo. Nadie sabe si es el original o un duplicador que utiliza la famosa película creada en los 70s como inspiración, pero una joven estudiante de preparatoria parece ser la llave para poder atraparlo.

Comentarios generales:

De la oleada de remakes definitivamente este ha sido uno de los más misteriosos debido a que su realización se mantuvo bajo un secretismo total, realmente no se supo nada de este durante mucho tiempo y es por ello que causo tanta curiosidad en mí. La verdad el que no supiera de manera exacta como manejarían esta versión la convertía en una interesante a seguir; independientemente de que parecía que no sabían muy bien cómo hacerlo.

Y es que a pesar de ser vendida como un remake, The Town That Dreaded Sundown es en realidad una cuasi secuela al reconocer la existencia de la original y utilizarla como el punto central de su historia; provocando así una dinámica muy extraña en donde se pretende brindar una visión fresca del clásico de Charles B. Pierce, pero a la vez ser una extensión a lo ocurrido en el pueblo de Texarkana que dicho clásico popularizó. Situación que en el papel no luce nada mal, sin embargo, el problema con todo esto radica en el hecho de que Gomez-Rejon se ve limitado ante la necesidad de seguir con esa línea que no le permite mucho margen de maniobra para cambiar siquiera un poco las cosas, generando así una serie de investigaciones y suposiciones que se sienten forzadas, sin mucha solidez; lo cual provoca que por grandes lapsos la película se vuelva bastante aburrida.

Básicamente todo se convierte en una repetición constante de situaciones que siguen este patrón: el asesino ataca, le da un mensaje a Jami, esta le avisa a la policía, un poco de amor juvenil (con alguno que otro guiño homosexual que no puede faltar en cualquier cosa en la que esté involucrado Ryan Murphy), el asesino vuelve a atacar. Nada cambia, pero lo más decepcionante es que nunca logran generar un mínimo de suspenso o construir una atmósfera atrapante para convertir las apariciones de The Phantom Killer en algo especial; de hecho, la mayoría de los asesinatos se limitan a ser una copia de los originales, evidenciando poca imaginación al momento de tratar de brindarle un sello propio a esta versión que, si bien presenta más violencia, nunca logra utilizarla completamente a su favor.

El final es bastante pobre. En parte es predecible, pero sobre todo carente de fuerza para lo que supuestamente es un suceso relevante después de tantos años de misterio.

En las actuaciones creo Addison Timlin (Jami) no lo hace mal, sigue un rol muy básico que termina sintiéndose como el más natural dentro de un montón de actuaciones exageradas o que rayan en lo caricaturesco. La producción es bastante sólida en general, aunque con algunos detalles que fastidian un poco, como por ejemplo el hecho de que la historia se lleve a cabo en la época actual, pero este ambientada como si se tratara de los 70s.

Opinión final: Esta nueva versión de The Town That Dreaded Sundown me pareció bastante pobre. No es pésima, pero mejor vean la original.

Ojometro:
**

domingo, 19 de octubre de 2014

Crítica: Don’t Blink (2014)

Película escrita y dirigida por Travis Oates, la cual significa su primer largometraje. Se estrenó de manera limitada en cines dentro de los Estados Unidos el pasado 18 de septiembre, mientras que su salida en formato físico y digital se dio este 14 de octubre.

Sinopsis:

Diez personas arriban a un apartado hotel ubicado en las montañas que para su sorpresa está completamente desierto. Imposibilitados para regresar por la falta de combustible, el grupo decide quedarse para investigar los misterios que rodean ese lugar y los motivos por los que no hay nadie ahí.



Comentarios generales:

Un grupo de jóvenes, un hotel aislado, muchos kilómetros de bosque… Ciertamente las probabilidades de éxito no estaban muy a favor de Don’t Blink si consideramos que todos estos elementos han sido utilizados hasta el hartazgo por un alto porcentaje de trabajos independientes en los últimos años. De hecho, en un inicio di por sentado que esto se trataba de un slasher, pero resulto ser algo completamente diferente y con resultados bastante sorpresivos.

Y es que sin duda Oates en su debut se encarga de traernos un filme al que se le puede describir como muchas cosas, menos como uno común; donde su mayor propósito es llevar la palabra “misterio” a niveles que están mas allá de lo que estamos acostumbrados dentro del género de terror, alejándose de las estructuras convencionales para que cada vez que pase algo uno quiera ver más por el simple hecho de que no te dan ninguna pista sobre lo que está sucediendo o qué (o quien) esta detrás.

