lunes, 8 de julio de 2013

Crítica: Evidence (2013)

Película dirigida por Olatunde Osunsanmi (WIthIN, The Fourth Kind) y escrita por John Swetnam, quien hace su debut como guionista. Se estrenó el pasado 21 de junio en VOD y estará de manera limitada en cines dentro de los Estados Unidos el próximo 19 de julio. Su salida en formato físico está planeada para el 30 de agosto.

Sinopsis:

Los detectives Reese (Stephen Moyer) y Burquez (Radha Mitchell) se encuentran en la búsqueda de un asesino que ha ocasionado una masacre dentro de una gasolinera abandonada en medio de la nada. Para ello utilizan los vídeos grabados por las propias víctimas durante esta fatal experiencia.



Comentarios generales:

Ciertamente no tenía mucha idea sobre que trataba la película, así que llegue totalmente en blanco y creo que eso beneficio la experiencia, ya que Evidence es una combinación de found footage y thriller policíaco que desde un inicio juega tanto con la atención como la paciencia del espectador.

Osunsanmi durante los primeros 20 minutos nos muestra una película de found footage más, pero después de eso la historia toma una dinámica muy particular entre los vídeos y deducciones de los investigadores que te obliga a estar muy atento o de lo contrario te perderás, al grado de dejar de importarte lo que ocurra al final.

La forma de entrelazar las cosas con los diferentes vídeos creo que está bien lograda, provocando la tensión y duda necesarias para que el desenlace vaya por buen rumbo, a pesar de que puede resultar muy similar a otras cosas previamente vistas en el género. Su mayor problema a mi juicio es que carece de suficientes escenas de impacto que te hagan estremecer ante la masacre; en realidad solo hay una que involucra un soplete que te hace decir WTF!, pero de ahí en fuera no hay mas y eso creo que afecta un poco la intensidad de la historia.

En actuaciones no exige mucho considerando que la mayoría de los actores hacen apariciones esporádicas y en muchos de los casos solo se limitan a correr y a gritar, aunque en la parte de las investigaciones Moyer hace un trabajo decente. En producción tiene buena factura, aunque no tiene un apartado que resalte por el resto; por ahí cuenta con una escena de choque muy bien lograda y definitivamente el trabajo de edición es uno de sus puntos más fuertes.

Opinión final: Evidence me gustó. Es un poco caótica y entendería perfectamente si no le agrada a varios por su forma de manejarse, pero creo que al igual que lo hizo Sinister muestra como el found footage puede ser utilizado de otra forma.

* Existe otra película con el mismo nombre del 2012, pero no tienen nada que ver.

Ojometro:
****

No hay comentarios:

Publicar un comentario