miércoles, 19 de abril de 2017

Crítica: The Summoning (2017)

Película escrita y dirigida por Alberto G. Rodríguez, la cual significa su primer largometraje. Salió directamente en VOD dentro de los Estados Unidos y Canadá; posteriormente en DVD durante el mes de marzo.

Sinopsis:

Mientras se encuentra trabajando en un antiguo caso de asesinato para su clase de leyes, Rachel Iverson (Leila Almas) descubre más de lo que hubiera pensado cuando espíritus del pasado empiezan a visitarla y la encaminan a sacar a la luz una verdad que pondrá en peligro su propia vida.




Comentarios generales:

No me gusta ser muy negativo, pero hay veces en la que terminada una película lo único que me viene a la cabeza es tratar de descifrar cómo alguien en su sano juicio puede aceptar darle distribución a ciertos trabajos. No tanto porque no me agrade que existan diferentes opciones para el público, al contrario, eso es muy sano; sin embargo, cuando te encuentras con algo como The Summoning pocas cosas pueden evitar el sentir que simplemente hay películas que nunca debieron haber visto la luz.

Esto porque lo que nos trae Rodríguez es una historia sin pies ni cabeza, la cual inicia vendiéndote una situación que involucra a un detective que uno asume será el eje de todo lo que estará por ocurrir, pero la cual después de unos 10 minutos se vuelve irrelevante para darle paso a otra temática. Una que está ligada a un aspecto sobrenatural que le añade el misterio correspondiente, pero que una vez que empieza a desenvolverse entra por un camino sin mucho sentido debido a que la cuestión del espíritu no tiene gran sustento detrás y porque por alguna razón su creador creyó que era buena idea añadir un secuestro para darle pie a OTRA subtrama para que tome la estafeta como el hilo conductor de la historia.

Así es. Ya para este punto hemos visto tres cosas distintas como posibles puntos centrales, todas sin recibir un desarrollo adecuado y bajo un ritmo ridículamente lento que hace más pesada la experiencia. Peor aún, ninguna de estas parece tener algún tipo de conexión lógica y poco a poco se va haciendo evidente que gran parte de lo mostrado fue metido para consumir tiempo en pantalla gracias a que lo referente al secuestro se vuelve un sinsentido absoluto, la cuestión de la investigación policiaca no lleva a nada y lo sobrenatural solo se limita a una misteriosa sombra que tal vez si o tal vez no tiene algo que ver con antiguos asesinatos que por alguna razón solo reciben a lo mucho dos minutos de exposición.

Lo más sorprendente es que para la parte final el director básicamente se olvida de todo lo previamente mencionado y opta por el camino sencillo, lo cual no estaría mal si no te hicieran sentir que casi todo lo que viste por 85 minutos no tuvo importancia. Llevándote así hacia una conclusión completamente anti climática y carente de intensidad que, para colmo, nunca muestra nada de lo más relevante en pantalla.

Las actuaciones son muy pobres y aunque entiendo que el material con el que contaban los actores no ayudaba para nada, eso no es justificación para la notable carencia de emociones. La producción es raquítica: el trabajo de fotografía es un espanto, la dirección de arte no tiene nada, el score es pasable, el trabajo de sonido está ok y todo lo referente a efectos/maquillaje es prácticamente inexistente.

Opinión final: The Summoning es un desastre total. De lo peor que verán durante este año.

Ojometro:
*

3 comentarios:

  1. ¿Verás Voraz (Raw, 2017)?

    ResponderEliminar
  2. Si. De hecho será la siguiente crítica (para el fin de semana seguramente ya estará en el blog).

    Saludos.

    ResponderEliminar