Aunque para lograrlo se implementa un ritmo bastante lento durante los primeros dos actos que no le ayuda mucho, volviéndola un poco pesada y por grandes momentos un tanto desesperante ante la ausencia de tensión, sustos, sangre o situaciones que le brinden algo de lógica a lo que estas observando. Más que nada aquí vemos el desarrollo de los personajes y su manera de responder ante una situación atípica que el director nunca pretende esconder.

Es hasta el tercer acto cuando las cosas empiezan a tomar verdadera fuerza y todo el desarrollo previo da frutos; no solo porque hace algunos cuestionamientos interesantes sobre la existencia del ser humano, sino porque la violencia incrementa (no de forma excesiva) y el suspenso alcanza unos niveles muy altos. De pronto ya no es cuestión de saber qué es lo que pasará, sino saber cuándo alcanzará su aterrador destino a estos personajes, lo cual resulta mucho más agobiante de lo que parece.

El final es como una hoja en blanco, donde el espectador es invitado a utilizar su imaginación para tratar de descifrar el misterio. Algo que resulta como un arma de doble filo porque muchos pueden terminar sintiéndose estafados ante la ausencia de respuestas concretas.

Las actuaciones no están nada mal, muchos de los actores apenas reciben algunos minutos en pantalla (incluida Mena Suvari), pero los que terminan siendo los más relevantes logran cosas interesantes; en especial Zack Ward. La producción es pequeña y realmente no creo nada resalte de manera especial: el trabajo de fotografía está ok, la dirección de arte del hotel está bien cuidada, el trabajo de sonido es sólido y todo lo que tiene que ver con efectos/maquillaje es realmente mínimo.

Opinión final: Don’t Blink es una película que agradará o no dependiendo los gustos (y paciencia) de cada quien. No es la gran maravilla, pero brinda un rato agradable.

Ojometro:
***

jueves, 16 de octubre de 2014

Crítica: Wrong Turn 6: Last Resort (2014)

Sexta entrega de la franquicia que ahora cae en las manos del director Valeri Milev (Code Red) y de Frank H. Woodward como el encargado del guión. Se estrenó en algunas plataformas digitales este pasado 13 de octubre, pero su salida oficial dentro de los Estados Unidos en formato físico está programada para el 21 de este mismo mes.

Sinopsis:

Danny (Anthony Ilott) hereda de forma misteriosa un gran hotel olvidado en las colinas de West Virginia y junto con sus amigos viaja a dicho lugar. Ahí los reciben una extraña pareja que poco a poco le harán conocer su larga historia familiar; algo que pronto lo pondrá en la difícil situación de escoger entre sus amigos o su sangre.


Comentarios generales:

*Contiene algunos spoilers

Si alguien nos hubiera dicho hace once años que Wrong Turn seguiría viva en pleno 2014 seguramente lo hubiéramos tomado por loco, pero ahora con nuevo director, guionista e incluso casa productora es claro que la franquicia tiene todavía algunos años de vida por delante. Sobre todo porque esta sexta entrega sirve no solo como secuela de la 4 y 5, sino también como un reboot; donde nos complicarán la vida en cuanto a la línea de tiempo se refiere e incluso brindarán un giro completamente diferente a lo que conocíamos de los origines de los peculiares caníbales.

Y es que es claro que para Last Resort tanto Milev como Woodward se enfocaron muchísimo más en la historia en comparación con las cinco entregas anteriores, lo cual en cierto modo se entiende considerando el hecho de que esta servirá como expansión de dicho universo en beneficio de futuras secuelas; aunque al hacer esto también terminan por modificar varias cosas habituales en estas películas y, de paso, quitarle protagonismo a los tres caníbales. Ahora no todo consiste en verlos matar a cualquier ser viviente que se cruce en su camino, sino que además existe preocupación por brindarle un poco más de profundidad a determinados personajes para justificar los aspectos perturbadores de la propia historia, a pesar de que esto pueda ocasionar que los primeros 40/45 minutos resulten poco memorables o hasta aburridos.

Por ejemplo: Jackson y Sally vienen a tomar el lugar de Maynard como las cabezas protectoras (uno de los puntos en donde la línea de tiempo empieza a no tener mucho sentido), siendo ellos el puente principal para las situaciones de incesto que se ven y los lazos familiares de Danny. Igualmente, es la entrega en donde se puede notar una mayor carga sexual; no sin salirse demasiado de los estándares habituales que se ven en el cine de terror, pero si como una parte relativamente importante de lo que ocurre en pantalla.

