martes, 10 de febrero de 2015

Crítica: Suburban Gothic (2015)

Película dirigida por Richard Bates Jr. (Excision), de la cual también es co-escritor junto con Mark Bruner. Se estrenó vía VOD y en diversas plataformas digitales el pasado 30 de enero dentro de los Estados Unidos, aunque no existe información sobre cuándo saldrá en formato físico o si llegará a otros mercados.

Sinopsis:

Raymond (Matthew Gray Gubler) cuenta con una maestría en administración de negocios, pero simplemente no puede de encontrar trabajo. Esto lo obliga a vivir nuevamente con sus padres y a tener que lidiar con antiguos compañeros de la escuela; todo mientras su habilidad para ver fantasmas lo llevará investigar a un vengativo espíritu que pretende aterrorizar a todo el pueblo.

Comentarios generales:

Con Excision el director demostró que le gusta jugar en los límites de lo que se podría considerar terror y lo que no, algo que nuevamente pretendió hacer en este su segundo largometraje. Sin embargo, en esta ocasión es la comedia lo que elige para llevar a cabo su experimento y con ello retar nuevamente la paciencia del espectador; ofreciendo así una experiencia completamente diferente a lo que hubieras esperado si fuiste de los que vio su primer trabajo.

Y es que no voy a mentirles, Suburban Gothic maneja un tipo de humor exageradamente básico; lleno de bromas de corte racista o chistes para jóvenes que sin duda harán que varios la dejen pasar de largo después de unos cuantos minutos al ver cómo, a pesar de tratarse de una película sobre fantasmas, estos terminan en segundo plano ante la parte cómica. Una situación que no es de extrañar considerando que Bates Jr. ha mencionado que parte de la inspiración para esta historia la sacó de algunos shows de tv que veía en su infancia y vaya que se nota, no solo porque el personaje de Raymond es de cierto modo un tanto inocente, sino porque además la estructura misma de los misterios es bastante fácil de descifrar gracias a los clichés presentados que te permiten unir todas las piezas rápidamente.

Esto no quiere decir que sea aburrida, al contrario, es esa misma inocencia lo que la hace bastante disfrutable al presentar situaciones que te harán olvidar su tardado desarrollo y repetición constante de ideas, aprovechando las interacciones entre varios personajes con personalidades de locura que evidencian de mayor manera como todo esto no es para tomarse muy en serio si lo quieres disfrutar.

Lamentablemente esta misma irreverencia termina afectando otros aspectos como la pobre presentación del espíritu en cuestión o la generación de momentos que te recuerden que estás viendo una película relacionada con el género de terror; nunca logran crear nada memorable en este aspecto y cuando pretenden hacerlo les resulta sumamente complicado tanto por las limitaciones del presupuesto como por el poco margen que les deja tanta ligereza (realmente no hay muertes en pantalla, casi no hay sangre, etc.).

La parte final es predecible y prácticamente todo lo que piensas que va a ocurrir se da, lo cual le quita algunos puntos al no arriesgarse un poco más. Aunque por otra parte, resulta complicado pensar en otra conclusión que encajara mejor que esta.

En las actuaciones Gray Gubler está bastante bien y la química que tiene con Ray Wise/Barbara Niven genera algunos momentos familiares muy graciosos; mientras Kat Dennings hace el personaje que lleva interpretando por años sin muchos cambios. En producción es pequeña: tiene un sólido trabajo de fotografía y score bien elegido; sin embargo, los efectos en si dejan mucho que desear porque aparentemente fueron desarrollados por medio de un programa casero y no por un estudio profesional.

Opinión final: Suburban Gothic definitivamente no es para todos los gustos, pero si le encuentran la gracia se pueden pasar un rato agradable.

Ojometro:
***

No hay comentarios:

Publicar un comentario