jueves, 31 de octubre de 2013

Crítica: We Are What We Are (2013)

Remake de la película mexicana del 2010 “Somos lo que hay” que está dirigido por Jim Mickle (Stake Land). Se estrenó de manera limitada en cines el 27 de septiembre en los Estados Unidos, mientras que en México llegó apenas el pasado fin de semana también con un número limitado de copias.

Sinopsis:

La familia Parker se guía por antiguas creencias que pasan de generación en generación. Cuando la madre muere, son sus hijas Iris (Ambyr Childers) y Rose (Julia Garner) quienes cargarán con una responsabilidad que no les agrada, la cual es llevar carne a la mesa para una celebración… y no precisamente de animales.


Comentarios generales:

No es común que se hagan remakes de películas mexicanas, mucho menos de terror, por lo cual cuando supe de este trabajo no sabía que esperar debido a que realmente “Somos los que hay” paso sin pena ni gloria por estos lares y aunque no es mala, tampoco creo que sea una gloria.

Para esta versión Mickle y el otro guionista, Nick Damici, hacen un par cambios notorios con respecto a la original pero que realmente no cambian mucho la dinámica; de hecho, a mi juicio esta versión sufre exactamente del mismo problema: es excesivamente tediosa y consume mucho tiempo en su desarrollo. Algo que no va cuando te la venden como una violenta historia de canibalismo, ya que aunque el punto central si trata sobre eso, en términos generales es más que nada un drama con tintes de thriller y un poco de gore en sus últimos minutos.

Con esto no digo que We Are What We Are sea mala, en realidad es un trabajo bastante decente que está bien dirigido y filmado, pero que durante gran parte del tiempo se siente como si se estuviera desaprovechando algo con demasiado potencial al añadirle situaciones poco favorables como un pequeño romance que resulta totalmente intrascendente para los propósitos de la historia. Además no toma muchos riesgos a la hora de mostrar más violencia en situaciones que lo pedían a gritos.

El final si es bastante bueno. Muy potente y con una escena que está entre mis favoritas de este 2013, la cual te deja ese sentimiento de que la película pudo haber sido mucho mejor si hubiera seguido esa línea desde al menos cuarenta minutos antes.

En lo que respecta a las actuaciones debo de decir que Childres (a pesar de su cara de zombie) y Garnes están muy bien en sus papeles, logran una buena química fraternal; mientras que Bill Sage como papá totalmente creyente y controlador brinda buenos momentos. En producción el trabajo de fotografía es notable, desde el primer minuto te atrapa con bellas tomas en exteriores y posteriormente dándole ese toque oscuro que termina siendo su sello. Otro punto que me ha agrado bastante fue el score: es muy sutil, así como un tanto deprimente.  

Opinión final: We Are What We Are es un remake decente que para muchos puede resultar algo aburrido. Denle una oportunidad, aunque les recomendaría que trataran de ver primero la película mexicana.

Ojometro:
*** 

martes, 29 de octubre de 2013

Crítica: Terror Train (1980)

Película dirigida por Roger Spottiswoode, la cual es el único trabajo dentro del género que realizó. Fue parte de la primera ola de trabajos que popularizó el género slasher a inicios de los ochentas y en taquilla se estima que recaudó aproximadamente unos ocho millones de dólares. Se le puede encontrar en varias versiones en DVD, aunque apenas el año pasado fue lanzada la Collector's Edition en BR que vale bastante la pena.

Sinopsis:

Una fiesta de disfraces a bordo de un tren se convierte en una pesadilla para Alana Maxwell (Jamie Lee Curtis) y varios de sus amigos gracias a que un misterioso asesino a bordo de este no parará hasta lograr su venganza por un suceso ocurrido tres años atrás.

Comentarios generales:

Existen algunos slashers más famosos que otros de inicios de los 80s, pero en su mayoría todos fueron importantes para establecer las bases de este subgénero que dominaría dicha década y probablemente Terror Train sea uno de los ejemplos que toda la vida han transitado entre esa delgada línea de la notoriedad y la intrascendencia.

La verdad resulta bastante llamativo como Spottiswoode pudo crear una película tan efectiva sin tener mucha experiencia dentro del género, mucho más cuando la historia se desarrolla en un lugar que no ofrece mucho margen de maniobra como lo es un tren.

Evidentemente cuenta con todos los pasos que un buen slasher ochentero debe de contar: un evento trágico del pasado, jóvenes estúpidos amantes del alcohol y el sexo en una fiesta, la joven atractiva e inocente, etc. Pero lo que hace tan entretenida a esta película es que a pesar que desde un inicio sabes perfectamente quien será el asesino, realmente nunca estas cien por ciento convencido gracias a que manejan muy bien la identidad de este. Además de que sigue un poco la fórmula que le funcionó a Halloween de menos es más, ya que la aparición del asesino no es tan frecuente y los asesinatos casi nunca se dan en cámara; lo cual le quita un poco de violencia, pero beneficia en todo lo que respecta al suspenso.

Algo que personalmente nunca me ha convencido es todo lo que tiene que ver con la magia, se siente fuera de lugar y metida totalmente con calzador para justificar la presencia de un joven David Copperfield en la historia. Aunque creo que también es algo que le da un toque bizarro que la diferencia del resto.

El final es bastante bueno en términos generales. El hecho de que no existan tantos sobresaltos ayuda a que este sea muy dinámico y con bastante fuerza; aunado a que la forma en la que revelan al asesino, si bien no es algo nuevo, seguramente sorprenderá a varios si nunca la han visto.

Jamie Lee Curtis como siempre esta genial en este tipo de papeles, de hecho, creo que de los cuatro trabajos iniciales que la convirtieron en la primera scream queen es el más físico de todos. En producción es bastante austera: los sets de los vagones no tienen mucho lujo de detalle, el sonido esta correcto y en cuanto al trabajo de maquillaje hay poco que decir, ya que aunque si hay sangre, esta nunca adquiere un papel tan relevante como en algunos otros trabajos similares. Aunque por otra parte, los disfraces utilizados por el asesino son muy buenos.

Opinión final: Terror Train es bastante recomendable. Un buen ejemplo sobre cómo hacer un slasher que casi nunca recibe el valor que se merece.  

Ojometro:
****

lunes, 28 de octubre de 2013

Crítica: Scarecrow (2013)

Película dirigida por Sheldon Wilson (Kaw). Es una de las tantas Syfy Originals y se estrenó en TV el pasado 5 de octubre dentro de los Estados Unidos como parte de la programación de los “31 Days Of Halloween”. Aún no se sabe si llegará a la señal del canal en Latinoamérica.

Sinopsis:

El profesor Aaron Harris (Robin Dunne) lleva a seis de sus alumnos a la granja de su ex novia Kristen (Lacey Chabert) como parte de su día de detención y para que ayuden en la remodelación de esta antes de que la venda. Lo que no saben es que debajo se ha mantenido encerrada una criatura a la cual siempre se le ha considerado como una simple leyenda urbana.


Comentarios generales:

Ya se habrán dado cuenta que no suelo aborrecer en grados extremos como algunas otras personas las películas de Syfy, digamos que mi grado de tolerancia hacia estas es bastante elevado y aunque indudablemente en la mayoría de las ocasiones suelen sacar trabajos deplorables, a mi juicio Scarecrow está lejos de ser uno de estos.