Aún con todo esto, durante gran parte del filme se puede presenciar lo habitual en Wrong Turn: una secuencia inicial ingeniosa, violencia extrema, gore y canibalismo; la mayoría de las cosas a las que estamos acostumbrados siguen estando presentes. Aunque ciertamente las muertes se dan de manera muy separada, lo cual le quita algo de dinámica al momento de la cacería por parte de los hermanos que te deja con una sensación de vacío porque al tener un escenario tan imponente como lo es un hotel piensas que pudieron haberle sacado mejor provecho.  

El final me gustó. Tenían el camino libre para irse por el lado feliz pero optan por uno mucho más acorde al tono general de la película.

De las actuaciones no esperen mucho, lo más destacable es ver a Sadie Katz (Sally) como una loca voyerista con una expresión bastante creepy. La producción no está nada mal: tiene buen trabajo de fotografía, un buen sonido y la dirección de arte está muy bien cuidada; sin embargo, son los efectos y el trabajo de maquillaje los que, como suele ser costumbre, resaltan por la cantidad de muertes presentadas (algunas más elaboradas que otras, claro está).

Opinión final: Last Resort me resulto difícil de calificar, pero al final de cuentas creo que es lo mejor que se ha hecho desde la primera. Es perfecta para aquellos que no han visto ninguna de las anteriores.

Ojometro:
***

martes, 14 de octubre de 2014

Crítica: Werewolf Rising (2014)

Película escrita y dirigida por BC Furtney (Do Not Disturb). Su salida se dio directamente en DVD, primero el 8 de septiembre dentro del Reino Unido y este mismo 14 de octubre dentro de los Estados Unidos; aunque no hay información sobre si llegará a otros mercados.

Sinopsis:

Emma (Melissa Carnell) regresa al pequeño pueblo en las montañas de Arkansas donde creció para poder alejarse de sus problemas de alcoholismo que han afectado su vida. Ahí conoce Johnny Lee (Matt Copko), con quien entabla amistad, pero una noche este es atacado por algo que merodea la zona y que al parecer tiene gran interés en ella.


Comentarios generales:

Usualmente el género de vampiros es el que se lleva los reflectores cuando se habla de aquellos que se han visto perjudicados con el paso de los años, algo que no es de extrañar considerando su éxito a nivel mainstream, pero como lo he manifestado en ocasiones anteriores para mí el verdadero subgénero que se encuentra en terapia intensiva es el de los hombres lobo. Evidentemente hay de vez en cuando buenos trabajos; sin embargo, la mayoría de las veces suelen ser bastante lamentables y Werewolf Rising se une a esa larga lista.

La verdad es que lo que nos trae BC Furtney es un desastre de grandes proporciones que nunca debió de ver la luz, sobre todo porque durante los poco más de 70 minutos que dura me fue imposible identificar algún tipo de historia no digamos coherente, sino con el mínimo grado de profundidad para justificar la presencia de los personajes. Todo se siente desconectado, sin una dirección clara de lo que se quiere contar mas allá de que Emma es una ex alcohólica en recuperación y que una criatura ronda en el bosque por algún motivo; de ahí en fuera el director se limita a rellenar con conversaciones huecas o situaciones que no llevan a ningún lado hasta que el hombre lobo realiza su ansiada aparición.

Tiene un ritmo lento que no ayuda demasiado, pero el verdadero problema radica en que no construyen nada de misterio mientras la criatura asecha como para crear impacto cuando este sea revelado en pantalla. Lo peor es que ni siquiera su presencia cambia de manera importante las cosas: primero porque la transformación es ridícula (si es que a eso se le puede llamar transformación) y segundo porque las persecuciones en si no logran incrementar la dinámica de la película; simplemente no son emocionantes debido a que las criaturas se mantienen fuera de cámara la mayor parte del tiempo e incluso el principal conflicto de todos, que es donde se ve más sangre, termina desarrollándose sin estas.

El final no tiene sentido. De pronto te encuentras viendo a una mujer parada frente a una fogata que por alguna razón se desnuda para que las criaturas se la coman y así lograr... bueno… nadie sabe... aunque lo que sigue es mucho más desconcertante.

