sábado, 14 de septiembre de 2013

Crítica: Red State (2011)

Película del director Kevin Smith, quien deja a un lado la comedia e incursiona por primera ocasión en el género. Se estrenó a lo largo del 2011 y principalmente 2012, pero se puede encontrar en DVD y en diferentes servicios como Netflix o Amazon Instant Video.

Sinopsis:

Tres jóvenes reciben una invitación vía internet para tener sexo con una mujer mayor y asisten al encuentro. Sin embargo, para su mala fortuna pronto descubrirán que todo esto fue planeado por parte de un grupo fundamentalista cristiano liderado por el pastor Abin Cooper (Michael Parks), cuyas creencias extremistas los obligan a deshacerse de todos los males de este mundo.


Comentarios generales:

Debo de admitir que cuando supe que era una película de Kevin Smith mis expectativas bajaron considerablemente dado a que su estilo nunca me ha gustado, pero para mi sorpresa su incursión al género de terror resulta mucho más efectiva de lo que se pudiera pensar.

De entrada toca un tema sin duda controvertido y en realidad se va mas por un lado político que otra cosa, pero la historia inicia como una de tantas de raptos en donde los protagonistas están condenados a una muerte trágica y violenta, brindando unos 25 o 30 minutos en verdad potentes en el sentido de que lo que estás viendo te pone a pensar ciertas cosas que en un inicio probablemente nunca te pasaron por la cabeza. Además de que en poco tiempo te hacen sentir bastante lastima por los jóvenes.

Después de eso Smith tiene la capacidad de darle un giro total a lo que estás viendo, pero a diferencia de otros trabajos en donde por lo general lo hacen poco a poco, aquí el golpe es inmediato, sin tiempo para que el espectador se pueda acostumbrar. A partir de ese punto es cuando las cosas se vuelven mucho más dinámicas, más violentas y, sobre todo, se pone en cuestión otro tipo de situaciones que seguramente no serán del agrado de muchos gracias a que es precisamente cuando se aleja del terror. Aunque igualmente con este cambio tan radical se dejan de lado algunas otras cosas que pudieron haberse tratado de mucha mejor forma y que al final son simplemente mostradas como algo sin importancia.

En el aspecto de las actuaciones Parks hace un excelente trabajo como el pastor totalmente cegado por sus creencias y la verdad las escenas de sus sermones son muy interesantes, mientras que Melissa Leo creo que también hace un buen trabajo con su papel (a pesar de ser una actriz que me desagrada enormemente). En producción es bastante discreta en términos generales: se desarrolla más que nada en un puñado de sets bien montados y el trabajo de maquillaje básicamente se limita a mostrar lesiones por disparos utilizando mucha sangre, pero sin ser demasiado gráficos.

Opinión final: Red State es una buena película, a pesar de que deja de un lado el terror en un punto y se concentra en otras cosas. Es bastante recomendable y además se puede ver una faceta distinta de su director.

Ojometro:
****

No hay comentarios:

Publicar un comentario