jueves, 31 de mayo de 2018

Crítica: Corbin Nash (2018)

Película dirigida por Ben Jagger, quien además comparte créditos como co-escritor del guión junto a Dean S. Jagger (quien es el protagonista) y Christopher P. Taylor. Se estrenó de manera limitada en cines, VOD y formato digital dentro de los Estados Unidos el pasado 20 de abril, aunque no hay información sobre si saldrá en formato físico.

Sinopsis:

En la ciudad de Los Ángeles un detective obsesionado por encontrar la verdad detrás del asesinato de sus padres termina confrontando a un par de vampiros que lo arrastrarán a una pesadilla para la cual no estaba preparado.



Comentarios generales:

A estas alturas de mi vida cada que veo el nombre de Corey Feldman involucrado en algún proyecto me hace esperar lo peor de este, tantos años de verlo aparecer de manera secundaria o con puros cameos glorificados han provocado eso. Así que cuando supe sobre Corbin Nash no esperaba gran cosa y el trailer tampoco ayudaba demasiado; simplemente parecía un trabajo del montón que solo me haría perder el tiempo, pero al final me ha entretenido más de lo que en un inicio pensaba.

Con esto no quiero decir que sea una maravilla, nada más alejado de la realidad; sin embargo, Ben Jagger sabe bastante bien cómo manejar esta historia en la que el terror ciertamente es algo secundario. Ya que se trata de una película de vampiros en donde el tema principal es la venganza y el renacer del personaje principal, por lo cual cuenta con un desarrollo algo lento que provoca que por lo menos los primeros 30 minutos no sean nada para presumir al enfocarse principalmente en establecer lo mejor que se pueda la línea de tiempo y tratar de brindarle un poco más de contexto a las acciones de Nash como detective. 

Es hasta que aparecen de manera más predominante los dos vampiros principales cuando las cosas empiezan a tomar mejor forma, ya que su presencia en pantalla añade de manera inmediata cierto nivel de identidad a algo que hasta este punto resultaba muy gris y es en base a estos que se empiezan a integrar los elementos más ligados con el terror. Añadiendo así sangre y violencia, aunque esto último centrado más que nada en la situación apremiante de Nash que, si bien no es mala, tampoco logra brindar grandes satisfacciones al dejar demasiadas preguntas en el aire cuando en un inicio parecía que tendría más importancia al estar ligada directamente con la muerte de sus padres..

La parte final es sin duda lo mejor de la película. Principalmente porque es la más intensa y porque al esclarecer por completo la situación del protagonista el director ya tiene vía libe para hacer lo que le plazca, generando con esto un enfrentamiento final violento que funciona por lo seco y contundente que resulta; además de que claramente deja abierta la puerta para hacer de esto una franquicia.

En cuanto a las actuaciones se puede decir que Jagger hace lo necesario para lo que le exige el papel, pero quien se llevará todas las miradas sin duda será Feldman al tener el personaje más extraño de todos y al cual, dentro de toda esa extravagancia, sorprendentemente lo saca adelante. La producción es discreta: el trabajo de fotografía tiene algunos detalles, la dirección de arte es simple, el score cumple, el trabajo de sonido es limpio, los efectos son bastante sencillos y la labor de maquillaje resulta efectiva.    

Opinión final: Corbin Nash está ok. Película para pasar el rato y ver a Corey Feldman en uno de sus papeles más extravagantes.

Ojometro:
***

No hay comentarios:

Publicar un comentario