En actuaciones no tiene mucho: Canell y Copko hacen un buen esfuerzo pero nunca logras sentir algún tipo de química entre ellos y sus escenas se sienten huecas; solo la breve aparición de Bill Oberst Jr. le brinda un poco de fuerza a las cosas. La producción es bastante pobre en términos generales: tienen un trabajo de sonido lamentable, el score me parece que ya lo he escuchado en otras películas (por lo menos ciertas piezas) y los efectos se limitan a algunas salpicaduras de sangre. Pero lo más lamentable de todo son las caracterizaciones de los hombres lobo gracias a que se nota cero esfuerzo para que luzcan creíbles; de hecho, parece que compraron los disfraces más baratos disponibles en el Walmart una hora antes de iniciar la filmación.

* Cuenta con una escena post créditos.

Opinión final: Werewolf Rising es de las peores películas de hombres lobo que he visto, evítenla. De lo peor del año.

Ojometro:
*

domingo, 12 de octubre de 2014

Crítica: Open Windows (2014)

Película escrita y dirigida por el español Nacho Vigalondo (The ABCs of Death). Se estrenó a mediados de año en España, pero apenas salió en VOD el pasado 2 de octubre dentro de los Estados Unidos y llegará a cines en noviembre.

Sinopsis:

Nick (Elijah Wood) ha ganado una cena con Jill Goddard (Sasha Grey), su actriz favorita y de la cual tiene un sitio de internet; sin embargo, previo a su cita, un supuesto representante del estudio de su última película le avisa que ella la canceló. Lo siguiente que Nick sabe es que ha obtenido acceso total a todos los equipos tecnológicos que rodean a la actriz, aunque esto solo es el inicio de un plan mucho más tenebroso.

Comentarios generales:

En años recientes Elijah Wood ha obtenido una reputación bastante buena con los fans del género de terror gracias a que los últimos proyectos en donde se ha involucrado resultaron ser de gran calidad. Es por ello que Open Windows tenía mi atención desde que supe de ella, aunque no fue sino hasta que vi el tráiler que pude comprender que nuevamente veríamos algo poco convencional por parte del otrora Frodo.

Lo que en esta ocasión nos trae Vigalondo es un thriller lleno de acción con una premisa cuyo punto central es muy simple e incluso común en la actualidad (el acoso a los famosos), pero su manera de desarrollarla está lejos de ser simple; de hecho, recae en la capacidad del propio espectador por omitir lo realmente poco creíble que resulta el hackeo masivo que presenta para disfrutarla de manera plena. Todo bajo un ritmo frenético que no da respiro y que en cierta forma complica mucho más las cosas al momento de comprender lo que está pasando; de pronto sabes que Nick es el conejillo de indias de un tipo con acento ingles, pero los verdaderos motivos detrás de todo eso se te van revelando a cuenta gotas mientras este se ve envuelto en situaciones que retan su moralidad minuto a minuto.

Ahora, contrario a lo que pudiera parecer por lo que acabo de decir, la película funciona perfectamente. Es dinámica de principio a fin (la edición es estupenda), tiene buenas dosis de tensión, genera una sensación de paranoia muy elevada y a pesar de que esta filmada bajo formato cuasi found footage no se pierde ningún tipo de detalle de lo que ocurre; además de que el hecho de que todo esté bajo la perspectiva de una webcam ayuda en demasía para brindarle un sello propio, el cual se ve acentuado por la presentación general con elementos que uno normalmente ve en la pantalla de una PC.

Aunque si tiene cosas que no me agradaron: primero la integración de un grupo de hackers franceses que termina por tener bien poca importancia en lo que ocurre y, segundo, el personaje de Jill Goddard es exageradamente antipático. En serio, se supone que debes de sentir algún tipo de pena por ella mientras su más grande admirador hace hasta lo imposible por salvarla, pero la realidad es que no te podría importar menos lo que le ocurra.

El final realmente no me gustó. No voy a decir mucho para no arruinárselos, pero lo sentí flojo y muy forzado.

En las actuaciones Wood vuelve a entregar otro buen trabajo, encaja perfectamente en el molde de stalker pasivo; mientras que Grey no lo hace nada mal, aunque en gran parte se debe a que su tiempo en pantalla es limitado. La producción es buena en general: tiene un muy buen trabajo de sonido, un score bien cuidado y un despliegue de efectos bastante atípico para este tipo de películas, pero centrado más que nada en cosas digamos “sencillas” o “básicas” (explosiones, choques, etc.).

Opinión final: Open Windows es más que nada un thriller, pero difícilmente les aburrirá. Bastante recomendable.