La historia es básicamente la estándar e inclusive a los diez minutos puedes deducir un 90% de lo que va a pasar; sin embargo, esto se te olvida gracias a que Wilson le imprime un ritmo frenético de inicio a fin que simplemente no te deja pensar en ese aspecto, complementándolo con un número importante de muertes, explosiones vistosas y un grado de violencia alto para lo que suelen manejar.

Es claro que tiene dos fuentes de inspiración principales como lo son Jeepers Creepers y Children of Corn (esta última más que nada por las escenas en los cultivos); de hecho, bien podría pasar como secuela de la primera si saliera un demonio con alas.

Sus principales problemas son dos: varias de las muertes se realizan fuera de cámara y realmente nunca explican el motivo por el cual la criatura está ligada con la familia de Kristen. Esto último es bastante grave porque, a pesar de que la historia no tiene mucha ciencia, era precisamente este punto el que le daba un poco más de fondo a las cosas y al no redondearla se siente como si nada de lo ocurrido tuviera un verdadero motivo, tornándola incluso un tanto repetitiva en ciertas partes.

Mientras que el final no es precisamente el súper final feliz que uno esperaría, algo que personalmente me pareció un buen toque.

En actuaciones Chabert me fastidio en su rol de victima/heroína, pero luce bastante sexy; de ahí en fuera nadie más destaca, aunque tampoco hay nada realmente malo. En lo que respecta a la producción puedo decir que está bien ambientada y me agradó que todas las muertes que si aparecen en pantalla son realizadas casi en su totalidad con efectos de maquillaje comunes, con poco o nada de imágenes (o sangre) generadas por computadora. Aunque lo que si me decepcionó bastante fue el espantapájaros, ya que a pesar de que en este aspecto siempre predomina el CGI al menos le ponen imaginación al diseño, algo que aquí está totalmente ausente.

Opinión final: Scarecrow debe de ser una de las películas más entretenidas de Syfy en un buen rato. No me aburrió en lo absoluto y creo que a muchos les ocurrirá lo mismo si no esperan que sea un peliculón.

Ojometro:
***

sábado, 26 de octubre de 2013

Crítica: Outpost III: Rise of the Spetsnaz (2013)

Tercera entrega de la franquicia que significa el debut tras la cámara de Kieran Parker, quien había sido hasta ahora el productor de las dos anteriores. Precisamente el día de hoy salió en DVD en Alemania, pero al parecer su llegada a otros países aún no está definida o llegará hasta el 2014.

Sinopsis:

Todo tiene un origen, por ello en esta ocasión se nos mostrará como fueron creados por los nazis estos aterradores súper soldados zombies. Quienes tendrán que lidiar con una de las fuerzas militares rusas más rudas que existen: los Spetsnaz.





Comentarios generales:

Debo de iniciar comentando que realmente no importa si no han visto las dos primeras para comprender esta tercera entrega; de hecho, creo que podría ser benéfico que inicien su experiencia con Rise of the Spetsnaz dada la cronología.

Dicho esto, la verdad es más que claro el hecho de que Parker termino tomando el mando simplemente porque nadie más se animó a hacerlo, ya que Outpost entró en la etapa donde sacan entregas por inercia y sin tener un rumbo definido gracias a que la novedad de los zombies nazis es cosa vieja. Aquí en realidad una historia que podría generar interés al tratarse de los orígenes termina siendo completamente genérica e inclusive muy absurda, llena de incoherencias y poca claridad para el espectador; limitando todo a ver como unos súper zombies se enfrascan contra un súper soldado ruso (más mortal que Rambo) con varios alemanes interponiéndose en su camino.

La película de inicio a fin se siente sin ningún tipo de riesgo, lo cual en cierto modo va en contra de la idea original, además de que en esta ocasión se trata más sobre un escape que cualquier otra cosa. Arruinando así ciertos elementos que caracterizaban a las anteriores Outpost y convirtiéndola en un trabajo con pocas cosas memorables o elementos que la justifiquen como algo esencial.

El final es predecible, lo cual no es de sorprender considerando que es una precuela, pero aún así resulta poco convincente como detonante de lo que supuestamente desencadenará.  

En las actuaciones no esperen mucho, aunque posiblemente esta sea la mejor dentro de este departamento específicamente. En producción no está mal: está bien ambientada, el trabajo de sonido es bastante bueno y a pesar de no ser tan sangrienta si mantiene una considerable cantidad de líquido rojo en pantalla, aunque la caracterización de los zombies es en verdad muy pobre.

Opinión final: Esta es una película totalmente hecha para fans de la franquicia. No es algo horrible, pero tampoco la recordarán por mucho tiempo.

Ojometro:
**

viernes, 25 de octubre de 2013

Clive Barker confirma remake de Hellraiser



Hoy fue un día con una noticia bastante sorprendente e inesperada, ya que el creador y director de la primera Hellraiser, Clive Barker, confirmó mediante su cuenta oficial de Facebook que él mismo estará escribiendo el guión del remake; esto después de convencer a los dirigentes de Dimension Films.

Aquí les dejo el texto. En esta ocasión por falta de tiempo les quedo a deber con la traducción, pero básicamente confirma que Doug Bradley regresará para representar una vez más a Pinhead, que no planea utilizar mucho CGI y que solo falta firmar los papeles correspondientes para ponerse a escribir. Aunque no confirma si también dirigirá este trabajo o si estará buscando a alguien más para hacerlo.

“HOT FROM HELL! My friends,I have some news which may be of interest to you. A few weeks ago I had a very productive meeting with Bob Weinstein of Dimension Pictures,in the course of which I pitched a remake of the first HELLRAISER film. The idea of my coming back to the original film and telling the story with a fresh intensity-honoring the structure and the designs from the first incarnation but hopefully creating an even darker and richer film-was attractive to Dimension.
Today I have officially been invited to write the script based upon that pitch.What can I tell you about it?Well, it will not be a film awash with CGI. I remain as passionate about the power of practical make-up effects as I was when I wrote and directed the first HELLRAISER. Of course the best make-up in the world loses force if not inhabited by a first-rate actor. I told the Dimension team that in my opinion there could never be a Pinhead without Doug Bradley,and much to my delight Bob Weinstein agreed.
So once the papers are signed , I will open a Lemarchand Configuration,dip my quill in its contents and start writing . I promise that there will be nowhere on the Internet where the news of my progress will be more reliable than here ,because the only author of these reports will be Your Infernal Corespondent ,me. My very best wishes to you all,my friends.”

Sin duda es una noticia importante, ya que Hellraiser: Revelations (2011) fue un desastre total y la franquicia básicamente estaba a nada de desaparecer, por lo cual el que su creador este tomando cartas en el asunto es algo positivo; especialmente cuando es algo que últimamente no se ve muy seguido.

jueves, 24 de octubre de 2013

Crítica: Stalled (2013)

Producción británica dirigida por Christian James y escrita por Dan Palmer (quien también es el protagonista). La película ha pasado por cualquier cantidad de festivales y tuvo un estreno limitado en cines dentro de los Estados Unidos a inicios de octubre, además de que también salió en VOD.

Sinopsis:

Un conserje (Dan Palmer) realiza su trabajo en plena víspera de navidad mientras todos los demás celebran en la oficina. Nada parece fuera de lo común, hasta que decide entrar al baño de mujeres y por cuestiones del destino se queda encerrado ahí mientras una horda de zombies empieza a aparecer.


Comentarios generales:

Las comedias de zombies son luz o sombra, por ello siempre tengo un poco de cautela con estas debido a que puede salir cualquier cosa y Stalled ejemplifica muy bien esto, ya que de la nada encontré uno de los trabajos más entretenidos del 2013.

