sábado, 27 de julio de 2013

Crítica: Beneath (2013)

Película del director Larry Fessenden (The Last Winter). Se estrenó de manera limitada en cines el pasado 16 de julio en los Estados Unidos, además de que también salió para VOD.

Sinopsis:

Seis amigos recién graduados de la preparatoria deciden ir a celebrar durante un fin de semana antes de tomar caminos diferentes. Para ello planean un viaje en donde tienen que cruzar un lago, en el cual un pez enorme los ataca y los obliga a sacar sus verdaderas personalidades para poder salvarse.





Comentarios generales:

¿Estamos ante la Jaws versión lago? Ciertamente hay un pescadote con dientes muy afilados que ronda en el agua, pero Beneath es una cosa que difícilmente se podría comparar con el clásico de los 70s.

Fessenden nos trae una película que no solo no provoca el mas mínimo grado de terror (bueno… tal vez para quienes le tienen fobia a los peces), sino que además trata de engancharnos con unos conflictos adolescentes sumamente ridículos que lo único que logran es causarte una obsesión enorme por querer darle a FF a esto. Algo que es en cierta forma una pena, ya que el punto central de todo es vendernos la idea de como las generaciones actuales son totalmente egoístas y doble caras.

Otro aspecto que me pareció hilarante fue la forma en la que te quieren vender un entorno de desolación y desesperación brutal, lo cual hubiera funcionado si la historia se desarrollara en el mar, pero vamos, ES UN LAGO!!! El cual además parece ser kilométrico, ya que esto se desarrolla durante todo un día y por más que reman nunca llegan a la orilla.

Las actuaciones son bastante malas, totalmente exageradas y aún así carentes de intensidad. En producción no tiene mucho, el trabajo de fotografía es aceptable pero el punto en el que todo el mundo se va a fijar es en la criatura: la cual se ve más falsa que esos animatronics que uno encontraba en algunos museos hace algunos años y que claramente limitó bastante las escenas de muertes.  

Opinión final: Beneath es un desastre, algo que es sorpresivo considerando quien es el director. Es de esa clase de películas en las que si no le encuentras lo gracioso por lo mala que es vas a sufrir durante hora y media.

Ojometro:
*

No hay comentarios:

Publicar un comentario