Ojometro:
****

jueves, 9 de octubre de 2014

Crítica: Dracula Untold (2014)

Película dirigida por el debutante Gary Shore y escrita por la dupla Matt Sazama - Burk Sharpless; la cual está basada en los personajes creados por Bram Stoker. Se estrenó el pasado fin de semana en cines aquí en México y otros países, mientras que en los Estados Unidos se dará este 10 de octubre.

Sinopsis:

Vlad Tepes (Luke Evans) y su familia viven pacíficamente en su pequeño reino hasta que un día se ven amenazados por un antiguo rival. Para protegerlos, Vlad hace un trato con una oscura y peligrosa fuerza sobrenatural; provocando que no solo tenga que librar una batalla contra sus enemigos, sino también consigo mismo para no sucumbir ante la oscuridad.


Comentarios generales:

Los planes de Universal todavía no son muy claros con respecto al renacer de sus clásicos monstruos, pero todo indica que esta película será el punto de partida de un ambicioso plan para unir a todos dentro de un mismo universo. Sin embargo, aun con todo esto detrás, Dracula Untold no me generaba suficiente confianza debido a que las adaptaciones de clásicos no han funcionado muy bien que digamos en una época más actual y porque tratar de contar los origines de un personaje tan icónico se me hacia un tanto arriesgado, aunque al final el resultado fue mejor de lo que esperaba.

Ciertamente Shore me ha sorprendido por la manera en la que logra manejar una producción de esta magnitud siendo básicamente un novato, aunque su enfoque hacia la acción y no hacia el terror hará que esta película cause bastante división entre los fans. Ya que es claro desde el primer minuto que lo que se busco fue alejarse lo suficiente de lo previamente conocido para poder maniobrar mucho mejor con la historia del propio Vlad y su subsecuente transformación en Dracula, el problema es que en su afán de querer convertirlo en un tipo de anti héroe terminaron por eliminar casi en su totalidad la crueldad del personaje, afectando así varios conceptos que históricamente han sido parte fundamental de su personalidad.

A pesar de esto el producto en general es entretenido, con un ritmo ágil e incluso con un par de momentos de terror bien hechos que involucran a un genial Charles Dance. Sobre todo las batallas contra los turcos son algo sumamente disfrutable por todo el despliegue técnico que involucran y porque le dan ese aire épico necesario; las cuales además dejan varias imágenes para enmarcar. Igualmente creo que toda la dinámica de la transformación está bien elaborada: no es simple, pero tampoco cae en ridiculeces sin sentido.

El final me gustó. La batalla decisiva toma un rumbo que no se te viene a la cabeza, es probablemente la parte con más sangre y lo que le ocurre al personaje de Dracula era necesario que se diera; además la última secuencia deja abierta la posibilidad de una secuela.

Luke Evans creo que hace un trabajo correcto como Vlad en esta etapa, aunque no estoy totalmente convencido de si a largo plazo sea la mejor elección; en especial porque Charles Dance se lo come por completo en la única escena que comparten. La producción, como era de esperarse para un presupuesto de 100 millones de dólares, es bastante espectacular: el trabajo de fotografía es impecable (los paisajes de Irlanda del Norte lucen tétricamente majestuosos), la dirección de arte está bien cuidada, tiene un muy buen trabajo de sonido y un score sólido; aunque sin duda son los efectos especiales los que resaltan porque se vuelven parte muy importante en la manera de desarrollar las acciones.

Opinión final: Dracula Untold me gustó mucho más de lo que esperaba. Está enfocada más en la acción que en el terror, lo cual la convierte en una película palomera para pasar el rato.

Ojometro:
***

martes, 7 de octubre de 2014

Crítica: ABCs of Death 2 (2014)

Segunda entrega de esta ambiciosa antología que reúne a nuevos directores como The Soska Sisters, Vicenzo Natali, Alejandro Brugués, Jerome Sable, entre otros. Se estrenó dentro de los Estados Unidos vía VOD, iTunes y diversas plataformas digitales el pasado 2 de octubre, mientras que llegará de manera limitada a cines el próximo día 31.

Sinopsis:

26 nuevos directores nos traen 26 nuevas historias sobre una forma de morir basándose en una palabra que inicie con cada letra del abecedario.






Comentarios generales:

Seguramente recordarán que no fui el mayor fan de la primera entrega (estuvo en mi lista de las peores películas del 2013) y por ello este segundo filme no era precisamente muy de mi interés a pesar de que la lista de directores mostraba algunos nombres atractivos. Aún así, el hecho de que fuera una “secuela” garantizaba ciertas mejorías como suele ocurrir con muchas franquicias, además de una mejor idea de lo que querían mostrar; lo cual nos lleva a estas dos preguntas: ¿En verdad hubo mejorías? ¿Es ABCs of Death 2 la gran antología que no pudo ser la 1?

