lunes, 7 de mayo de 2018

Crítica: Les Affamés (2018)

Película escrita y dirigida por Robin Aubert, quien tiene su primer acercamiento dentro del género. Se estrenó a inicios de marzo por medio de Netflix en los Estados Unido y ciertos territorios de Europa, mientras que su salida en formato físico se dio el pasado 25 de abril dentro de España.

Sinopsis:

En una pequeña y remota villa en el norte de Quebec las cosas han cambiado, las personas ya no son las mismas desde que algo los infectó y estos empezaron a atacar a sus seres queridos. Ahora solo un puñado de sobrevivientes sigue en pie, escondiéndose en el bosque y buscando a otros como ellos.


Comentarios generales:

En la actualidad existen dos tendencias muy marcadas cuando se trata de películas de zombies: buscar un entretenimiento sin grandes pretensiones por medio del gore o tratar de añadir cierto toque más humano por medio de dramas enfocados en los personajes. Ambas han demostrado ser efectivas y han ayudado por igual a popularizar el subgénero durante esta década; sin embargo, la segunda se ha convertido últimamente en la predominante para desagrado de muchos y por lo cual Les Affamés inevitablemente se encontrará en la típica situación en la que la amas o la odias.

Yo me encuentro en un punto intermedio y en gran medida porque Aubert trata de añadir cosas frescas por medio de los zombies en una historia que desde el primer acto establece rápidamente la situación miserable de los personajes y el hecho de que ellos mismos saben que no tienen un fututo demasiado alentador. Todo es hasta cierto punto plano y sigue un camino esperado bajo un ritmo bastante lento, aunque eso no significa que no ocurra nada relevante porque las escenas que involucran a los zombies están muy bien logradas y desde temprano el nivel de violencia es elevado. Además de que la forma en la que ciertos personajes sobrellevan la situación añade cierto toque de humor negro que brinda los únicos lapsos de leve alivio dentro de esta atmósfera desoladora.

Entrando a la segunda mitad es cuando las cosas se ponen extrañas y mucho de eso tiene que ver con los zombies, ya que es en esta parte cuando el director empieza a exponerlos como algo más que simples maquinas de matar al establecer que se pueden comunicar mediante el sonido y, por increíble que parezca, con ciertas expresiones artísticas. Un tipo de evolución interesante sin duda, pero que solo se queda como una peculiaridad más debido a que nunca profundizan en lo absoluto sobre esta y mejor se opta por seguir con lo habitual; aunque en este proceso se logran construir algunos momentos memorables con un grado de tensión importante por medio del sonido (escena con trampas para ratón) o grandes cantidades de sangre.

La parte final me dejó con sensaciones encontradas. Por un lado no cambia en lo absoluto el tono deprimente que se maneja por más de una hora y eso es agradable, pero por el otro dejan todo abierto a la interpretación al no contestar nada con respecto al comportamiento de los zombies, dejándote con más dudas que certezas y con cierto sentimiento de que muchas cosas no tuvieron sentido.

En cuanto a las actuaciones no tengo queja, todas son sólidas y nadie resalta por encima del resto; en general cada quien cumple su propósito de manera efectiva. La producción es de buena factura a pesar de que claramente no hubo mucho presupuesto: el trabajo de fotografía cumple la mayoría del tiempo, la dirección de arte no resalta, el score es bastante bueno, el trabajo de sonido es impecable, los efectos son sólidos y la labor de maquillaje es muy discreta para tratarse de un filme de zombies.

* Cuenta con una escena post-créditos

Opinión final: Les Affamés es aceptable. No es para todo el mundo, pero cuenta con cosas interesantes que la vuelven merecedora de al menos una oportunidad.

Ojometro:
***

No hay comentarios:

Publicar un comentario