James nos trae una historia fresca e increíblemente simple (incluso sin mucho sentido) que desde un inicio tiene absolutamente todas las probabilidades de fracasar, pero que con el paso de los minutos se las va ingeniando de forma muy original para imprimir una dinámica que mantiene durante hora y media dentro de un espacio muy reducido.

Aquí no hay cosas complejas, solo se trata de ver a un tipo querer salir de una situación sumamente ridícula en base a sus acciones igualmente ridículas. Todo con un humor característico de los ingleses combinado con mucha sangre, así como con algunos toques un poco más serios cuya finalidad es darle algo más de fondo a lo que estás viendo en pantalla gracias a que en realidad nunca mencionan gran cosa sobre el origen de los zombies y con esto te dan un poco mas de información sobre el protagonista.

Lo que evita que sea mucho mejor es que algunas escenas de interacción entre el conserje y una mujer son sumamente aburridas, se nota que por momentos el propio concepto de la película obligó a meter mucho dialogo para alargarla y eso le quita un poco de ritmo a la mitad.

El final es bastante efectivo, tal vez un poco sentimental para lo que uno estuvo viendo, pero que te deja con una buena sensación sin dejar de lado el humor.

En actuaciones realmente solo es Palmer, quien hace un buen trabajo; evidentemente gran parte de su labor es cómica pero también logra darle otros tonos a su personaje durante la parte final. En producción es muy austera: la dirección de arte básicamente consiste de un solo set que aprovechan al máximo y los efectos no son precisamente de gran calidad (aunque los litros de sangre están garantizados). Sin duda lo más destacable son los zombies, cuya caracterización podrá no ser la más detallada, pero logran que varios de estos se te queden grabados en la cabeza durante varias horas.

Opinión final: Stalled es simplemente divertida. Un trabajo ingenioso con el cual se van a pasar un rato muy agradable.

Ojometro:
****

martes, 22 de octubre de 2013

Crítica: Butcher Boys (2013)

Película dirigida por la dupla Duane Graves / Justin Meeks, la cual ha llamado la atención gracias a que el guión fue escrito por Kim Henkel (uno de los responsables del guión de The Texas Chainsaw Massacre). Tuvo un estreno limitado en los Estados Unidos durante el mes de septiembre y salió a la venta en DVD el pasado 8 de octubre.

Sinopsis:

Después de una serie de desafortunados eventos, un grupo de amigos se ve perseguido por unos misteriosos hombres. Estos son los Butcher Boys, quienes harán que algunos de ellos se enfrenten cara a cara al oscuro mundo del canibalismo.


Comentarios generales:

Existen películas que están realizadas de determinada manera para que el espectador se esfuerce por encontrarles sentido aunque pareciera que no lo tienen y supongo Butcher Boys quiso hacer algo similar, pero el resultado final es un auténtico desastre.

Claramente es un homenaje a TTCM (hasta tienen un equivalente a Leatherface), inclusive por momentos yo diría que se parece mucho más a TTCM 2, pero lo que Graves y Meeks nos presentan al final es un trabajo sin el más mínimo fondo y en donde todo se limita a ver como la protagonista quema muchas calorías al correr una cantidad de kilómetros que un corredor profesional le envidiaría.

Simplemente nunca se esfuerzan por tratar de contar algo decente, quieren ejecutar demasiadas ideas al mismo tiempo (en un inicio juraba que era sobre hombres lobo) y cuando fallan lo quieren cubrir todo con secuencias de acción que durante los primeros 10 minutos no están mal gracias a que crean una dosis de tensión aceptable, pero después de este lapso las cosas se caen de manera estrepitosa.

Es en extremo repetitiva y puedo jurar que esta debe de ser una de las películas con menos diálogos que haya visto; los villanos solo mencionan dos o tres palabras cada vez que abren la boca y cuando sus diálogos son más extensos no sabes de qué demonios están hablando porque simplemente no lo puedes ligar con lo que has estado viendo en pantalla.

Todo esto ocasiona que la parte final sea, si bien de locura y con una masacre bastante hilarante, un suceso que importa poco o nada. Ya que te quedas con la sensación de que lo que viste no tuvo importancia

Actoralmente no tiene nada: Ali Faulkner (Sissy) solo grita y corre y los villanos solo corren; de hecho, lo más llamativo es que algunos actores de las entregas de TTCM hacen breves cameos. En producción puedo decir que la dirección de arte está bien para la poca iluminación que existe en muchos de los sets, mientras que para ser una película sobre caníbales realmente tiene un muy limitado trabajo de maquillaje.

Opinión final: Butcher Boys es bastante decepcionante, aunque sorprendentemente no te aburre demasiado. Es más que nada para fans que gozan de historias al estilo del clásico de Tobe Hooper.

Ojometro:
**

domingo, 20 de octubre de 2013

Crítica: Insidious: Chapter 2 (2013)

Esperada secuela que supone el último trabajo del director James Wan dentro del género de terror (al menos por ahora). Se estrenó en los Estados Unidos el pasado 13 de septiembre y aquí en México apenas la semana pasada. Hasta la fecha lleva recaudados $116 millones de dólares a nivel mundial.

Sinopsis:

Justo después de los sucesos de la primera película, la familia Lambert decide irse unos días a casa de Lorraine (Barbara Hershey) mientras la policía investiga la misteriosa muerte de Elise (Lin Shaye). Aunque no saben que un oscuro secreto de la infancia de Josh (Patrick Wilson) los sigue manteniendo conectados con el mundo de los muertos y sus vidas seguirán corriendo peligro.

Comentarios generales:

Ciertamente veía muchas complicaciones en una secuela de Insdious, no por el hecho de que la historia no lo permitiera, sino porque la primera película es tan particular en su estilo que realmente no creía que fuera a servir la misma fórmula dos veces.

Afortunadamente tras la cámara esta Wan, quien nuevamente con poco logra hacer mucho más de lo esperado para que este capítulo siga un estilo muy similar a Halloween 2; donde el propósito no es precisamente sorprender al espectador con miles de cosas nuevas, sino tratar de darle una continuidad a los eventos para redondear de la manera más convincente ciertos aspectos que pudieron ser un tanto confusos en la primera parte (especialmente con los espíritus) y cerrar la situación de determinados personajes. Algo que a mi juicio logran de buena forma casi en su totalidad y de paso dejan todo abierto para la ya confirmada tercera parte.

De nueva cuenta se trata de adentrar al espectador por medio de pequeños detalles y sustos muy a la vieja escuela basados en sonidos e impactos súbitos, lo cual hace un poco pesado el inicio para quienes ya vieron la primera parte porque básicamente se siente como si todo empezara de nuevo. Pero aquí es donde se nota la mano del director, ya que justo cuando las cosas empiezan a pintar mal Wan demuestra un sentido del tiempo bastante espectacular y sube la intensidad de forma constante para terminar con unos 25 minutos dinámicos; en donde se pasa más a la acción y de deja de lado el terror, pero realmente no te fastidia porque era lo necesario para llegar a esa clase de conclusión.

Esto último probablemente sea el principal problema en este segundo capítulo, ya que contrario a su predecesora, aquí el factor miedo está mucho más dosificado: si existe, pero por varios lapsos no se siente lo suficientemente fuerte como  para lograr un grado de tensión que este por encima del promedio. Además, todo el proceso de investigación que se realiza es un tanto tedioso; aunque termina siendo bastante relevante y por ello termina encajando de forma acertada.