Las respuestas son sí y no.

Es claro que para esta nueva entrega los creadores si establecieron algún tipo de línea en cuanto a la orientación que los cortos deberían de tener (dejando la libertad creativa para contar lo que quisieran), ya que la comedia sin sentido y lo grotesco que abundaron en la 1 aparecen de forma muy esporádica para darle paso a elementos más comunes dentro del género de terror, lo cual a mi juicio fue un gran acierto. Igualmente, parece que se determinó que cada corto debería de tener un mínimo de tiempo para así evitar el poco esfuerzo como ocurrió con Ti West y que los valores de producción fueran decentes conforme al estilo de su historia.

Todas estas son mejorías agradables, pero no son suficientes para considerar a ABCs 2 como una gran antología, sobre todo porque uno de sus principales fallos sigue siendo la inconsistencia de los cortos. Si bien ahora hubo muchos más que me gustaron (11 de los 26 me parecieron buenos), el hecho de que sean tantos sigue creando un desbalance en el ritmo general de la película, provocando momentos muy pesados o de aburrición total que no hacen de la experiencia algo agradable. Además de que el hilo conductor me sigue pareciendo algo sumamente débil.

Es como si todos los elementos para tener algo verdaderamente importante estuvieran ahí, pero aun no saben cómo mezclarlos de manera correcta.

Por último. Aquí dejo los cinco cortos que más me gustaron:

- A is for Amateur (E.L. Katz)

El motivo por el cual la película inicia tan bien es porque el primer corto es realmente bueno. Una visión muy creativa entre la realidad y la ficción al momento de cometer un asesinato.

- O is for Ochlocracy (Hajime Ohata)

Por mucho mi favorito. No diré demasiado, pero es un enfoque extremadamente original sobre los zombies que nunca antes había visto.

- R is for Roulette (Marvin Kren)

Un corto con una historia bastante simple, pero muy bien hecho y con un final sorpresivo.

- S is for Split (Juan Martinez Moreno)

Una buena historia de invasión con otro final bastante sorpresivo.

- Z is for Zygote (Chris Nash)

Tal vez el corto más bizarro de todos. Les aseguro que nunca han visto algo como esto, además de que presenta una escena extraordinaria al momento de la muerte.

---

Opinión final: ABCs of Death 2 representa una mejoría con respecto a su antecesora, pero sigue sin ser la gran antología que pretenden vendernos.

Ojometro:
***

domingo, 5 de octubre de 2014

Crítica: Honeymoon (2014)

Primer largometraje del director Leigh Janiak, quien además es co-escritor del guión junto con Phil Graziadei. Se estrenó de manera limitada en cines dentro de los Estados Unidos el pasado 12 de septiembre, así como vía VOD e iTunes.

Sinopsis:

Paul (Harry Treadaway) y Bea (Rose Leslie) son una joven pareja de recién casados que se van de luna de miel a una remota cabaña ubicada en un lago, donde esperan tener privacidad. Todo es amor, pero una noche él la encuentra a ella desnuda y totalmente desorientada en medio del bosque; siendo este evento el inicio de un distanciamiento que tiene algo mucho más siniestro detrás.



Comentarios generales:

Un director novato con la fortuna de poder trabajar con actores de cierto renombre no es tan común dentro de este género y por ende siempre es interesante ver como resultan las cosas cuando se da esto. En especial porque muchas veces son los mismos actores quienes se encargan de tapar varias de las carencias, lo cual es básicamente lo que ocurre aquí.

Con Honeymoon lo que tenemos es un trabajo en donde la paciencia del espectador se verá puesta a prueba debido a que existen ciertos detalles que lo harán pensar sobre si en verdad es conveniente seguir observándola. De entrada porque durante los primeros 20/25 minutos Janiak nos ofrece a una joven pareja que derrocha miel en cada escena, lo cual está bien considerando la historia, pero una vez que te queda claro que se aman y la dinámica no cambia en lo absoluto se empiezan a obtener tintes un tanto caricaturescos; los cuales provocan que dichas interacciones se sientan forzadas.

Es como si el director quisiera dejar muy en claro la química tan dulce entre ambos protagonistas para que lo que le sigue sea muchísimo más desgarrador, sin importarle en lo absoluto las exageraciones en las que pudiera llegar a caer.

