viernes, 16 de febrero de 2018

Crítica: Hellraiser: Judgment (2018)

Decima entrega de la franquicia, la cual ahora está dirigida por Gary J. Tunnicliffe (Within the Rock); quien además escribió el guión y realiza el papel de The Auditor. Se estrenó directamente en VOD y formato físico dentro de los Estados Unidos apenas este pasado 13 de febrero.

Sinopsis:

Un grupo de detectives se encuentran investigando un caso que involucra a un brutal asesino en serie que ha aterrorizado a toda la ciudad. Sus únicas pistas son las terribles escenas que este deja, las cuales poco a poco los conducirán a un terror inimaginable que no pertenece a este mundo.




Comentarios generales:

Hellraiser es una franquicia legendaria del cine de terror, de eso no hay duda, pero también se trata de una que ha sufrido un maltrato impresionante por parte del estudio que posee sus derechos (Dimension Films) al sacar entregas al vapor solo para poder mantenerlos y luego dejarla en el congelador hasta que necesiten demostrar otra vez que si les importa. Por eso mismo es que cuando se anunció Judgment no esperaba gran cosa, mucho menos cuando el propio Doug Bradley confirmó que no regresaría para interpretar a Pinhead; realmente todo indicaba que veríamos una aberración más, sin embargo, al final lo que me encontré es una entrega competente que significa lo mejor para la franquicia desde Inferno.

Algo que para muchos puede que no sea gran cosa considerando las aberraciones que hemos visto en las últimas dos décadas, pero lo cierto es que lo que nos regala Tunnicliffe es probablemente la expansión más significativa que ha tenido este universo. Ya que de entrada nos presenta una nueva serie de personajes (Stygian Inquisition) cuyo rol en esta ocasión se vuelve más importante que el de los Cenobites y con los cuales aborda un cambio en los métodos utilizados para juzgar a sus víctimas, dejando un poco de lado el tema del sadomasoquismo pero sin olvidar en lo absoluto los elementos grotescos y de apantallamiento visual característicos para así construir un primer acto muy disfrutable que logra un buen balance entre lo que ocurre con ellos y lo que ocurre con el tema del asesino en el mundo exterior.

Uno que tampoco está nada mal debido a que gracias a la manera en la que exponen sus crímenes se mantiene el nivel de violencia intacto y eso ayuda a que las cosas avancen sin demasiados problemas por un tiempo. Y digo por un tiempo porque lamentablemente con el pasar de los minutos la película empieza a tomar un rumbo que no le favorece al olvidarse de los elementos de terror y convertirse en un thriller detectivesco que empieza a dar vueltas sin rumbo alrededor de un personaje que no es tan interesante. Básicamente en este punto lo que te muestran en pantalla resulta aburrido y uno se llega a olvidar de que está viendo una Hellraiser.

Afortunadamente en la parte final las cosas se logran componer, no tanto por la manera en la que se resuelve el misterio sobre el asesino (que es un tanto predecible), sino porque es aquí donde podemos ver la mejor mezcla de ideas de lo viejo y lo nuevo que pretendía establecer el director. Pinhead por fin tiene unos momentos para brillar, la sangre fluye un poco más y el desenlace me sorprendió porque con esto se abre la puerta a un posible cambio significativo de todo lo que conocemos.

En el tema de las actuaciones sin duda quien se lleva los reflectores es el propio Tunnicliffe como The Auditor, posicionándolo como un posible nuevo rostro predominante para la franquicia en futuras secuelas. En cuanto la producción cumple, a pesar de tener múltiples recortes de presupuesto: el trabajo de fotografía es adecuado, la dirección de arte es algo simple, el score está ok, el trabajo de sonido por ahí tiene alguno que otro fallo, los efectos prácticos están bien hechos y la labor de maquillaje es de primer nivel como siempre.

Opinión final: Hellraiser: Judgment es bastante decente. No está exenta de problemas pero sin duda es la mejor entrega en años.

Ojometro:
***

No hay comentarios:

Publicar un comentario