En cuanto a las actuaciones realmente son básicamente lo mismo, solamente Steve Coulter en su papel de Carl es la nueva adición predominante al elenco y toma más que nada el lugar de Elise en la dinámica. Mientras que en producción es impecable: el trabajo visual sigue siendo estupendo y bastante tétrico, realmente todo lo que tiene que ver con el otro mundo y algunos escenarios ajenos a la casa principal están de diez. El sonido, como era de esperarse, sigue formando parte fundamental; mientras que todo lo que tiene que ver con maquillaje/efectos es discreto, pero le dan el toque necesario a todo lo paranormal.

Opinión final: Insdious: Chapter 2 es bastante entretenida y una muy digna secuela. Seguramente dividirá al público como la primera, pero eso es lo de menos.  

Ojometro:
****

sábado, 19 de octubre de 2013

Crítica: Nothing Left to Fear (2013)

Primer largometraje de Anthony Leonardi III, el cual obtuvo cierta notoriedad por ser el primer trabajo de Slasher Films, la compañía productora del ex guitarrista de Guns N' Roses: Slash. Se estrenó de manera limitada en cines el pasado 4 de octubre dentro de los Estados Unidos y cuatro días después salió en formato físico.

Sinopsis:

Dan (James Tupper) y Wendy (Anne Heche) se mudan a Stull, Kansas junto con sus tres hijos debido a que este será el nuevo pastor del pueblo. Todo parece normal y la comunidad los recibe con los brazos abiertos; sin embargo, la familia no sabe que todo eso es una simple fachada para los aterradores eventos que están a punto de ocurrirles.  

Comentarios generales:

Esta es una película en donde la fuente inspiración es una leyenda del propio pueblo de Stull y por eso llamó mi atención de inmediato, ya que siempre me intriga el saber cómo presentarán en pantalla este tipo de historias cuyo sustento es bastante vago.

En este caso Leonardi y compañía realmente solo toman algunos elementos para contar otra cosa, lo cual me decepcionó un poco pero al final de cuentas creo que terminan justificándolo gracias a que en lugar de centrarse en un cementerio con actividad paranormal (el punto importante de la leyenda), aquí se van mas por el aspecto de una familia que se mete a un lugar que desde el primer momento te genera una sensación de incomodidad y extrañeza muy peculiar, haciendo que esperes lo peor a pesar de ciertas carencias existentes en la explicación de los sucesos, así como en las motivaciones de los residentes del pueblo. Además el tono siempre es un tanto triste, más allá de la “felicidad” mostrada aquí todo el tiempo te hacen suponer que no hay esperanza, que difícilmente encontraras un final feliz y eso me agradó.

Su GRAN problema sin duda es el ritmo tan lento que tiene. Durante la primera hora la película se pierde en banalidades que bien se pudieron haber evitado o acortado, dándote la sensación de que es eterna y poco a poco te empiezas a cuestionar si en verdad tenia que durar una hora y media cuando bien pudieron contar la historia con unos 20 o 25 minutos menos.

Esto a mi juicio termina afectando el final, que no está mal, pero por momentos se siente complemente falto de tensión y excesivamente predecible.

En actuaciones no hay nadie que destaque realmente, los rostros más conocidos son Heche y Clancy Brown, cuyos roles son muy limitados; mientras que personalmente la actuación de Ethan Peck como Noah me pareció realmente lamentable. En producción es uno de esos trabajos que simplemente están bien hechos, en donde se nota el valor en cada aspecto sin que uno resalte por encima del resto. Sin embargo, es obvio que el score va a llamarle la atención a varios por ser en parte creación de Slash y ciertamente está bien logrado; aunque contrario a lo que uno esperaría, realmente no tiene ningún tipo de conexión con la música que lo hizo famoso.

Opinión final: Nothing Left to Fear es un buen intento que se queda corto. Los últimos 40 minutos valen la pena, pero no sé si muchos tengan la paciencia suficiente para llegar hasta ahí.

Ojometro:
***

jueves, 17 de octubre de 2013

Crítica: Amy (2013)

Debut dentro del género del compositor y director hindú R. P. Patnaik, quien además también ayudo a escribir el guión. Por la poca información que pude encontrar solo sé que salió únicamente en DVD durante el pasado 1 de octubre.

Sinopsis:

Amy (Jessica DiGiovanni) es una chica perteneciente a una comunidad de Amish con poderes psíquicos que le permiten ver cuando alguien esta poseído. Esta habilidad la desconoce, pero pronto será de gran ayuda cuando su comunidad se vea amenazada por una fuerza demoníaca.




Comentarios generales:

Amy es una de esas películas en donde con solo ver los créditos iniciales sabes que te espera una larga agonía, la cual forzosamente tendrás que soportar para así poder alertar a otras personas.

Patnaik incursiona dentro de un género que claramente no conoce y nos trae una historia muy absurda cuya principal atracción radica en combinar posesiones demoníacas con brujería; algo que no suena tan mal, pero una vez que te adentras puedes notar lo hueco que resulta gracias a que nunca se deciden realmente por cual rumbo irse, queriendo tocar ambos temas de forma tan equitativa que al final chocan entre si y el peor de los dos caminos termina siendo el dominante. Además, tampoco ayuda mucho que incluyeran algunos toques religiosos (básicamente la única excusa para utilizar a los Amish) porque estos provocan que cualquier tipo de seriedad se desvanezca.

El ritmo tan pausado que tiene provoca que sea totalmente soporífera; todo se limita a una infinidad de tomas al paisaje que son acompañadas de vez en cuando con situaciones “aterradoras” cuyo grado de intensidad y violencia deben de ser equivalentes a los que se ven en los especiales de Halloween en Scooby-Doo.

Para empeorar las cosas, el misterioso final lo puedes adivinar fácilmente si le pones algo de atención a los primeros diez minutos, algo que tampoco es para lamentar demasiado debido a que es la parte más ridícula de todas.

El reparto es prácticamente desconocido y totalmente olvidable; solo identifique a DiGiovanni por algunos capítulos de series de TV, así como a un muy demacrado Christopher Atkins. En producción es igual de lamentable: el score es fastidioso como pocos dado a que se utilizan básicamente las mismas tres o cuatro piezas para todo (especialmente cuando ocurre algo “divino”) y bueno… ni que decir de los efectos especiales dignos de los 50s.

Opinión final: Probablemente una de las peores películas sobre posesiones que he visto en mi vida. Huyan lo más rápido posible si es que la llegan a ver por ahí. 

Ojometro:
*

martes, 15 de octubre de 2013

Crítica: Brain Dead (1990)

Película de 1990 dirigida por Adam Simon, cuya carrera se vino a pique después de esta; al grado de que no ha hecho otro largometraje desde 1993. En su momento fue un gran fracaso en taquilla gracias a que no pudo siquiera recaudar lo que gastaron en presupuesto, pero con el paso de los años se ha convertido en una película de culto.

Sinopsis:

Rex Martin (Bill Pullman) es un neurocirujano que se dedica a estudiar los males del cerebro que causan enfermedades mentales. Por pedido de su amigo Jim Reston (Bill Paxton), Martin empieza a tratar a un genio matemático paranoico que pudiera revelar algunos secretos corporativos, pero esto lo llevará a vivir una experiencia caótica durante la búsqueda de su verdadera identidad.  

Comentarios generales:

Yo vi por primera vez Brain Dead como por 1998 y recuerdo perfectamente que no le entendí en lo absoluto, lo cual evidentemente ya no ocurrió cuando la volví a ver años después, pero aún así nunca la he considerado como algo realmente importante.