Por si esto no fuera poco, el detonante del distanciamiento es uno sumamente débil y que no brinda mucho reto a la imaginación. Aquí es el punto en donde todo se hace predecible pero aun así, en base a las buenas actuaciones y la creación de una atmósfera bastante sólida, logra mantener a flote las cosas sin darle muchísimas vueltas a una situación que tiene una dirección tan clara que no permite grandes dosis de suspenso, ni tampoco muchos sobresaltos. Básicamente se limitan a llevar todo como lo dicta el librito: manteniendo un buen ritmo, apoyándose en el trabajo de sonido y tratando de insertar ciertas dudas (infidelidades, cambio de identidad) para aquellos que tal vez no le pusieron mucha atención a lo que había pasado.

El final es lo mejor de toda la película. Tiene bastante fuerza y probablemente sea la única parte en donde se sienten verdaderos niveles de tensión elevada.

Las actuaciones son sin duda alguna uno de sus puntos más fuertes gracias a que Treadaway y Leslie tienen una química estupenda (incluso en la parte melosa), su deterioro tanto personal como de pareja en verdad te pega; de hecho, si no fuera por ellos el final hubiera sido totalmente irrelevante. La producción está bastante bien dentro de sus posibilidades: tiene un muy buen trabajo de fotografía, pulcra dirección de arte dentro de la cabaña, efectos prácticos pequeños y un limitadísimo trabajo de maquillaje bien hecho.

Opinión final: Honeymoon está ok. No aporta realmente nada nuevo y es muy predecible, pero te ofrece un rato ameno la mayor parte del tiempo.

Ojometro:
***

viernes, 3 de octubre de 2014

Crítica: The Poughkeepsie Tapes (2014)

Película dirigida por John Erick Dowdle (Evil), de la cual también es co-escritor junto con su hermano Drew Dowdle. Inicialmente su estreno estaba programado para el 2007, pero por razones desconocidas MGM lo canceló y la tuvo en el olvido por años, hasta que apenas en este 2014 la estreno vía VOD dentro de los Estados Unidos. En el caso de Latinoamérica, hasta donde sé, solo la transmite el canal FX.

Sinopsis:

Dentro de una casa abandonada en Poughkeepsie, Nueva York se encuentran cientos de cintas VHS que muestran los crímenes de un asesino serial de la década de los 90s y en base a las perturbadoras imágenes las autoridades, tanto estatales como federales, pretenden encontrar pistas de su identidad.

Comentarios generales:

Sé que por años esta película estuvo disponible en internet, pero entre que no soy muy fan del formato que maneja y los rumores que me parecían muy absurdos (su estatus en la congeladora se debió más que nada a los problemas financieros de MGM) nunca la vi. Pero ahora que en este 2014 finalmente salió de manera legal y gracias a que FX se encargó de transmitirla hace un par de días por fin pude checarla; dejando como resultado una sensación agridulce.

Lo que no puedo negar con The Poughkeepsie Tapes es que se trata de un falso documental que, como tal, está muy bien hecho; donde se nota desde el primer instante que Dowdle puso un gran esfuerzo para obtener niveles de realismo muy elevados debido a que su presentación bien podría pasar como episodio especial sobre asesinos seriales en cualquier canal de televisión. Cuida mucho los detalles con las entrevistas, así como la manera en que se van presentando los casos para ir incrementando poco a poco el nivel de violencia y que así el espectador vaya sintiendo curiosidad por el grado de locura del asesino. Aunque por medio de este formato sacrifica un poco el propio ritmo de la película; limitándola a uno un tanto pesado que no ayuda demasiado cuando el efecto de shock pasa después de los primeros 20 o 25 minutos.

Tiene momentos fuertes, pero en general los aspectos más perturbadores son narrados por los entrevistados; realmente nunca vemos en pantalla algo atroz (los vídeos en si no dejan ver mucho), sino que se deja a la imaginación de uno mismo lo que sufrieron la mayoría de las víctimas. Esto es lo que no funcionó conmigo, especialmente porque conforme se va desarrollando la historia le van añadiendo más rarezas e incluso un giro poco creíble que se salen de la línea general, quitándole así ese nivel de realismo manejado previamente; al grado de que las escenas más efectivas durante los últimos tres episodios son aquellas que no muestran nada violento, pero que de alguna forma te generan bastante tensión por lo que pudiera ocurrir como es el caso de las niñitas exploradoras.

Diría que sus años de atraso terminaron afectándola, ya que lo impactante simplemente no lo es gracias a que hemos visto cosas mucho más fuertes durante los siete años que transcurrieron.

