viernes, 4 de agosto de 2017

Crítica: Darkness Rising (2017)

Película dirigida por Austin Reading, cuyo guión fue escrito por Vikram Weet. Se estrenó de manera limitada en cines y VOD el pasado 30 de junio dentro de los Estados Unidos, pero no hay información sobre cuándo saldrá en formato físico.

Sinopsis:

En compañía de su novio y su prima, Madison (Tara Holt) irrumpe dentro de su antigua casa abandonada antes de que sea demolida para encontrar algunas respuestas sobre por qué su madre se volvió loca y casi la mata cuando era niña.




Comentarios generales:

Por alguna razón Darkness Rising obtuvo una promoción mucho más grande de la que normalmente obtienen otras películas de escala similar y gracias a ello el interés por esta se fue elevando poco a poco conforme pasaban los meses a pesar de que su premisa ciertamente no era nada del otro mundo. Se veía como un trabajo más sobre casas poseídas, pero con el potencial de tener algo escondido que la diferenciara de manera importante del resto; aunque al final esta suposición no pudo ser más errónea.  

Ya que lo que nos regalan Reading y Vikram no solo es algo que tiene bien poco sentido incluso en cosas tan simples como el establecer los tiempos en los se desarrollan los eventos en los que sustentan la historia, sino que además fue realizado con el manual sobre cómo hacer lo más genérico que se pueda todo lo que ocurre en pantalla. Obligándote a ver un largo y tedioso primer acto cuya meta es establecer que el pasado de Madison es traumático para así poder sentir empatía hacia ella, pero eso simplemente nunca se da debido a que con lo que ocurre durante este periodo de tiempo sientes que será más un peligro que otra cosa; esto mientras tratas de fingir sorpresa o espanto con cada uno de los trucos utilizados que ya has visto en incontables ocasiones (muñecos con ojos sangrando, niño muerto apareciendo de la nada, algo detrás de las cortinas de baño, etc).

Es hasta pasada la media hora cuando finalmente las cosas se vuelven un poco entretenidas, principalmente porque el personaje de Katrina Law (Izzy) obtiene más relevancia y, con ello, llega una exageración de los sucesos que por lo menos logran brindarle una dinámica distinta a la película. Lo malo es que esto no es suficiente para ocultar todas las inconsistencias que existen y no tiene que pasar mucho tiempo para que se caiga una vez más en lo repetitivo, haciendo que el espectador se empiece a impacientar cuando la información recabada hasta el momento no lleva a ningún lado; en especial cuando todo el tema de los espíritus, que supuestamente es lo importante, solo ha sido utilizado de manera superficial.

La parte final es un desastre. Ciertamente se eleva el nivel de intensidad con algunas escenas que añaden impacto y por fin deciden elaborar un poco más los motivos de los espíritus, pero todo esto se siente tan forzado que solo termina dejándote con más dudas que respuestas (y con algunas cuentas que no encajan).

De las actuaciones no tengo mucho que decir, tanto Law como Holt por ciertos momentos logran cosas decentes; mientras que Bryce Johnson (Jake) aporta poco o nada. La producción tampoco tiene grandes cosas que destacar: el trabajo de fotografía es pobre, la dirección de arte no resalta, el score es muy simple, el trabajo de sonido está ok, los efectos cumplen y la labor de maquillaje es probablemente lo más llamativo.

Opinión final: Darkness Rising es bastante mala. Una película genérica que solo les hará perder su tiempo.

Ojometro:
**

No hay comentarios:

Publicar un comentario