En esta película Adam Simon básicamente nos trae un thriller psicológico que está atascado de trucos para que el espectador siempre se encuentre atento a lo que está ocurriendo en pantalla, lo cual no es de extrañar considerando que uno de los guionistas es Charles Beaumont, quien fue uno de los escritores originales de Twilight Zone y cuyas influencias son más que notorias. Ya que esto durante los primeros 30 minutos es algo muy simple, incluso yo diría que hasta aburrido; donde todo te hace suponer una historia de un lunático sin mucho chiste hasta que empiezan las locuras y te cambia por completo el panorama.

Es cuando llega toda esta parte de locura en donde las cosas se ponen interesantes, ya que el trabajo que se hace para mantener la duda sobre la verdadera personalidad de Rex Martin está muy bien lograda; cada escena esta brillantemente filmada para confundirte en todo momento a pesar de que pareciera que lo que estás viendo simplemente no tiene sentido.

Lamentablemente entrando en la parte final se vuelve en exceso repetitiva, provocando que el desenlace sea, si bien algo triste, un tanto intrascendente e inclusive predecible.

Pullman está perfecto en su interpretación, maneja muy bien todas las situaciones en las que lo involucran; aunque personalmente creo que es Bud Cort bajo el rol de Jack Halsey quien se come la pantalla cada vez que aparece. En producción lo que más destaca es toda la dirección de arte que presenta: manejan varios sets que mantienen un diseño muy similar, pero transmiten perspectivas totalmente diferentes. En efectos y maquillaje no es nada ostentosa, tiene un par de escenas en donde se exponen los cerebros pero no son nada espectacular; de hecho, creo que lo mejor en este aspecto es precisamente cuando aparece el rostro del póster promocional.

Opinión final: Brain Dead es una película ideal para aquellos amantes de Twilight Zone y cosas similares. Para el resto puede resultar interesante o algo aburrida.

Ojometro:
***

domingo, 13 de octubre de 2013

Crítica: Curse of Chucky (2013)

Sexta entrega de la franquicia y segunda en donde su creador Don Mancini regresa tras la cámara. La película se estrenó en formato físico el pasado 8 de octubre en los Estados Unidos, mientras que en países de Latinoamérica como México y Argentina llegará el próximo 31 octubre en DVD y BR.

Sinopsis:

Tiempo después de los eventos ocurridos en Seed of Chucky, un misterioso paquete llega a la casa de Sarah (Chantal Quesnelle) y su hija parapléjica Nica (Fiona Dourif). En este hay un muñeco que no se sabe quien lo mando, pero después de la misteriosa muerte de su madre, Nica y sus familiares se verán envueltos en el caos generado por Chucky (Brad Dourif), quien tiene en la mira a la pequeña sobrina de esta.

Comentarios generales:

Debo de confesar que no tenía muchas esperanzas con esta nueva entrega, más que nada porque en un inicio no tenían muy definido como querían que regresara: primero iba a ser un reboot, después un remake, pero al final se decidió hacer una secuela y sin duda termino siendo una decisión acertada.

Ya que Mancini no solo trae de regreso exitosamente a Chucky, sino que además ofrece la que puede ser la mejor entrega de la serie desde la original, esto en base a dejar de lado la comedia y centrarse nuevamente más en la tensión y los sustos fáciles, así como en darle un toque más oscuro e inclusive un poco “realista” (si es que se puede hacer eso con una historia sobre un muñeco asesino). Aunque sin dejar totalmente en el olvido las puntadas que le dan su personalidad al pequeño bastardo.

Además, para mi sorpresa, los personajes presentados en verdad cuentan con una historia detrás que evita que sean simples pedazos de carne sin sentido; Mancini se toma su tiempo para revelar varias cosas sobre ellos que al final terminan haciendo que la historia no se sienta hueca y eso se agradece. Aunque igualmente al realizar esto se deja un poco de lado a Chucky, quien se ve limitado durante al menos los primeros 20/5 minutos a solo verlo correr a lo lejos o tomado cosas sin ser enfocado de manera total, pero una vez pasado este lapso el ritmo se vuelve estupendo.

Tampoco es perfecta. Tiene errores principalmente en la explicación concreta de ciertas cuestiones, siendo la mas evidente el por qué ahora Chucky está interesado en una niña (¿?); otro punto bajo es el hecho de que algunas muertes son fuera de cámara, lo cual le quita un poco de violencia. Igualmente , creo que el final es algo blando, aunque tuvieron la habilidad de volver a hacer las cosas interesantes rápidamente y con ello prácticamente asegurar una continuidad para futuras entregas.

Brad Dourif sigue manteniendo su toque intacto al prestar su voz y parece como si los años no pasaran en él, mientras que su hija, Fiona Dourif, me sorprendió gratamente en su papel de Nica debido a que es por mucho el personaje mejor logrado.

En producción tiene muy buena factura: el trabajo de fotografía ayuda a establecer la atmósfera oscura que mencione previamente desde el inicio; la dirección de arte también es muy sólida gracias a que la casa está perfectamente ambientad y cuenta con muchos detalles que la vuelven un lugar ideal para esta historia. Por último, los efectos especiales y maquillaje en términos generales son bastante buenos, por ahí hay algunos detalles que se ven de pobre calidad en unas muertes, pero todo lo que tiene que ver con la animación de Chucky quedo muy bien.

Opinión final: Curse of Chucky probablemente no es la mejor película del 2013, pero sin duda es una de las mas entretenidas. Muy buen regreso para la franquicia y sin duda el renacer de Chucky.

* Les recomiendo que se queden viéndola hasta después de los créditos.

Ojometro:
****

viernes, 11 de octubre de 2013

Crítica: Dark Touch (2013)

Producción realizada entre Francia, Irlanda y Suecia que está dirigida por la francesa Marina de Van (In My Skin). Obtuvo notoriedad en el Tribeca Film Festival de este año y se estrenó en VOD, así como en plataformas digitales, el pasado 27 de septiembre. Su salida en formato físico aún no está definida, pero es probable que se dé hasta el próximo año.

Sinopsis:

En un pueblo de Irlanda, una pequeña niña de 13 años de nombre Niamh (Missy Keating) es la única sobreviviente de una brutal masacre que termino con la vida de sus padres y hermano. Para ayudarla a recuperarse de su trauma, unos vecinos aceptan acogerla en su hogar; sin embargo, estos no saben que esta pobre y aparentemente indefensa niña guarda un oscuro secreto.

Comentarios generales:

Marina de Van es una directora con una visión muy peculiar y Dark Touch es un buen ejemplo de ello, ya que aunque es muy evidente que está inspirada en Carrie, ella se encarga de darle un tono mucho más oscuro al filme y pone al espectador a cuestionarse seriamente algunas cosas.

Aquí se tocan temas que siempre son complicados como el abuso sexual, el maltrato a menores o la exclusión social, pero la directora (quien también es la guionista) nunca trata de irse por un camino en donde todo tenga una solución feliz, sino al contrario; aquí se te muestra un lado mucho más perturbador utilizando el personaje de Niamh como la plataforma perfecta para dejar en claro los traumas permanentes de estos sucesos y la incapacidad de esta para distinguir el bien del mal, siendo el detonante de sus poderes en base a secuencias estremecedoras.

Lo malo es que la historia deja varios sucesos sin una explicación, se olvidan de ellos y por momentos daba la sensación de que no tenía mucho sentido lo que estaba viendo; además de que se llega a tornar un tanto repetitiva en algunas situaciones.