El final me pareció un tanto absurdo. La entrevista con Cheryl si te incomoda pero la manera en que dejan parado al asesino, casi como villano de cómic súper inteligente, no me convenció en lo absoluto.

Las actuaciones son muy pobres, al nivel que uno esperaría para este tipo de trabajos en donde los actores tienen que lucir lo más reales posible pero siempre se ven forzados. La producción tampoco es para resaltar demasiado, en especial los vídeos del asesino: están pésimamente filmados y aunque en parte esa era la idea al ser VHS, la verdad resulta imposible ver con claridad varias cosas que ocurren. De ahí en fuera no tiene mucho; alguno que otro pequeño trabajo de maquillaje por ahí y por allá, contados efectos con sangre y un sonido aceptable.

Opinión final: The Poughkeepsie Tapes es pasable, pero está muy lejos de ser aquella maravilla que por años se estuvo rumorando entre los fanáticos.

Ojometro:
***

miércoles, 1 de octubre de 2014

Crítica: Shock Value (2014)

Película dirigida por Douglas Rath y escrita por Antony Bravo, quien además es el protagonista. Se estrení dentro de los Estados Unidos el pasado 1 de agosto de manera limitada en cines, iTunes y diversas plataformas digitales. Aún no hay información sobre su salida en formato físico.

Sinopsis:

Miles Fowler (Zak Hudson) es un director de películas de terror serie b desesperado por obtener reconocimiento que una noche presencia un violento asesinato. Sin embargo, en lugar de reportarlo a la policía, lo que hace es chantajear al asesino (Bravo) para que este sea el protagonista de su nueva película.



Comentarios generales:

En ocasiones el combinar géneros es complicado, no solo por el desbalance que puede existir, sino porque hay algunos que simplemente no se llevan y mucho menos con el género de terror. En el caso de Shock Value tenemos un ejemplo perfecto de algo que pudo resultar increíblemente mal con esta clase combinaciones, mucho más tratándose de un trabajo independiente, pero al final el resultado es uno bastante sorprendente.

Lo que nos trae Rath es en esencia un filme de serie b que combina terror, un mínimo de slasher y humor negro para brindar una perspectiva muy peculiar precisamente sobre la filmación de las películas de serie b, así como lo que suele haber a su alrededor (festivales sin relevancia, mentiras, poco apoyo, etc.) por medio de una situación anormal. Todo bajo un tono de exageración brutal para ir construyendo poco a poco una historia atrapante, que juega constantemente con los personajes y la forma en la que uno los ve; utilizando como ancla a un tipo cuyas habilidades como director son muy limitadas pero hace hasta lo imposible para obtener fama, incluso si eso significa poner en riesgo la vida de sus pocos colaboradores o la suya.

Su fortaleza radica en convertir en situaciones cómicas algunas que en realidad no son presentadas como tal, sino que más bien son reflejo de una realidad dentro del medio de las cuales uno se empieza a reír de manera natural.

Tiene un muy buen ritmo, la edición hace un excelente trabajo para que no se sienta pesada durante los lapsos en donde el terror se ausenta y, sobre todo, tiene un manejo de los tiempos muy bien cuidado para darle su lugar a cada cosa; aunque durante el segundo acto se tambalea por breves momentos. Esto puede terminar siendo un poco decepcionante para algunos, ya que a pesar de contar con un asesino serial en realidad vemos muy pocas muertes durante gran parte del filme, pero esto es en favor del propio impacto para las que hay e ir incrementando el nivel de tensión conforme se acercan los minutos finales.

El desenlace presenta un giro muy bueno, no diría que impactante, pero si uno cuya construcción esta tan bien hecha que le brinda mucha fuerza y locura extrema. Esto a pesar de que puede ser un tanto predecible.

En las actuaciones la verdad es que todos están muy bien: Bravo logra combinar frialdad con cierto humor sin sentirse forzado, Hudson es odioso de manera natural, Michelle Campbell como Justine es el perfecto balance entre ambos y además Malcolm McDowell hace una memorable aparición especial. La producción es ciertamente discreta, muy acorde a la línea de serie b que maneja: el trabajo de fotografía está ok, tiene un buen sonido, un score sólido y un trabajo de efectos/maquillaje algo ridículo, pero que encajan a la perfección con las situaciones presentadas.

Opinión final: Shock Value es muy recomendable. Puede ser una contendiente a la mejor película de del 2014.

Ojometro:
*****