Los últimos 15 minutos de la película son brutales. Hay una escena de una escuela que aunque no es muy gráfica si te mueve bastante y ni que decir del final, simplemente la tensión que maneja es estupenda.

Missy Keating está muy bien en su papel a pesar de que tiene una cantidad muy limitada de diálogos, es prácticamente imposible no sentir compasión y cariño hacia su personaje inclusive después de su cambio de personalidad. En producción lo primero que resalta es el estupendo score, el cual encaja de manera perfecta con cada escena y siempre está acorde con el tono de la historia; el trabajo de fotografía también es muy agradable, en especial cuando toca mostrar paisajes o estructuras. Por último, los efectos especiales no tienen mucha ciencia, pero son efectivos para los propósitos básicos.

Opinión final: Dark Touch tiene cosas geniales que tristemente no son del todo explotadas, pero indudablemente es un trabajo que vale la pena checarlo. Especialmente si el remake de Carrie no los tiene tan emocionados.

Ojometro:
***

jueves, 10 de octubre de 2013

¿Los formatos físicos y digitales son la salvación para el cine de terror?




Creo que pocas cosas me agradan más que ir al cine, no existe nada mejor que ver una película en una enorme pantalla dentro de una sala totalmente oscura y con un sonido espectacular, ya que aunque existen otras formas para poder disfrutarlas (TV, PC, tablets, consolas portátiles e inclusive celulares) nada se le llega a comparar. Sin embargo, con el pasar de los años para un fanático del cine de terror el ver una película del género en una sala cine se ha convertido cada vez en una experiencias más y más extraña; en mi caso puedo decir que tal vez un 20% del total de películas que llego a ver en el cine son de terror, no porque no capten mi interés, sino porque generalmente ese es el porcentaje de trabajos que llegan a exhibirse de manera comercial aquí en México.

Y es que para nadie es un secreto que la popularidad del cine de terror ha ido decayendo de manera estrepitosa con el paso de las décadas, evidentemente existen casos aislados de éxitos en taquilla como Paranormal Activity o The Conjuring, pero en su mayoría las películas que se estrenan suelen tener números poco sorprendentes.

Todo esto ha provocado que la distribución sea cada vez más limitada y para que un trabajo pueda recibir una decente por lo general debe de ser una secuela de una franquicia exitosa, un remake de una franquicia exitosa o tener un director u actores con renombre. Inclusive. aún reuniendo algunos de estos requisitos muchas veces no tienen suerte, tal como le ocurrió a Curse of Chucky.

                                    (Si! Hasta Chucky sufrió las consecuencias) 

Ante todas estas limitantes en los últimos dos o tres años hemos visto como muchos estudios han optado por lanzar las películas de terror directamente en formato físico y/o digital, convirtiéndose así para muchos fans en la forma más rápida para poder apreciarlas y en un relativo éxito para los propios estudios gracias a que su exposición es mucho más extensa de la que pudieran llegar a tener con estrenos limitados en determinadas ciudades dentro de los Estados Unidos u algún otro país. Por todo esto no es nada raro preguntarnos: ¿En verdad sacar las películas de terror de las salas de cine será, por más contradictorio que suene, su salvación?

En mi opinión totalmente personal, yo creo que sí. Obviamente seguirán exhibiéndose películas en los cines, eso nunca cambiará, pero las tendencias de los últimos años indican que estas seguirán disminuyendo su número y los proyectos con luz verde serán cada vez más selectos; de hecho, la prueba más contundente está en que para este 31 de octubre no se tiene programado ningún estreno a pesar de que históricamente es la fecha en donde más publico convencional suele ir a ver cine de terror. Salvo que retrasen el remake de Carrie (cosa que dudo), al final lo más atractivo en la cartelera dentro de Estados Unidos serán las exhibiciones de Halloween, Halloween 4 y Halloween 5 por sus respectivos aniversarios.

Evidentemente todo este cambio no se dará de la noche a la mañana, si bien prácticamente cualquiera puede sacar sus trabajos en DVD y Blu-ray, así como colocarlos en todas las plataformas digitales existentes, lo cierto es que las tácticas de promoción tienen que evolucionar por parte de las personas que está detrás de estos. Nosotros como fans hacemos lo imposible para poder checarlos, pero muchas veces se cree que por el simple hecho de tener pagina de Facebook y cuenta de Twitter es más que suficiente para generar interés en el público general, algo que es totalmente erróneo.

Esto lleva su tiempo, se necesita ser más creativo a la hora de vender lo que al final de cuentas es un producto y creo que uno de los mejores ejemplos lo puso Darren Lynn Bousman con The Devil’s Carnival el año pasado; cuya táctica de promoción fue única, así como ambiciosa, para que al final las ventas en formato físico fueran bastante buenas y la película gozara de una aceptación importante (a pesar de que era un musical).

  (Calendario promocional de The Devil's Carnival Road Tour)

Al final el género está evolucionando y probablemente este sea el paso que necesita para que el nuevo talento no esté presionado por el monstruo que representa Hollywood, brindándoles la creatividad que tanto le urge al cine de terror y, ¿Por qué no?, ser el primer paso para una nueva época dorada en un futuro.

miércoles, 9 de octubre de 2013

Crítica: Static (2013)

Debut tras la cámara del totalmente desconocido Todd Levin, quien además es uno de los tres guionistas. La película salió en DVD el pasado 15 de julio en el Reino Unido y apenas este 8 de octubre dentro de los Estados Unidos; mientras que aún no sé si saldrá en otros mercados.

Sinopsis:

Jonathan Dade (Milo Ventimiglia) es un popular escritor que atraviesa problemas maritales con su esposa Addie (Sarah Shahi) después de la muerte de su hijo. Una noche toca a su puerta una chica llamada Rachel (Sara Paxton), quien dice estar siendo perseguida por unos sujetos con máscara y con ello darán inicio unas horas que nunca olvidarán.


Comentarios generales:

Ver una película de la cual no sabes nada siempre es un arma de doble filo: por un lado te puedes encontrar una joya oculta, pero por el otro, estas en riesgo de ver algo lamentable que seguramente recordarás durante bastante tiempo.

Afortunadamente Static es lo primero, ya que Levin nos trae un trabajo cuya mejor palabra para describirlo seria “sobrio”; de principio a fin vemos una ejecución impecable que no pareciera de un novato y cuya mayor fortaleza es el hecho de mantener un ritmo constante durante los casi noventa minutos que dura. El cual debo de decir que no es para todos los gustos debido que se trata de uno bastante pausado, el cual nunca sube la intensidad a niveles extremos, pero es precisamente eso lo que en este caso se necesitaba para ir construyendo algo en donde cada detalle cuenta y en el desenlace uno lo puede notar. 

Su principal problema es el hecho de que carece de momentos impactantes. Para ser una película de terror no tiene muchos elementos cuya finalidad sea el poner muy nervioso al espectador (aunque esto no quiere decir que no tenga algunos), a pesar de que, en teoría, parte fundamental de la historia tendría que ser eso y además carece de sangre, algo que probablemente termine alejando a muchos.

El final debo de decir que me sorprendió, pero no diré mucho porque no quiero arruinárselos.

En la cuestión actoral la razón principal por la que la vi fue Sara Paxton, quien en esta ocasión tiene un papel muy limitado en tiempo y no puede ofrecer otra gran interpretación; mientras que Ventimiglia (cuya forma de correr me pareció muy chistosa) y Shahi están bien, no son nada memorable pero cumplen con sus roles de manera muy acertada.

En producción es pequeña, no tiene nada muy llamativo, pero el trabajo de fotografía te atrapa desde la primera escena y establece inmediatamente el tono que tendrá; con escenas en exteriores realmente agradables y otras nocturnas muy bien iluminadas. Otro punto muy bueno es el sonido, ya que a pesar de ser DVD este se escucha de manera impecable, algo que era fundamental dado a que termina siendo un punto importante en la historia.

Opinión final: Static es una buena película que me dejó gratamente sorprendido. Ciertamente no es para todo el mundo, pero si son fans de los pequeños trabajos que salen de la nada tienen que darle una oportunidad.

Ojometro:
****

martes, 8 de octubre de 2013

Crítica: Train (2009)

Película escrita y dirigida por Gideon Raff (The Killing Floor), quien después de esta prácticamente se retiró de hacer cine para centrarse en la TV. Se exhibió por primera vez en el Screamfest del 2008, pero nunca obtuvo un estreno comercial en cines dentro de los Estados Unidos y por ello salió directamente en DVD durante el 2009.

Sinopsis:

Alex (Thora Birch) forma parte de un equipo de lucha olímpica juvenil que se encuentra en competencia por Europa. Una noche, ella junto con un grupo de amigos sale de fiesta y pierden su viaje con el resto del equipo, lo cual los lleva a abordar un tren que, para su mala fortuna, no solo se limita a transportar personas.  

Comentarios generales:

Recuerdo que hace algunos años atrás escuche comentarios desastrosos sobre Train y por ello nunca la había visto, pero ahora que lo hice realmente concuerdo con estos.

Inicialmente se tenía planeada para que fuera un remake de Terror Train pero supongo que Raff estaba lleno de inspiración y opto por hacer algo distinto, cosa que sin duda logró, ya que esto es una guía única sobre cómo convertir el torture porn (y el cine de terror en general) en algo totalmente aburrido y sin chiste.

Entiendo que realizar una historia dentro de un tren no es algo sencillo dado a que presenta varias limitantes; de hecho, el concepto en si no es malo, pero a la hora de ejecutar es cuando todo se viene para abajo. Los personajes son totalmente omitibles, nunca existe algún tipo de intención por crear tensión o suspenso, los villanos se presentan totalmente acartonados y bueno… ni siquiera existe algo que impacte o que al menos justifique de manera más sólida las muertes tan gráficas cuando en realidad tenían el material para hacerlo.

Todo es muy vago y eso origina que la película tenga un ritmo realmente lento, provocando que cuando llega el final uno ya está impaciente o, en su defecto, con una total falta de interés que se incrementa mucho más con las situaciones tan absurdas presentadas en los últimos minutos.

Thora Birch se pasa durante una hora y media inexpresiva, no sabes si está contenta, aterrada, triste o furiosa porque la diferencia es nula; de ahí en fuera realmente no hay nadie más que resalte siquiera un poco (aunque podrán ver a Gloria Votsis no tan esquelética). En producción es donde más se salva: la dirección de arte dentro del tren es bastante buena gracias a que cada vagón es completamente distinto y el trabajo de maquillaje está bien hecho en su mayoría, a pesar de que no es precisamente detallado.

Opinión final: Train es el más claro ejemplo sobre cómo hacer una película por puro compromiso. Evítenla o esperen hasta que algún día la encuentren a media noche por la TV y así puedan dormir a gusto.

Ojometro:
*

domingo, 6 de octubre de 2013

Crítica: Shadow People (2013)

Película escrita y dirigida por Matthew Arnold. Salió a la venta en DVD y BR durante el pasado mes de marzo en los Estados Unidos, mientras que aquí en México estaba listada para estrenarse en una cadena de cines pero parece que eso ya no ocurrirá.

Sinopsis:

Charlie Crowe (Dallas Roberts) es un locutor de radio que una noche recibe la llamada de un joven perturbado que dice ver extraños fenómenos que no lo dejan dormir. Todo esto desencadenará una serie de muertes que tanto Crowe, como el propio gobierno, pretenden explicar.


Comentarios generales:

Shadow People está supuestamente basada en un vídeo de YouTube cuyo nombre es “Sleep Study GR16 1971”, así que por cuestiones obvias lo busque y para mi sorpresa si existe, aunque está lejos de tener el número de visitas que se muestra en pantalla.

Este detalle en particular es lo que marca toda la estructura de la película y con ello su mayor fortaleza, ya que Arnold ejecuta de manera excelente la mezcla entre escenas del metraje con otras de falso documental, generando una dinámica muy interesante que logra crearte una sensación sobre que la teoría presentada pudiera ser real gracias a que todo resulta convincente.

Lamentablemente tal ejecución no se ve complementada con una historia más llamativa, ya que los sustos brillan por su ausencia, las muertes son escasas y todo lo que se refiere a la investigación resulta sumamente vaga para un tema que en teoría tiene mucho mas de donde cortar; nunca se te explica como pudieran ser los seres en cuestión, de donde vienen o por qué diablos hacen lo que hacen. Además el final resulta sumamente decepcionante; en especial porque es el punto en donde se logra crear más tensión, la cual te hace esperar una conclusión mucho más sorprendente pero simplemente se te brinda un desenlace “feliz” y poco atrevido.

En cuanto a las actuaciones todo recae en Dallas Roberts, quien no solo hace olvidar su personaje en The Walking Dead, sino que además logra una actuación sólida con realmente poco material a su disposición. En producción simplemente puedo decir que el trabajo de fotografía está bien, los efectos son exageradamente básicos y el trabajo de edición es bastante sólido gracias a que es lo que en gran parte provoca que no te duermas.

Opinión final: Shadow People me resultó interesante, creo que vale la pena checarla a pesar de que realmente no ofrece mucho. Más que nada es la forma en la que esta ejecutada lo que vale la pena y eso la convierte en una opción para un público muy limitado.

Ojometro:
***

viernes, 4 de octubre de 2013

Intro Treehouse of Horror XXIV

El día de ayer FOX reveló el opening realizado por Guillermo del Toro para el Treehouse of Horror XXIV de la nueva temporada de los Simpsons. Un tributo increíble al género de terror y fantasía (así como a las propias películas de Del Toro) que creo todo fan debe de disfrutar.

El episodio se transmitirá este domingo 6 de septiembre y por lo que se sabe una de las historias estará parodiando al clásico de Tod Browning, Freaks.   

Crítica: Fright Night 2: New Blood (2013)

Supuesta “secuela” del remake del 2011 dirigida por el venezolano Eduardo Rodríguez y cuyo equipo de trabajo es totalmente diferente. Se estrenó directamente en DVD y BR, así como en distintas plataformas digitales el pasado 1 de octubre dentro de los Estados Unidos.

Sinopsis:

Charley (Will Payne), “Evil” (Chris Waller) y Amy (Sacha Parkinson) viajan a Rumanía como parte de un programa de intercambio de su escuela. Dentro de sus clases se encuentra la impartida por la sexy profesora Gerri Dandridge (Jaime Murray), quien no tardará en revelar su verdadera identidad como uno de los vampiros más antiguos y sanguinarios de toda la historia.


Comentarios generales:

Creo que alguien debería de recordarles a los productores de esta película el significado de secuela, ya que Fright Night 2: New Blood solo guarda relación con su predecesora en el nombre.

Claramente este trabajo se realizó para borrar la imagen que dejo el remake original debido a que los sucesos de la anterior simplemente no ocurrieron, es un borrón y cuenta nueva con ligeros cambios como el país en donde se desarrolla la historia o el sexo del villano (así como sus orígenes), sin la más mínima intención de expandir fórmula y esperar que aquellos que no vieron la primera queden lo suficientemente conformes como para justificar una posible tercera entrega.

Rodríguez simplemente se limita a mostrar lo que tiene: una historia desangelada, llena de secuencias de acción muy pobres y con poca sensualidad para lo que supuestamente te quiere vender. Y es que el hecho de utilizar como base a Elizabeth Báthory creo yo daba para algo mucho más sangriento, algo que fuera un poco más complejo para los estándares habituales de estas películas en lo que respecta al desarrollo del antagónico y como parte de todo esto ofrecer un enfoque mucho más sensual, ya que aunque por momentos tratan de hacerlo, lo cierto es que siempre se quedan a medias y no se aprovecha en lo absoluto a los personajes femeninos (que en esta ocasión supuestamente son el punto central).

Ni que decir el auténtico desperdicio del personaje de Peter Vincent, quien siempre ha sido el alma de Fright Night y que aquí solo lo utilizan de la forma más vaga posible.

En actuaciones no hay mucho que destacar; Payne, Waller y Parkinson básicamente tratan de replicar los personajes del clásico de los 80s sin la intención de darle un sello más actual, mientras que a Murray nunca le llegas a comprar su personaje de vampiro increíblemente brutal. En producción es donde más resalta, especialmente en el apartado de la dirección de arte con un par de sets que involucran directamente a Dandridge; igualmente toda la cuestión de los efectos y trabajo de maquillaje están bien logrados, ya que aunque no hay muchas muertes se nota que por lo menos trataron de mantener un buen balance entre lo tradicional y el CGI.

Opinión final: Fright Night 2 es otro ejemplo de secuelas innecesarias que pasará sin pena ni gloria para los fans del género.

Ojometro:
**

jueves, 3 de octubre de 2013

Crítica: Bloody Homecoming (2013)

Primer largometraje del director Brian C. Weed. Su estreno en DVD se dio el pasado 24 de septiembre en los Estados Unidos y por lo que pude investigar solo está disponible bajo ese formato en este momento.

Sinopsis:

Después de un terrible accidente ocurrido tres años atrás, un grupo de estudiantes de preparatoria se encuentra emocionado por el regreso de su baile de bienvenida. Con esto piensan que dejarán el pasado en el olvido y comenzarán un nuevo capítulo en sus vidas, pero alguien no permitirá que esto ocurra.




Comentarios generales:

En ocasiones pareciera que hacer un buen slasher en estos tiempos es algo muy complicado, por ello cuando estaba viendo Bloody Homecoming mi nostalgia estuvo a tope todo el tiempo debido a que se trata de homenaje en toda la regla a aquellas películas de inicios de los 80s que nos hicieron disfrutar de este género.

Claramente Weed y el guionista Jake Helgren se inspiraron en trabajos como My Bloody Valentine, Final Exam, Graduation Day y sobre todo Prom Night, dejando claro que su intención no era precisamente revolucionar los slashers, sino demostrarnos todos aquellos detalles que tanto nos agradan gracias a que ciertamente está bien podría pasar como una película de aquella época: desde la forma en la que está estructurada y los malos toques cómicos, hasta una buena cantidad de tomas y la presentación del asesino que son muy característicos se pueden ver aquí. Además ofrece una buena cantidad de posibles sospechosos, lo cual provoca que la duda sea bastante efectiva y, como fue en mi caso, sorprenda con el final.

Esto no quiere decir que este exenta de problemas, ya que claramente existe una caída a la mitad del metraje y se vuelve un tanto predecible, sobre todo porque las muertes son muy poco imaginativas e incluso hasta repetitivas. Aunado a que falla enormemente en lograr algunos momentos de tensión entre las persecuciones, ya que al igual que las muertes, todas siguen una misma mecánica (pelea, corre, se esconde tras algo, muere) cuyo único resultado es terminar afectando el impacto y sorpresa para el espectador.

En actuaciones es el típico casting de actores que lucen mucho más grandes de lo que son sus personajes; en muchos se nota la poca experiencia, pero al final creo que terminan librándola. En producción se nota de muy bajo presupuesto: para ser un slasher hay muy poca sangre y el score está lleno de sonidos ochenteros que no encajan. Igualmente, todo lo que tiene que ver con los sets y la ambientación deja mucho que desear; en especial porque el baile debe de ser uno de los más desangelados que recuerde.

* Un detalle que me pareció genial es que la primera víctima de esta película se llama igual que la primera en Friday the 13th. Vamos… mayor homenaje que ese no creo que exista.

Opinión final: Bloody Homecoming es un aceptable homenaje a los slashers de los 80s, el cual con un poco mas de presupuesto pudo haber sido mucho mejor.  

Ojometro:
***

martes, 1 de octubre de 2013

Crítica: Paranormal Asylum (2013)

Primer largometraje del director Nimrod Zalmanowitz. La película (también conocida como Paranormal Asylum: The Revenge of Typhoid Mary) salió a la venta en DVD dentro de los Estados Unidos el pasado 17 de septiembre, al igual que en servicios como Netflix o iTunes. 

Sinopsis:

Dos aspirantes a documentalistas investigan la historia de Typhoid Mary. Esta consiste en el misterio de Mary Mallon, una mujer que fue condenada a vivir en aislamiento dentro de un manicomio en Nueva York después de que se le culpara de esparcir la fiebre tifoidea.




Comentarios generales:

Zalmanowitz llega con un trabajo que está inspirado en una historia verídica, pero que al final de cuentas la tratan como cualquiera de las otras miles de películas existentes sobre manicomios con actividad paranormal. Tal vez lo único distinto sea el hecho de que aquí el equipo no se queda a filmar todo el tiempo dentro de la instalación, sino que simplemente colocan unas cámaras que pueden revisar de manera remota desde una casa, algo que le da una dinámica ligeramente distinta para explotar varias cuestiones, aunque a la vez vuelve totalmente obsoletas algunas tomas en primera persona que le quieren dar un toque de found footage.

La verdad yo la encontré si mucho chiste, nunca te queda muy claro que es lo aterrador detrás de Mary Mallon debido a que todo se limita a pequeños sucesos intrascendentes en la búsqueda de pruebas y en entrevistas huecas con personajes que muestran comportamientos extraños de la nada (así como algunos diálogos hilarantes, tales como: “Esperare bajando las escaleras”, cuando la escena es un sótano!!!).

Inclusive se puede notar claramente que las personas detrás de este proyecto realmente nunca tuvieron la más mínima idea sobre qué rumbo tomar; esto gracias a que pasan de sucesos paranormales a posesiones demoníacas así como así, ocasionando que uno se cuestione el verdadero propósito de todo esto inclusive con el final, del cual te explican más o menos el por qué utilizando un antagónico que bien pudieron haber omitido.

Nathan Spiteri, Aaron Mathias y Laura Gilreath no inspiran mucho con sus actuaciones, aunque esta última al menos logra lucir bastante sexy en ciertos momentos. En producción debo de decir que la película se ve muy opaca, no sé… como si todo el tiempo tuviera como una neblina negra, mientras que lo que tiene que ver con los efectos de los espíritus es bastante triste. El trabajo de maquillaje, si bien es escaso, también es de muy poca calidad; se trata de otro de tantos casos en donde pareciera que ves a alguien maquillado para una fiesta de Halloween.

Opinión final: Un trabajo más de manicomios que pasara sin pena ni gloria.

Ojometro:
**